Síguenos en:

Gluten: ¿nocivo para niños?

Gluten: ¿nocivo para niños?

Tomada de Thinkstock

Gluten: ¿nocivo para niños?
Por: Astrid López
05 de Mayo de 2014
Comparte este artículo

En el mundo, cada vez más personas se han dado a la tarea de seguir la dieta denominada ‘gluten-free’, y muchos deciden no darles a sus hijos ciertos alimentos que contengan esta sustancia, pues podría, en teoría, ser nociva para su salud.

Pero, ¿qué es el gluten? ¿El organismo lo necesita, o no? ¿Cómo puede afectar a niños y adultos? ¿Es bueno o malo consumirlo sin indicación médica? Pues bien, el gluten es una glicoproteína, es decir, un compuesto de moléculas presente en las semillas del trigo, la avena, la cebada y el centeno, pero también en otros alimentos. Por ejemplo, el gluten da la elasticidad a la masa de la harina, y brinda el volumen a los panes y a muchas preparaciones para hornear.

Algunas de estas personas apasionadas por la tendencia han llevado a sus hijos a eliminar permanentemente de su dieta el pan, los productos de repostería, los frutos secos, los lácteos, los embutidos, como el jamón y las salchichas, las golosinas y las bebidas maltas, que son algunos de los alimentos que contienen gluten.

Los expertos, como la nutricionista Alicia Cleves, sostienen que el gluten le aporta al organismo calorías y carbohidratos. “Algunos son ricos en fibra, como la avena, y, en términos normales, estos alimentos no causan ningún problema al organismo”.

Nutriólogos y deportólogos, como Alfredo Duffó, indican que ciertos estudios relacionan el consumo de gluten con la compulsión a la comida, y otros lo asocian con la hiperactividad infantil, “sin embargo, estos postulados necesitan aún mayores estudios para confirmarlos”, concluye.

¿Dónde lo encuentro?

Como lo explica la doctora Cleves, “los alimentos que contienen gluten son avena, cebada, centeno y trigo. Los que no lo contienen son arroz, tubérculos, plátanos, lácteos y frutas”. Pero, al utilizar estos alimentos naturales como ingredientes en otras preparaciones, o en productos industrializados, la lista se amplía sustancialmente.

Así, entre otros muchos, el gluten puede estar en embutidos, como mortadela, chorizo, morcilla; en patés; en ciertas pastas; quesos fundidos, de untar, de sabores; en conservas de carne, albóndigas, hamburguesas, y en condimentos, salsas, colorantes alimentarios y, por supuesto, en casi todos los productos manufacturados que lleven en su composición cualquiera de las harinas ya citadas.

No está en...

Los alimentos libres de gluten son: la leche y sus derivados; las carnes y vísceras frescas, congeladas y en conserva al natural; los pescados y mariscos frescos y congelados sin rebozar, en conserva natural o en aceite; en los huevos; las verduras, hortalizas y tubérculos; en las frutas; el arroz y el maíz; en las legumbres; el azúcar, la miel; los aceites y mantequillas; café en grano o molido, las infusiones y los refrescos de naranja, limón y cola; los vinos y bebidas espumosas; la sal, el vinagre de vino y ciertas especias en rama, en grano y todas las naturales.

Si no se consume, ¿qué?

Para la doctora Cleves “no es problema suspender los alimentos fuentes de gluten en la dieta de los niños. El problema es más de disponibilidad de alimentos, pues la mayoría de productos industrializados lo contienen”. Como lo indica la experta, no hay en el mercado una buena oferta para establecer un plan nutricional equilibrado que reemplace ciertos productos, y exponer a un pequeño a una dieta tan restrictiva puede ser algo complejo.

Adriana Amaya Camargo, nutricionista dietista adscrita a Colpatria Medicina Prepagada, dice que “mientras el plan alimentario que se plantee cumpla con los principios de la alimentación, no deben existir riesgos para un desarrollo normal de los niños. Sin embargo, no es conveniente excluir ningún alimento sin los estudios médicos pertinentes.

La enfermedad celíaca                            

Definitivamente, sí hay niños y adultos intolerantes o alérgicos al gluten; aquellos quienes tienen una predisposición genética y los ataca la llamada enfermedad celiaca.

Como indica la nutricionista Alicia Cleves, “la enfermedad celiaca es un síndrome de malabsorción causado por un desorden inmunológico que provoca una inflamación en el intestino delgado”. Es posible que si un bebé tiene la enfermedad celíaca esta se detecte, obviamente, al introducir los cereales en su dieta. Cuando un niño la padece, el gluten daña las vellosidades en el intestino delgado, cuya función es absorber los nutrientes de los alimentos. Al suceder esto, es posible que los niños no ganen peso y, en cambio, sufran de desnutrición.

Ya más grandes, los celíacos presentan vómito, diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y, en algunos casos, irascibilidad y cierto eczema doloroso en la piel. “También puede haber fatiga, anorexia y falla en el crecimiento”, añade Adriana Amaya, de Colpatria.

El diagnóstico de la enfermedad celíaca comienza con un examen de sangre que mide el nivel de anticuerpos al gluten y ciertas proteínas que recubren el intestino. Si dichos niveles son altos, es muy probable que el médico le ordene una biopsia del intestino delgado para confirmar la presencia de la enfermedad.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
claroesta
Hace 2 años
Pero en definitiva, no dice si es necesario en la dieta de los niños o no.
1
rossmarie
Hace 2 años
cleves es doctora?que yo sepa las nutricionista no son doctoras.Donde hisosudoctorado?cualsutesisdoctoral?definitivamenteesciercoqueencolombiaacualquier...ledicendoctor.NOMETANDEDOSENBOCA.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet