Síguenos en:

Cuide la piel de sus hijos del sol

Cuide la piel de sus hijos del sol

Época de vacaciones. Muchos padres tendrán la oportunidad de salir a tomar el sol a alguna zona caliente. Y cuando hay un bebé, cuya piel es muy delicada, lo

Cuide la piel de sus hijos del sol
Por:
26 de Junio de 2007
Comparte este artículo

Época de vacaciones. Muchos padres tendrán la oportunidad de salir a tomar el sol a alguna zona caliente. Y cuando hay un bebé, cuya piel es muy delicada, los cuidados tienen que ser especiales.

En los primeros años los menores no están preparados para recibir tanto sol. Su piel aún no produce melanina (sustancia que protege la epidermis, el cabello y la retina). Por eso, los pequeños, más que cualquier otra persona, necesitan hidratación, humectación y protección contra los rayos del sol.

Cuando se trata de un bebé, la elección de las cremas y lociones debe hacerse con el aval del pediatra, pero estas son algunas recomendaciones básicas.

Es ideal vestir al pequeño con prendas cómodas para que no sude en exceso y se generen alergias o erupciones cutáneas. Las prendas de hilo y algodón son las más apropiadas.

Los menores de 2 años no se deben exponer directamente al sol en ningún horario. Solo después de esta edad su piel ya está en condiciones de recibir los rayos ultravioleta. Hay que tener en cuenta que el daño solar es acumulativo. Según la médica dermatóloga Marcela Echeverría, “si se recibe el sol en forma equivocada desde la infancia, es factible que la piel se envejezca más rápido. En definitiva, la ‘cuenta de cobro’ se pasa en el futuro”.

Ojo con los horarios

“Por lo general, los niños quieren estar en la piscina o en la playa mucho tiempo, pero es imprescindible disciplinarlos y educarlos para que no lo hagan en forma excesiva”, recomienda la dermatóloga Echeverría.

Para los pequeños también es válida la norma de no exponerse al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. En ese horario, los rayos son más perpendiculares y muy agresivos para la piel. El momento más adecuado es entre las 7 y las 9 de la mañana y por tiempos cortos.

Siempre cubiertos

Si van a asolearse, hay que protegerlos con camisetas (de colores claros), sombreros o cachuchas y gafas con filtros UV. Además, es preferible que estén bajo carpas o parasoles para que no reciban los rayos solares directamente.

Tenga en cuenta que el reflejo de la arena, el agua o el piso también pueden quemar.

Todo sobre el bloqueador

Adicionalmente, hay que aplicarles protector solar infantil sobre la cara, las manos y los pies. “Los bloqueadores se pueden usar desde los seis meses de edad, pero en general se deben utilizar a partir del año, porque antes es mejor que los bebés no reciban el sol y no se quemen. Es preferible que estén en la sombra”, dice la dermatóloga Clara Patricia Ordóñez.

Asegúrese de que los protectores solares que le aplique a los bebés sean especiales para ellos. Estos son de consistencia gruesa, con el objetivo de que formen una barrera más fuerte. Por eso, son más blancos y menos estéticos. Antes de elegir uno, fíjese que sea hipoalergénico (no produce alergias) y fotoestable (no se degradan las sustancias al exponerse a la luz). También es importante que tengan adherencia a la piel y resistan al agua y la arena.

Los bloqueadores se miden en FPS (Factor de Protección Solar). Cuanto mayor es el número, más grado de protección ofrecen. Lo recomendable es usar uno por encima de 30 y que filtre los rayos ultravioleta A (UVA) y los rayos ultravioleta B (UVB). Sin embargo, aunque “los protectores cuidan la piel contra las quemaduras producidas por el sol e impiden la penetración de los rayos ultravioleta, ninguno lo hace al 100 por ciento”, aclara Ordóñez.

Es necesario ponerle el protector al niño por lo menos 30 minutos antes de asolearse y reaplicarlo cada dos horas.

Después de la exposición al sol, es fundamental proteger la piel para evitar su exfoliación y deshidratación. La idea es utilizar una crema hidratante infantil, aunque también es adecuado consultar al pediatra o al dermatólogo para saber cuál es la más apropiada.

Qué hacer en caso de quemadura

Tenga en cuenta que el sol es causante de manchas y acentúa el envejecimiento normal de la piel. Además, exposiciones prolongadas en la infancia pueden originar cáncer en la edad adulta, entre otras enfermedades cutáneas.

Cuando el niño solo tiene la piel roja (quemadura tipo uno) hay que aplicarle una crema humectante. También se pueden poner compresas de agua fría. Si hay fiebre o vómito es posible que el menor esté insolado. Pida asesoría al pediatra.

Si aparecen ampollas (quemadura tipo dos) se debe acudir al médico. Generalmente se necesitan antibióticos.

En cualquier quemadura hay que retirar al niño del sol por completo hasta que haya sanado totalmente.

Cuidado con los mosquitos

Los insectos generalmente incomodan. Si las picaduras son de zancudos, mosquitos o jejenes, posiblemente no produzcan mayores inconvenientes, a excepción de la rasquiña y el ardor. Pero cuando son de abejas o avispas pueden generar complicaciones más severas, porque el veneno que inyectan es peligroso. Incluso hay menores alérgicos a este tipo de picaduras.

En los climas cálidos se aconseja emplear insecticidas, aunque no se deben usar cerca de los niños. Preferiblemente, úselos en pastillas. En cuanto a los repelentes, es mejor no aplicarlos porque son tóxicos.

Juan David Cárdenas P.Redactor ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet