Síguenos en:

La malnutrición está relacionada con un alto grado de mortalidad infantil en el mundo

La malnutrición está relacionada con un alto grado de mortalidad infantil en el mundo

Es un problema que frecuentemente se presenta en las madres y, de no tratarse a tiempo, puede generar problemas significativos, tanto en la mujer embarazada com

La malnutrición está relacionada con un alto grado de mortalidad infantil en el mundo
Por:
07 de Abril de 2009
Comparte este artículo

Es un problema que frecuentemente se presenta en las madres y, de no tratarse a tiempo, puede generar problemas significativos, tanto en la mujer embarazada como en su hijo.

“Es el desequilibrio entre la ingesta de nutrientes, causado por el exceso o el déficit en el consumo de alimentos, generando estados como la desnutrición, el sobrepeso o la obesidad”, explica la nutricionista y dietista Angélica Arriaga, gerente de operaciones de Nutrición al día. “También estamos malnutridos cuando, a pesar de que comemos, no comemos los nutrientes necesarios de  una  manera  balanceada y el valor del IMC (Índice de masa corporal) está por debajo de 20”, agrega el ginecoobstetra Ángel David Miranda.

Este problema está relacionado con un alto grado de mortalidad infantil en el mundo. En Colombia, el 23 por ciento de las embarazadas tienen sobrepeso; el 21 tienen bajo peso y el 7 por ciento sufre de obesidad, según cifras de Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2005.  Ahora, de acuerdo  con el manual ‘Por una niñez bien nutrida: Comunicación para la Acción’, elaborado por Unicef, en Colombia “una gran proporción de las mujeres gestantes son adolescentes, tienen exceso de trabajo físico, anemia, alimentación inadecuada, insuficiente peso y talla al inicio de la gestación y/o escasa ganancia de peso durante la misma. Bajo estas condiciones, cada nueva gestación significa un mayor deterioro del estado de salud y nutrición de la mujer y un mayor riesgo para la vida del niño que va a nacer”.

 

Riesgos latentesCada mujer tiene un organismo diferente y dependiendo de las condiciones en las que se encuentre su organismo, tendrá futuras consecuencias. Estos son algunos riesgos que pueden sufrir las embarazadas con malnutrición:

 

A las que les faltan unos kilos…❋ Debido a las alteraciones de la regulación hormonal, las pacientes pueden tener problemas de  infertilidad.❋ Partos pretérmino, fetos con restricción de crecimiento intrauterino o con bajo peso al nacer,  lo que aumenta el riesgo de mortalidad del pequeño.❋ Problemas de insuficiencias placentarias. Es decir, la placenta no alimenta bien al bebé y esto podría desencadenar abortos espontáneos y de desnutrición en la madre.❋ Anemia, descalcificación, baja de proteínas y de reservas.❋ Mayor vulnerabilidad a infecciones y enfermedades que también pueden hacerle daño al bebé.❋ En casos extremos, puede fallecer en el parto o en el puerperio.

 

A las que tienen kilitos de más..❋ Hipertensión inducida por el embarazo❋ Diabetes pregestacional o diabetes gestacional ❋ Preeclampsia❋ Dificultad respiratoria durante el sueño por apnea obstructiva ❋ Durante el parto puede haber mayor posibilidad de cesárea, fetos macrosómicos (grandes).❋ Partos difíciles, necesidad  de fórceps y dificultades con la anestesia.

 

El bebé: una víctimaSin duda, una mujer con malnutrición tiene la posibilidad de que su hijo sufra algunas consecuencias, unas más relevantes que otras, como por ejemplo:❋ Bajo peso al nacer. Es uno de los principales efectos en el niño, aumentando el riesgo de morir. Según lo cita el documento de Unicef, “se calcula que, en América Latina, entre 8 por ciento y el 13 por ciento de los nacidos vivos pesan menos de 2.500 gramos y un alto porcentaje muere antes de cumplir el primer mes de vida; en Colombia, esta cifra es de 7 por ciento y para el 2010 se espera reducirla en una tercera parte”.❋ Antes de tiempo. Puede nacer prematuro. “Esto influye en una menor calidad de vida para el bebé, pues sus órganos no están maduros, como es el caso de los pulmones, lo que aumenta el riesgo de desarrollar problemas respiratorios”, explica Arriaga.❋ Deficiencia de nutrientes. Los pequeños pueden nacer con anemia, retardo en el crecimiento lineal (talla) teniendo probables consecuencias en el crecimiento futuro; esto se agudiza si se asocia con una inadecuada alimentación. ❋ Vulnerabilidad. El niño es más propenso a sufrir de infecciones y enfermedades, a causa de defensas bajas. Según el doctor Miranda, “pueden tener mayor  riesgo de adquirir enfermedades durante los primeros años de vida e incluso los predispone para desarrollar enfermedades crónicas cuando sean adultos”.

 

Momento de buscar ayuda…La gestante puede acudir al especialista en cualquier momento del embarazo. Sin embargo, entre más temprano sea asesorada, mejor será el manejo del pronóstico. Se recomienda tener controles con el médico general,  el ginecoobstetra y el nutricionista; los especialistas determinarán el tipo de embarazo (normal o alto riesgo), el diagnóstico y el plan de alimentación adecuado para mejorar el estado nutricional de la gestante.

El tratamiento en caso de sobrepeso y bajo peso es diferente, se hace dependiendo de cada mujer. A cada persona se le identifica sus necesidades nutricionales –explica la nutricionista y dietista Carolina Camacho Mackenzie– y, de acuerdo con su situación, se hace el plan de alimentación, ya sea para que suba más de lo que necesita y esté bien nutrida o para que no suba tanto e igualmente satisfaga los requerimientos alimentarios.

“La mujer obesa debe cuidar mucho su alimentación porque según el grado de obesidad que tenga no se recomienda un incremento de peso de más de 8 kilos; la de bajo peso; de acuerdo con el grado de deficiencia nutricional, debe incrementar entre 15 - 18 kilos de peso”, señala Angélica Arriaga.

 

Cómo alimentarse, un punto claveLo ideal es que la mujer esté preparada para afrontar un embarazo; esto quiere decir que tanto su mente como su cuerpo estén dispuestos para afrontar una nueva etapa.  En el área nutricional, se aconseja tener un peso adecuado antes de concebir. Además, la alimentación debe ser variada y nutritiva “en la cual se incluyan, por lo menos, cinco porciones diarias entre verduras y frutas y ojalá estas sean de diferentes colores. No hay que limitarse a comer verduras verdes, también se deben ingerir las de los otros colores. Hay que tratar de comer de todo”, aconseja Camacho.

En cuanto a las proteínas, es importante tener una gran reserva. Se aconseja mínimo tres porciones al día (desayuno, almuerzo y comida), preferiblemente de tipo animal –señala la nutricionista– como carne, pescado, huevo, queso, pollo, etc. De esa forma, se va a garantizar que las reservas proteicas del cuerpo de la mamá y el bebé se encuentren en buen estado. Esté atenta, además, de las condiciones en las que se encuentran sus huesos. Son muy pocas las mujeres jóvenes que tienen problemas de calcio, pero es posible que si las hay, estás repercutan notoriamente en su salud y en la del pequeño que viene en camino. Se deben ingerir, mínimo, dos o tres porciones de productos lácteos al día. Cada comida del día debe contener una fruta, un carbohidrato, una proteína y verdura.

No se debe consumir muchas grasas. Investigadores de la Universidad de Rockefeller, de Nueva York, afirman que llevar una dieta rica en grasa durante el embarazo podría ocasionar que los niños sean obesos, pues debido a cambios permanentes en la producción cerebral del feto tendrían excesos a la hora de comer y obesidad al principio de la vida. El embarazo es una etapa donde los requerimientos aumentan; esto no significa que la gestante debe comer ‘el doble’. Si es posible, se debe acudir a la nutricionista para planear una dieta balanceada, que debe contener  los siete grupos alimentarios (cereales raíces tubérculos y plátanos, hortalizas y verduras, frutas, carnes huevos y leguminosas secas, lácteos, grasas, y azúcares y dulces). También es esencial el ácido fólico; este se encuentra en los granos integrales, las legumbres, los vegetales de hoja verde, las carnes y los cítricos.

 

¿Y después del embarazo?La nutricionista y dietista Carolina Camacho señala algunos efectos que puede causar la malnutrición, después de tener un hijo.❋ Las consecuencias se presentan dependiendo de cada caso. Si la mujer tuvo problemas de calcio, va a quedar descalcificada. También puede sufrir de anemia, baja en las proteínas y bajas defensas.❋ Si es obesa, el exceso de peso tan acelerado que le queda puede ocasionar múltiples problemas de salud. Es importante que empiece a tener controles y a bajar de peso.❋ Es probable que la mujer mal nutrida no vaya a tener una adecuada lactancia materna. Esto puede afectar, además, el desarrollo del crecimiento del bebé.

No olvide...❋ Hay que estructurar los horarios y las porciones de alimentación: se recomienda tener cinco comidas diarias y en pequeñas cantidades. Tampoco se salte las horas.❋ Los refrigerios pueden contener una fruta, un cereal, alimento con proteína, y un lácteo. Estos –señala Arriaga–  obviamente dependen del estado nutricional de la gestante, porque si una mujer gestante presenta bajo peso los refrigerios deben ser reforzados, incluso se recomienda algún suplemento que aporte calorías, proteínas, vitaminas y minerales; por el contrario, si esta presenta sobrepeso y obesidad se deben consumir  alimentos menos calóricos y más nutritivos.❋ Se recomienda comprar los alimentos en sitios confiables, bien lavados y desinfectar los que así lo requieran. Hay que revisarlos antes de ingerirlos y se deben consumir frescos y, en lo posible, que sean naturales.❋ Los carbohidratos (pan integral y galletas) y calorías deben seleccionarse adecuadamente. Algunas tienen más beneficios que otras.❋ No debe fumar ni beber.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet