Síguenos en:

¿Con cuál leche alimentar a su bebé? Nutricionista responde

¿Con cuál leche alimentar a su bebé? Nutricionista responde

Foto: Archivo particular

¿Con cuál leche alimentar a su bebé? Nutricionista responde
Por: Andrea Forero Aguirre
27 de Junio de 2013
Comparte este artículo

El ingreso de la mujer a la vida laboral trajo consigo la opción de las leches de fórmula para la alimentación de sus bebés; sin embargo, las autoridades sanitarias en el mundo cada vez son más insistentes en la importancia de promover la lactancia materna por beneficios, como el aporte al sistema de defensas y el vínculo madre e hijo, que aún son irreemplazables.

El mercado ofrece innumerables opciones en lo que a leches se refiere y también abundan los consejos de abuelas, mamá, amigas y vecinas sobre lo que conviene o no al niño. Al final, para una nueva mamá resulta todo un reto saber qué es en realidad lo mejor para su hijo, de acuerdo con sus necesidades particulares.

Existe una verdad: la leche materna es el mejor alimento que puede recibir un bebé, especialmente si se hace de forma exclusiva en sus primeros seis meses de vida. Pero también hay madres que piensan que sus hijos quedan con hambre, algunas deben someterse a tratamientos médicos que no les permiten seguir lactando y otras simplemente tienen motivos personales que las alejan de ese ideal.

ABC del Bebé consultó a una nutricionista y a una pediatra, quienes debaten las inquietudes más frecuentes de algunas madres, respecto a la alimentación con leche de los hijos, los dos primeros años de vida.

¿No se llenan?

Sonia Patricia Riaño Muñoz, especialista en alimentación y nutrición en promoción de la salud de la Universidad Nacional de Colombia, asegura que es un mito creer que los bebés alimentados con leche materna no se llenan. “Si el tiempo de permanencia en cada seno, el agarre y la succión del bebé son correctos, no necesita complementar con leches de fórmula, la madre produce la cantidad necesaria de leche para que su hijo esté satisfecho. Los bebés lloran por muchos motivos, y esto se debe indagar, usualmente los padres lo asocian a episodios de hambre, lo cual los lleva a sobrealimentar a sus hijos”, sostiene.

En contraste, Nancy Soraya Martínez, profesora asistente de pediatría de la Universidad Javeriana y pediatra de Javesalud, dice que si bien ambas leches tienen la capacidad de llenar al bebé, sí es posible que algunas madres produzcan poca cantidad de leche materna o que resulte insuficiente para ese bebé. “Una opción es darle la leche de fórmula para completar la cantidad que el bebé requiere para su crecimiento, pero la mejor forma de hacerlo es en pocillo, no en el biberón, ya que el mejor estímulo para la salida de la leche materna es la succión del bebé”.

Martínez agrega que los bebés prematuros también pueden necesitar un complemento de leche de fórmula para poder ganar peso y talla más rápidamente.

Y si toca, ¿cómo elegir?

Muñoz es tajante en que las únicas excepciones para no dar leche materna a un bebé son: enfermedad, tratamiento o muerte de la madre. En otros casos, sugiere a las mujeres buscar estrategias que las ayuden a no abandonar la lactancia materna, de manera que puedan prolongarla hasta los 2 años de edad o más, de acuerdo con las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La doctora Martínez aconseja que cuando no se puede hacer lo ideal, que es dar leche materna, y la madre debe elegir una opción de leche de fórmula para alimentar a su bebé, tendrá en cuenta: la etapa relacionada con la edad del niño, si hay intolerancia a la lactosa y si hay estreñimiento.

La pediatra dice que de 0 a 6 meses se recomiendan las leches de iniciación, que son las de etapa 1. De 6 a 12 meses se dan las leches de fórmula de continuación, que son las de etapa 2. De 12 meses hasta los 3 años se deben dar las de crecimiento, que son las que se denominan etapa 3.

“Si el paciente sufre de estreñimiento, se da alguna de las leche confort, si tiene regurgitaciones (devolver leche por boca y nariz) se da alguna fórmula AR (anti-regurgitación), si presentan alguna intolerancia a la lactosa se puede dar una fórmula de soya o leches de fórmula sin lactosa. Si presenta alguna alergia a la proteína de la leche de vaca ya existen las leches parcialmente hidrolizadas o extensamente hidrolizadas, pero debe haber asesoría pediátrica”.

Martínez asegura que todas las leches de fórmula tienen un valor nutricional de proteínas, carbohidratos y grasas. “No son un invento comercial y han tratado de hacerlas lo más parecidas a la leche materna. Están enriquecidas con vitaminas y micronutrientes, pero no han podido ser iguales en la parte inmunológica, esa solo la da la leche materna, y en la parte afectiva, ya que un buen vínculo afectivo se establece con la leche materna”, añade.

Al año

Según la nutricionista Riaño, el aporte de la leche materna por edades es: después de los 6 meses, una importante fuente de nutrientes. De 6 a 8 meses los niños obtienen alrededor del 70 por ciento de sus necesidades energéticas de la lactancia. Entre los 9 y 11, el 55  por ciento, y a los 12-23 meses, el 40 por ciento.

“Después del año los bebés continúan recibiendo beneficios inmunológicos de la leche materna, además aporta una buena cantidad de grasa, comparada con otros alimentos complementarios, y provee ácidos grasos esenciales para el desarrollo cerebral, que mejoran el desarrollo cognitivo tan importante en esta etapa. Al año se puede introducir la leche entera, sin embargo debe continuarse la lactancia materna como complemento por el valor nutricional que sigue representando”, dice la nutricionista.

Martínez cuenta que después del primer año están las leches de crecimiento, o las denominadas etapa 3.

A su juicio, la leche de vaca no se debe introducir antes de los 18 meses ya que los niños no tienen su sistema inmune ni gástrico maduro y pueden producirle hemorragia rectal, anemias, alergias en piel. “El niño hace un primer contacto con la leche de vaca en forma de yogur, pero por su procesamiento se puede dar desde los 8 meses”, agrega.

Suplemento al año

Riaño piensa que si el bebé recibe una adecuada alimentación complementaria con aporte de alimentos ricos en hierro, como son la carne de vaca, el pollo y el pescado, las vísceras, la yema de huevo, las hortalizas y las frutas, y no presenta ninguna patología que lo amerite, no es necesario ningún suplemento.

Martínez dice que si se trata de un niño que recibe lactancia mixta (lactancia materna + fórmula) puede tomar hierro desde los 6 meses. Y si recibe lactancia materna exclusiva los seis primeros meses, se recomienda dar hierro desde los 9 meses, para prevenir la anemia.

Leche líquida entera

Al comparar las leches de continuación en polvo y las líquidas enteras, después del año, la consideración de Riaño es que la leche líquida entera “es suficiente para cubrir las recomendaciones de proteína de calcio, ya sería más una elección de los padres elegir en polvo, pero a nivel nutricional no representan diferencias importantes”.

Por su parte, Martínez asegura que las leches de fórmula son leches deshidratadas de leche de vaca, pero están enriquecidas con micronutrientes, vitaminas y son más fácil de tolerar que la leche de vaca. “Es más fácil de digerir para los niños pequeños, pero si no es posible para una familia adquirir la fórmula de crecimiento, y si el bebé tiene los 18 meses, le puede dar leche líquida”, dice. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
lyng35
Hace 3 años
ummmm..... todo suena muy bonito, pero como hace la gente del campo y los pueblos q no tienen lo suficiente para comer y como van a tener para un pinche pote de leche q cuesta entre 30 a 40 mil pesos, conozco muchos pobre q desde los 5 meses les dan leche d vaca a sus hijos y no sufren de nada en cambio los de ciudad son los mas enfermizos, los nutricionistas dben de dejar de lambonear a los productores de Formula quienes tienen monopolizado el mercado solo por plata y no por la salud de los niños. Las formulas mal nutren a los niños.
1
yny1
Hace 3 años
maravilloso este sitio nuevo!
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet