Síguenos en:

¿Olvidaría a su hijo dentro de un carro?

¿Olvidaría a su hijo dentro de un carro?

Aunque parezca increíble, varios bebés han muerto.

¿Olvidaría a su hijo dentro de un carro?
Por: Tatiana Quinchanegua
07 de Septiembre de 2011
Comparte este artículo

Según el portal de noticias aztecanoticias, el pasado 15 de junio, una pequeña de un año y dos meses de edad murió por deshidratación tras permanecer encerrada por varias horas en el interior de una camioneta Ford Expedition de color dorado, por descuido de su padre. La Policía Estatal Investigadora informó que la menor fue encontrada a las 3:20 de la tarde. Se cree que el padre de la menor abandonó a su hija en el auto, aproximadamente a las 9 de la mañana. Luego, se dirigió a su oficina.


Casos como estos han sido reportados recientemente en México y en Estados Unidos. Las estadísticas estadounidenses hablan de un promedio de 38 muertes de menores, producto de la insolación y la deshidratación por quedar encerrados en los vehículos.


La mayoría de los incidentes ocurren por el descuido de sus padres, porque necesitan hacer un pago en el banco, ir de compras o, en el peor de los casos, deben ir a trabajar y no tienen con quién dejar a los pequeños.


Según Juan Perna, médico pediatra neonatólogo, “el hecho se presenta por excesivo aumento de la temperatura externa, sobrecarga de calor por radiación en edificios metálicos y automóviles, fiebre e hipertermia maligna (aumento rápido y alto de la temperatura)”.

Por ningún motivo, un niño se debe dejar en ambientes cerrados sin ventilación, porque  no existe un tiempo definido para la deshidratación o sofocación; esto depende de la temperatura ambiental.


El exceso de calor supone un riesgo para la salud y se relaciona con el grado de humedad. En Colombia, por ejemplo, en climas húmedos, es decir en zonas costeras, es peligroso cuando la temperatura del menor supera los 35 grados Celsius. Mientras que en climas secos, se da cuando sobrepasa los 40 grados.


Los niños pueden tener exceso de calor por otros motivos, sin que impliquen la muerte. Natalia Munarth, pediatra, asegura que el exceso de calor se genera, por ejemplo, por abundancia de ropa en los niños. “Los padres tienden a abrigar demasiado a los pequeños por temor al frío y a las enfermedades respiratorias que rondan en el ambiente. En espacios cerrados, incluso puede generarse por el uso excesivo de la calefacción y la falta de ventilación. Estas situaciones son frecuentes en climas cálidos”.

 

El líquido se va
La deshidratación se produce por un aumento en la pérdida de agua y electrolitos que no se reponen correctamente. Puede ser causada por el exceso de calor y la falta de hidratación. Los síntomas dependen de la severidad. Si es leve, podría manifestarse solo con sed. En la etapa inicial puede haber exceso de sudoración y aparecer lesiones en la piel.


Cuando es moderada, puede verse la boca seca, ojos hundidos, disminuye la frecuencia y la cantidad de la orina y el niño se torna irritable. En el caso de deshidratación severa, esta desencadena también que el pequeño se ponga pálido, no responda a ciertos estímulos, tenga somnolencia y entre en estado de choque (falla en el sistema circulatorio), caso en el cual se requerirá atención inmediata y adecuada, porque se puede comprometer la vida del menor. Otros síntomas asociados son mareos, vómito, calambres y dolor de cabeza.


El “calor excesivo se produce por la pérdida de agua y minerales, lo que ocasiona la deshidratación corporal”, afirma Perna.


Con la deshidratación se pierden agua y electrolitos, componentes importantes para regular procesos en el organismo. Cuando se alteran, se pueden producir calambres, adormecimiento de las extremidades, movimientos anormales e incluso convulsiones. Es importante tener en cuenta que la hidratación por vía oral no se realiza con agua sino con sales de rehidratación que contienen electrolitos.

 

Preguntamos a nuestros seguidores ABC: ¿Olvidaría a su hijo en un carro?
A lo que contestaron:
“Jamás... He olvidado paquetes, pero estaría loca si olvido a lo más preciado que tengo”.
Ana Casallas Morales

“¡Nunca, jamás! Que se me queden los paquetes del mercado, pero nunca mi hija”.
Jorge Eduardo Cuéllar

 

“Mi papá no solo olvidó que yo estaba con él en el carro, también me dejó olvidada en un pueblo, pero se acordó de mí a los cinco minutos. Cuando regresó, yo estaba muy enojada, no quería ni verlo. En ese entonces yo tenía como 8 años”.
Eliana Tarazona Sanabria

 

“Yo no lo olvidaría, porque ya vi un caso en Brasil de un padre que dejó a su hija 5 cinco horas en el carro y ella murió”.
Chrys Leidy Góez

 

“¡Jamás! Si acaso hay problemas con tanta cosa que hacer, pues sería mejor llevar compañía que ayude un poco y así evitar ese olvido". 
Verónica Bermúdez de Berríos

 

“¿Yo?, imposible, pero a mi esposo le pasó. Cerró el auto con mi bebé dentro. Nos tocó esperar a que llegara la copia de repuesto. No pasó nada grave, gracias a Dios”.
Carol Portugal

 

“Todos dicen que no, pero aunque no lo crean, un tío una vez olvidó a su bebé en casa de mi abuela. Ellos vivían en otra ciudad. Se dieron cuenta a mitad de camino y les tocó devolverse. En ese tiempo no había celulares”.
Ángela Cruz  

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet