Síguenos en:

Cómo cuidar los primeros dientes que le salen al bebé

Cómo cuidar los primeros dientes que le salen al bebé

Es necesario asearlos desde el primer momento, incluso con sus encías.

Cómo cuidar los primeros dientes que le salen al bebé
Por: Tatiana Quinchanegua
07 de Mayo de 2012
Comparte este artículo

El asomo del primer diente de leche en la boca del bebé es todo un acontecimiento. Lo primero que piensan los papás es en tomar una foto con la mejor sonrisa del pequeño. Ahora bien, según el odontólogo Rafael Quintero, además del retrato, se debe pensar en la higiene de la boca para prevenir la caries y otros problemas dentales a posteriori.
Muchos papás no saben cómo hacerlo. Francisco Hernández, odontólogo especialista en odontopediatría egresado de la Universidad Javeriana y presidente de la Asociación Latinoamericana de Odontología Pediátrica (ALOP), dice que lo más recomendable en estos casos, una vez sale el diente, es limpiarlo con un cepillo de cerdas de nylon, que no maltratan las encías y evitan que la placa bacteriana se adhiera al diente y este, a su vez, produzca el ácido que desencadena la caries”. Además cuentan con un mango de fácil manipulación para la mano del adulto.
El diente o los dientes (a veces salen dos al tiempo) deben ser aseados por las cinco caras. Si al niño no le gusta el cepillo, se puede emplear una gasa humedecida con un poco de agua para retirar excesos de comida y promover los buenos hábitos bucales.
“Los padres no deben ver la limpieza como algo estricto”, asegura el doctor Hernández, pues no se debe hacer igual que los adultos, mínimos tres veces al día. El aseo debe hacerse en la mañana y luego en la noche, para crearle al pequeño buenos hábitos de higiene oral.
El mercado ofrece una importante oferta de cepillos que van por etapas de 0 a 24 meses. Incluso los venden en formato kit, que incluye los comúnmente conocidos ‘llama dientes”, que son llaves, deditos, muñecos de plástico o silicona que disminuyen la molestia en las encías del recién nacido. Algunos incluso se pueden llevar al congelador, pues el frío aminora la incomodidad.

La aparición
Existen niños que nacen con un diente o les sale antes de los tres primeros meses, pero estos casos son excepcionales. Se cree que los dientes de leche deberían salir a partir de los 6 meses: los primeros son los dientes frontales inferiores (también llamados como incisivos frontales inferiores); uno o dos meses después, los cuatro dientes frontales superiores (incisivos frontales y laterales superiores); un mes más tarde, los incisivos laterales inferiores (ubicados a los
costados de los dientes frontales inferiores); le siguen los primeros molares (al final de la boca que sirven para masticar la comida) y luego los colmillos.
Al cumplir los tres años de edad, es probable que su hijo tenga alrededor de 20 dientes. Si no los tiene, es importante consultar al pediatra y al odontólogo. Recuerde que su hijo debe asistir a consulta mínimo cada seis meses.

Síntomas
Cuando el diente está próximo a hacer la erupción, usualmente el niño quiere meterse todo en la boca y rascarse; por eso busca objetos rugosos o fríos que disminuyan la molestia y sensación de
incomodidad en las encías.
También está asociado el exceso de saliva. Valdría la pena tener baberos o pañitos a la mano para que el bebé no se moje el pecho y desencadene una enfermedad respiratoria.
Aún no se ha demostrado una relación causal entre la salida de los dientes, la fiebre y la diarrea. Sin embargo, el doctor Hernández asegura que “durante esta etapa, especialmente la diarrea y problemas estomacales están relacionados a llevarse las manos y objetos sucios a la boca. Pero una cosa nada tiene que ver con la otra”.
Así pues, malestar general o fiebre debe ser reportado de manera inmediata al pediatra, para descartar una patología viral.
Irritabilidad, episodios de llanto excesivo, alteración en los periodos de sueño y alimentación irregular, otros síntomas de la aparición de los dientes.

Ayudas extra
 • Humedezca un pañuelo en el refrigerador durante media hora y déselo. Le reducirá la molestia, pues el frío adormece las encías.
• Opte por aros de goma que no contengan líquido en su interior. Al morderlos podrían reventarse y el menor podría ingerir sustancias extrañas.
• Frote las encías de su bebé con un dedo limpio.
• En caso de malestar, no lo medique; los jarabes siempre deben estar aprobados por el pediatra.
• La limpieza de la noche debe hacerse después de que el bebé consuma su último biberón; de lo contrario, puede desarrollar caries.
• El niño debe sentir que mamá y papá lo acompañan en este importante proceso de su vida. Confianza, amor y apoyo serán los valores a destacar.


 



 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet