Síguenos en:

Cinco métodos alternativos que se utilizan para erradicar las alergias en los niños

Cinco métodos alternativos que se utilizan para erradicar las alergias en los niños

Homeopatía, laserpuntura, biorresonancia y esencias florales, las opciones

Cinco métodos alternativos que se utilizan para erradicar las alergias en los niños
Por: Karen Johana Sánchez
18 de Agosto de 2009
Comparte este artículo

Camilo tenía una vida diferente a la de todos los niños. No podía asistir a fiestas infantiles, tenía restricciones con el odontólogo y debía evitar ciertas salidas lúdicas, como las vacaciones recreativas. Incluso, durante una Navidad en la que se encontraba fuera del país, tuvo que quedarse dentro de la habitación del hotel donde se hospedaba. Y no era porque sufriera de problemas de sociabilidad, sino porque, sencillamente, era alérgico al látex, lo que le impedía estar cerca de elementos como globos y guantes quirúrgicos. Un día estaba en una piñata y el pequeño rozó una bomba que le explotó muy cerca, “y cuando esto sucedió, prácticamente se le desfiguró la cara”, recuerda Juan Carlos Herrera, su padre.

Después de utilizar métodos caseros y tomar medidas preventivas, los padres de Camilo acudieron a la medicina tradicional y, después de varias pruebas, encontraron el problema, pero no la solución. “Nos dijeron que la alergia al látex no tenía cura. Al principio, lo tratábamos con medicamentos y, después, con una inyección que debíamos aplicarle para evitar que se le cerrara la tráquea; era muy peligroso”, cuenta Juan Carlos.

El año pasado, la suerte estuvo del lado del niño. Fue sometido a un tratamiento de desintoxicación y, luego, de biorresonancia –una terapia alternativa–, para tratar el problema. Aunque parecía increíble, después de casi 10 sesiones, el pequeño debió percibir la explosión de bombas y el manejo de guantes de látex, dentro del consultorio de su especialista, y para fortuna, no solo de él, sino de su familia, ‘pasó el examen’. “La prueba ‘campeona’ es que duerme con bombas dentro de su cuarto”, puntualiza con orgullo el padre.

Ahora, Camilo vive feliz y sin miedos, pues de no haber sido curado y, si por ejemplo, en algún momento hubiese requerido una cirugía de urgencia, su vida habría corrido peligro.

Problemas comunes
Pareciera que las alergias estuvieran de moda y no es porque todos los niños quieran tenerlas ni porque se asemejen a una pandemia, sino porque en la actualidad los factores que pueden dispararlas son múltiples. “La rinitis alérgica es la enfermedad crónica más frecuente en pediatría. El 80 por ciento de niños que tiene asma bronquial por alergia presenta rinitis alérgica. Entonces, es la enfermedad siglo XXI por la cantidad de contaminación, tóxicos, inadecuada alimentación y muchos factores más”, señala la pediatra bioenergética Clara Inés Sandoval.
Estos elementos que disparan la alergia, además del factor hereditario que no se puede cambiar, existen en “el aire que el niño respira, la alimentación que va a ser el sustento para todas las células del cuerpo y, por supuesto, el factor emocional que lo rodea”, agrega.

Una ayuda de más
Los tratamientos alternativos son una opción para tratar las alergias. Estos tienen varias ventajas; así lo afirma Héctor Roa, médico especialista en medicina holística, acupuntura, homeopatía y medicina biológica, director del posgrado de Medicina Alternativa de la Universidad Manuela Beltrán y subdirector de la Fundación de Investigación y Estudios Avanzados en Medicina Holística. Según él, “el tratamiento con medicina tradicional realmente no da soluciones a corto plazo, mientras que con las medicinas alternativas hemos visto resultados muy interesantes para el manejo de los pacientes alérgicos, tendiendo a lograr curaciones reales en periodos muy cortos”.
Otro beneficio es que se trata al paciente de manera globalizada (factores internos y externos del individuo). “Y también existe una alta posibilidad de curación”, señala Clara Sandoval. Ahora bien, siempre debe haber una asesoría por parte de un especialista en el tema, quien debe seleccionar el tratamiento adecuado. Además, el compromiso y la responsabilidad de los padres son fundamentales en el trabajo para erradicar las alergias. El seguimiento de las recomendaciones generales como el manejo del polvo, los ácaros, las mascotas, la temperatura, el factor emocional,  la alimentación, entre otros, serán indicadas por el profesional de la salud y ejecutadas por los padres y el niño.

Homeopatía
Consiste en prescribir medicamentos homeopáticos al niño de acuerdo con la ley de individualidad. Según el médico Héctor Roa, “el diagnóstico de la alergia hace parte de un conjunto de síntomas que el niño pueda tener en la esfera mental, emocional y física y todos esos síntomas son importantes para tener en cuenta qué medicamento se le debe prescribir”.
El tratamiento usualmente, dura de 3 a 6 meses y se puede practicar a cualquier edad. “La ventaja del medicamento homeopático es que no tiene efectos secundarios; es decir, no es tóxico y tiene mayor ventaja que algunos de origen químico o sintético que puede tener efectos colaterales”, dice Roa.
Según la pediatra, “en la homeopatía, al paciente se le da una sustancia que sea muy parecida al dolor que sufre, pero en dosis que ya no tienen la parte estructural (que produce los efectos tóxicos), sino la parte energética, que es la encargada de curar”. Además, estos, a diferencia de los que se usan en la medicina biológica, tienen elementos que se enfocan  solo en el factor mental.

Medicina biológica
En este tipo de tratamiento se plantea el factor ambiental; es decir, a qué ha estado expuesto el niño para disparar la alergia. “Uno de los aspectos que más generan alergias en la vida actual son las dietas antinaturales (…) Por eso, lo primero que hay que limpiar en el organismo son las mucosas de los niños y la medicina biológica plantea medicamentos de drenaje, para favorecer la desintoxicación de todo el organismo de las sustancias que ingerimos a través de las dietas artificiales”, señala el doctor Roa.
En resumen, el tratamiento se basa  inicialmente en drenar, limpiar y eliminar toxinas a través de medicamentos. No obstante, los padres deben trabajar simultáneamente en erradicar los malos hábitos de alimentación y cuidado para complementar el trabajo del especialista.
La medicina biológica se puede aplicar simultáneamente con otras terapias alternativas. En ocasiones, funciona por sí sola y, al igual que la homeopatía,  tiene una duración de 3 a 6 meses.
También se promueve el uso de probióticos, que son los que van a llegar a los intestinos para formar una especie de película protectora, para evitar que penetren los alérgenos ingeridos a través de la comida que son, de acuerdo con Roa, “los que hacen que se formen agujeros más grandes en la mucosa intestinal y, a través de ellos, pasen las sustancias toxicas con facilidad”.

Laserpuntura o acupuntura sin agujas
Primero se realiza un test donde el niño debe estar expuesto a elementos alergénicos y se mide cuál es su respuesta. “Una vez se ha determinado la sustancia que genera el problema, se buscan los meridianos energéticos y puntos de acupuntura   que pueden resolver esa sensibilidad”, señala el médico. Luego, basados en un diagnóstico, se utiliza la presión en los puntos de acupuntura, a través de un láser o con un aparato llamado estimulador piezoeléctrico, para disminuir la sensibilidad del paciente a esa sustancia. Según el experto, el tratamiento puede durar 3 meses, haciendo sesiones cada 8 o 15 días, las cuales duran aproximadamente media hora.

Esencias florales
Clara Inés Sandoval explica que “de las flores se extraen esencias que pueden nivelar la parte energética, específicamente en el aspecto emocional y mental del niño”. Es decir, con ellas se pueden manejar problemas, como miedos, angustias, celos, etc.
En el caso de las alergias, estas se usan dependendiendo del contexto emocional que tenga el menor. “Se debe aclarar que las esencias les van a ayudar, pero no les van a solucionar los conflictos que se resuelven con una terapeuta de familia”, asegura la pediatra.

Biorresonancia
Es una terapia que normaliza la resonancia que está alterada en el paciente y funciona con principios de biofísica. “A través de un sistema de circuitos, que modifica la energía del paciente, se trata la alergia. Y la información se le da a un sistema, por medio de un programa computarizado”, explica la pediatra bioenergética Clara Inés Sandoval.  Primero, se desintoxica el cuerpo y, en segunda instancia, se elimina la información en el organismo que genera la alergia. La sesión del tratamiento consiste en acostar al paciente en una camilla y ponerle electrodos en un área específica, los cuales está unidos a un aparato, llamado biorresonador.  “En las células hay determinada información que, al tener contacto con el agente productor de alergia,  desencadena todo un proceso  inflamatorio que se traduce en enfermedad . El biorresonador borra esa información en las células”, agrega la especialista.
Es ideal hacerlo en niños mayores de 6 años, pues los más pequeños tienen dificultad para quedarse quietos. No obstante, la madre puede hacer el tratamiento y poner al bebé en su regazo para que “los campos energéticos del pequeño sean compartidos con su mamá”, dice la doctora Sandoval.
El tiempo estimado de la efectividad es  normalmente de 10 sesiones, una cada semana.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet