Síguenos en:

La importancia del hierro en la dieta de los niños

La importancia del hierro en la dieta de los niños

La anemia, por falta de este mineral, es uno de los problemas más frecuentes de los niños durante el crecimiento. El jugo de hígado crudo con remolachas pare

La importancia del hierro en la dieta de los niños
Por: Redacción ABC del bebé
25 de Noviembre de 2011
Comparte este artículo

La anemia, por falta de este mineral, es uno de los problemas más frecuentes de los niños durante el crecimiento.

El jugo de hígado crudo con remolachas parece ser la solución de muchas de las deficiencias que presentan los niños durante su crecimiento. Suena la licuadora y el pequeño corre a buscar un escondite en donde pueda refugiarse del temido ‘castigo’ que su mamá le aplica, sin que él sepa qué fue lo que hizo mal.

La toma de ese tradicional menjurje ha crecido con distintas generaciones, sin saber que hubiera podido evitarse. Aunque seguramente todos los que lo hicieron y lo harán verán curada su anemia; pero lo mismo hubiera resultado si el hígado se ofrece bien cocinado y acompañado de unas deliciosas papitas y ensalada, porque el mineral no se pierde con la cocción.

El hierro es un mineral esencial que ayuda a la formación de la sangre y se encuentra en la hemoglobina, que le da la coloración roja a este líquido. De ahí que se piense erróneamente que todos los alimentos rojos contienen hierro, como las remolachas o las moras.
A su vez, la hemoglobina es la que transporta el oxígeno de los pulmones a los tejidos; por eso, este mineral interviene en procesos fundamentales como la oxigenación del cuerpo y nos ayuda a sentirnos menos agotados; también favorece la coagulación de la sangre, la formación de tejidos y el fortalecimiento de las defensas.

Cuando los bebés nacen, cuentan con el hierro suficiente que han tomado de su madre; por eso, ella debe alimentarse adecuadamente durante la gestación. Pero 6 meses después, cuando comienza la alimentación complementaria, deben recibirlo de los alimentos o de los suplementos alimentarios, en caso de ser necesario.

“Yo aconsejo tomarlo más en las comidas, que de manera artificial, porque son procesos más naturales que generan menos contraindicaciones”, señala la nutricionista Adriana Salamanca.

Más allá de la anemia

Durante el crecimiento, las reservas de hierro son muy importantes para favorecer el desarrollo óptimo, por eso deben conservarse siempre altas. El riesgo más importante al que se ven expuestos quienes no las tienen es un bajo desarrollo mental; “los niños pueden superar la deficiencia de hierro, pero no los problemas de desarrollo resultantes de dicha deficiencia”, dice el pediatra estadounidense William MacLean, profesor de la Universidad Estatal de Ohio.

Un estudio titulado ‘Hierro y cognición: impacto profundo de una simple intervención’ fue publicado por la Academia Americana de Pediatría este año. Allí se reafirmó, a través de una observación hecha a 187 niños, que aquellos que tuvieron menores reservas del mineral durante su crecimiento tenían varios puntos de coeficiente intelectual por debajo.

Desde 1986, otro artículo científico, ‘Suplementación de hierro en la infancia’, publicado por esa Academia, estableció que los niños con bajas reservas del mineral tienen riesgos de padecer problemas en el crecimiento, comportamiento, función intestinal, sistema inmune débil, entre otros.

“Muchas veces los niños vegetarianos (que no consumen hierro animal), al ser comparados con niños que sí lo hacen, presentan una curva de crecimiento que revela una talla menor”, dice la nutricionista Salamanca.

Estos niños deben consumir verduras con buena cantidad de hierro y, en ocasiones, recibir un suplemento para mantener las reservas.

Alimentos ricos en hierro

Animales: pajarilla, hígado, carnes.

Vegetales: lentejas, espinacas, remolacha. No se aconseja consumir los alimentos ricos en hierro animal crudo, porque hay riesgo de bacterias presentes que puedan desencadenar complicaciones. Incluir comidas ricas en vitamina C ayuda a que el hierro se fije más fácilmente.

Reservas insuficientes

A los pequeños que no pueden ser amamantados se les deben ofrecer fórmulas infantiles fortificadas con hierro; así reciben cantidades adecuadas de este mineral. El pediatra William MacLean hace referencia a las tres principales razones por las que los niños presentan deficiencias de hierro, según el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos:

  • Alimentación del infante con leche materna prolongada sin la utilización de un suplemento de hierro apropiado o dieta con alimentos ricos en hierro.
  • Alimentación del infante durante el primer año con leche de vaca o con una fórmula baja en hierro.
  • Ingesta de más de 750 ml al día de leche de vaca durante el segundo año.
  • Los niños anémicos permanecen con sueño y con la cara pálida, porque su organismo tiene que ahorrar hierro.

Juliana Rojas H.
Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet