Síguenos en:

Los bebés también pueden ir a clases de rumba

Los bebés también pueden ir a clases de rumba

Pueden ir, una vez estos sostengan la cabeza por sí solos.

mamás y bebés
Por: Margarita Barrero
15 de Noviembre de 2012
Comparte este artículo

En un salón similar a los que se usan para las clases de ballet, amurallado con gigantescos espejos, cobra vida Baby Rumba, en Maternity Club Spa & Gym.  
Es una clase, similar a la que se da en los gimnasios, con la particularidad de que las asistentes son madres y llevan cargados a sus bebés en ‘canguros’. Ellas realizan ejercicios como si mamá e hijo fueran uno solo.
La idea no es nacional, se importó de Canadá, pero fue en África donde surgió la iniciativa con jornadas de Salsa Baby; acá en Colombia existe desde hace 4 años y hace parte del programa posparto que ofrece Maternity.
El preámbulo a esta clase es la Rumba Prenatal, una hora de ejercicios que está guiada por sonidos cercanos a nuestra cultura, como la bachata y la salsa. Según el bailarín profesional Jhon Alexander Parra –quien dicta la clase– mientras la madre está embarazada se hacen movimientos fuertes que buscan ejercitarla para el parto: “Esto hace parte de su acondicionamiento físico y también es estimulación ‘in útero’ ”, aclara.
Después de dar a luz, las mamás pueden retomar su proceso en el baile con Baby Rumba, solamente si sus bebés ya han cumplido tres meses: “Así se garantiza que puedan sostener la nuca y que tengan un mejor tono muscular (estado de tensión permanente que poseen los músculos al realizar una acción), eso lo determina un pediatra”, aclara la ginecóloga Patricia Valencia, directora científica de Maternity.
Antes de iniciar la sesión, un equipo de profesionales se toma los primeros 15 minutos para ayudar a las madres a acomodar el ‘canguro’: “Después de los 3 meses, los bebés quieren miran al frente y descubrir el mundo, pero muchos
padres prefieren cargarlos hacia adentro por inseguridad”, asegura la ginecobstetra.
La clase comienza con ejercicios de estiramiento de las articulaciones de la mamá; luego vienen los de los bebés, que son muy sencillos: se trata simplemente de moverles con suavidad las manos y las piernas. El trabajo fuerte empieza cuando las madres siguen los pasos del bailarín, quien pone desde música instrumental de yoga hasta lambada.
Claudia Manrique, mamá de Jerónimo Ardila, de 7 meses, reconoce que al comienzo su niño estaba un poco asustado, pero luego se relajó con la clase: “La música era agradable y eso lo ayudó mucho”, asegura.
En determinado momento de la rutina, las madres se hacen en parejas, frente a frente. Según el bailarín profesional, esta es la primera vez que los bebés comparten un espacio y la idea es que no se alteren y sepan que no están solos en el mundo, a la vez, la mamá se siente sexy. También se hacen otro tipo de dinámicas, como círculos de mamás para que los niños puedan explorar otro entorno distinto al de su casa, con personas diferentes a sus familiares. Para María Paola Sotomayor, madre de Jerónimo Ignacio, de 3 meses, este ejercicio afianza los lazos con el bebé:
“El niño estaba súper calmado y creo que le ayudaba ver a otros niños”, comenta.
En algún momento, los padres, que están observando afuera del salón, se vinculan a la actividad para bailar con su pareja y con su hijo. Es lo más emocionante de la clase, según lo describen los papás: “Para mi esposa es muy bueno, porque hace ejercicio, y para mí es importante  participar e interactuar para que el niño sea sociable”, afirma Richard Agudelo, padre de Salomé.
Incluso, si por alguna razón la madre no quiere bailar con el niño, el padre asume su papel y, de la misma manera que su esposa, coordina sus movimientos con los de su hijo, que está bien aferrado a su padre por el ‘canguro’.
En el espacio caben un promedio de 15 madres, pero las clases se pueden dar para más de 60 personas y duran una hora. Cada mamá decide
cuántas veces quiere hacer parte de Baby Rumba, pero los especialistas recomiendan que se haga dos veces por semana.
Los movimientos son mucho más suaves que los de una clase de baile, y jamás se pone música electrónica ni percusión: “Son sonidos muy agudos o muy fuertes, y el bebé siente como si le gritaran todo el tiempo”, asegura la ginecobstetra Valencia.
Mientras la clase ocurre, se ven muy tranquilos y relajados, se ríen, y algunos incluso terminan la hora sumidos en un sueño profundo.

Más allá del baile
Según los especialistas, este tipo de ejercicio después del embarazo genera bastantes beneficios:
• Es importante para la mamá, ya que le ayuda a recuperar su figura.
• En el bebé hace parte de la estimulación temprana de tipo neuromuscular y vestibular (relacionado con el equilibrio y control espacial) ya que se tonifican sus músculos cuando mueve sus manos y piernas, además la música colabora en el desarrollo del oído medio.
• A los 2 años el niño podrá tener lazos afectivos más sólidos con sus papás.
• El baile con el bebé fortalece el vínculo, y si la madre está pasando por alguna dificultad emocional o si no tiene la compañía del padre, esto le ayuda a subir la autoestima y le permite sentirse más segura.
• La participación del padre también fortalece los lazos, ya que el niño siente de inmediato la presencia masculina y la diferencia de la femenina. Además, con esta interacción no solo la madre asume el papel de la estimulación, el papá se hace partícipe.
• Es recomendado para las parejas que adoptan, ya que estas no tuvieron 9 meses de embarazo para poder fortalecer el vínculo afectivo, y Baby Rumba les ayuda en el proceso de volverse padres.

Para tener en cuenta antes de bailar
• Es importante que el bebé tenga tonificación muscular.
• El desarrollo es más lento en los prematuros, así que si el niño nació dos meses antes de la fecha indicada, probablemente lo adecuado sería iniciar las clases de Baby Rumba cuando tenga entre 5 y 6 meses.
• Si el niño es prematuro, o tiene alguna patología como enfermedades cardiacas, un pediatra le realiza la valoración en Maternity para determinar qué tan apropiado puede ser este tipo de estimulación.
• El niño no puede tener hambre, debe haber comido, pero no recientemente.
• Debe estar cambiado y con el pañal limpio para iniciar la clase.
• Es recomendable que la madre use ropa cómoda o deportiva.
• El bebé se sentirá más cómodo con prendas frescas y sin usar saco o chaqueta.
• El 'canguro' puede ser stretch  o de correas, tipo hindú, que no produce dolor lumbar o de espalda, y se usa para lactar.
• El bebé no puede estar en la clase con gripe, diarrea u otra enfermedad.

¿Cuándo y dónde?
Las clases de Baby Rumba son los sábados, a los 12 m., en Maternity Club Spa & Gym Calle 97A No. 9-50. Teléfono: 493 6485. Una clase cuesta $ 60.500, y hay un paquete completo con masajes 'shantala', valoración médica, relajación y nutricionista, que está entre 600 mil y 800 mil pesos al mes.  

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
jorgecuellar
Hace 4 años
Si se inventan Guevonadas, perdonenme la expresion pero no hay otra con que describir esta farsa. Ganas de sacarle la platica a las personas como sea. Será questras abuelitas tambien hacien baby rumba en su epoca??? y sera que porque no hicieron baby rumba, entonces somo unos tarados, retraidos, anti socialessss???? bullshit!
1
CESARENRIQUECUELLARGOMEZ
Hace 4 años
1 una hora con un bebe haciendo ejercicio? la mayoria se vomitan.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet