Síguenos en:

Por qué cambiar la dieta del bebé

Por qué cambiar la dieta del bebé

Después de los 6 meses de edad, las necesidades nutricionales del bebé se modifican sustancialmente y requiere mayores cantidades de energía, proteínas y nu

Por qué cambiar la dieta del bebé
Por: ABCdelbebe.com
28 de Marzo de 2007
Comparte este artículo

Después de los 6 meses de edad, las necesidades nutricionales del bebé se modifican sustancialmente y requiere mayores cantidades de energía, proteínas y nutrientes como hierro, calcio y vitaminas A, C y D.

“Si no le damos estas cantidades adicionales, el bebé no puede continuar con su proceso de crecimiento y desarrollo. Además, tenemos varios objetivos cuando se introducen alimentos complementarios como, por ejemplo, contribuir con el desarrollo del sistema digestivo, permitirle al bebé que explore otros sabores, texturas, temperaturas y colores, de modo que desarrolle hábitos de alimentación saludables, y estimular su desarrollo sicosocial” afirma el Gastroenterólogo y nutriólogo pediatra Wilson Daza, Jefe de Gastroenterología y Soporte Nutricional de la Clínica del Niño y director de la especialización en Gastroenterología Pediátrica de la Universidad El Bosque.

A partir de esta edad, es importante iniciar una alimentación complementaria adecuada, no sólo para satisfacer los requerimientos nutricionales sino para disminuir los riesgos de alergias, problemas gastrointestinales, desnutrición o sobrepeso, explica Daza.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los 6 y los 8 meses de edad el bebé debe recibir, de dos a tres veces al día, alimentos diferentes a leche como cereales infantiles, compotas de fruta o jugos. Entre los 9 y los 24 meses, la frecuencia aumenta a cuatro.

En el caso específico de los jugos, la Academia Americana de Pediatría (AAP) establece que el bebé no debe recibir más de 4 a 6 onzas al día, para evitar que desplace el consumo de leche.

De otro lado, señala el Gastroenterólogo Wilson Daza, iniciar una alimentación complementaria antes de los 6 meses de edad puede interferir con la lactancia -en perjuicio de ésta- aumentar las enfermedades respiratorias en el niño, afectar los riñones al forzarlos a eliminar un número mayor de sustancias, provocar desnutrición y alergias. La introducción tardía, por el contrario, aumenta el riesgo de deficiencias nutricionales específicas, favorece un crecimiento lento y conlleva la desnutrición y hábitos alimentarios inadecuados.

¿Cómo saber si está listo?

Estos son los parámetros para saber si el infante ya puede comenzar a consumir otros alimentos:

El bebé es capaz de mantenerse sentado con poco apoyo. Controla su cabeza. Es capaz de alcanzar un juguete y los alimentos de la mano del adulto. Se inclina hacia delante al observar el alimento. Se lleva las manos o los juguetes a la boca. Abre la boca fácilmente al rozar sus labios con una cuchara. Puede desplazar el alimento hacia atrás y tragarlo.

“La mejor estrategia para determinar la cantidad de alimento que debe ingerir un niño es fijarse en su apetito. Al principio recibirá apenas una cucharadita pero cada vez irá aceptando mayor cantidad hasta lograr el volumen total en la segunda semana del inicio de la alimentación complementaria”, dice Wilson Daza, Gastroenterólogo y nutriólogo pediatra.

 

Andrea Linares G.Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet