Síguenos en:

Entre el 80 y 90 por ciento de los casos de fiebre infantil corresponde a infecciones virales y no requieren tratamiento

Entre el 80 y 90 por ciento de los casos de fiebre infantil corresponde a infecciones virales y no requieren tratamiento

Pero muchas madres combaten cualquier aumento de temperatura; ignoran que, lejos de ser un enemigo, es el arma natural del organismo contra gérmenes que amenaz

Entre el 80 y 90 por ciento de los casos de fiebre infantil corresponde a infecciones virales y no requieren tratamiento
Por:
28 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Pero muchas madres combaten cualquier aumento de temperatura; ignoran que, lejos de ser un enemigo, es el arma natural del organismo contra gérmenes que amenazan la salud del niño.

“Es un mecanismo de defensa generado por el sistema inmunológico. Disminuye  los agentes que ocasionan una infección, pues estos se destruyen a altas temperaturas”, explica la pediatra Ángela Camacho.

 

Diagnóstico acertado La temperatura normal del cuerpo es de 37 grados centígrados. Está sujeta a variaciones dadas por el exceso de ropa, el ejercicio, la comida o el estar cerca de una fuente externa de calor (calentador).

Incluso, una temperatura corporal que oscila entre 37,2 y 37,5 grados se considera normal. Ya si alcanza los 37,7 grados, se trata de fiebre. “Si hay una infección viral y el cuerpo está en 37,5 grados, se habla de febrícula (temperatura que sobrepasa el umbral de normalidad, pero que no es fiebre) y no debe tratarse con medicamentos pues se normaliza por sí sola”, explica Camacho. Cuando hay más de 38 grados se habla de fiebre. “Depende de la zona del cuerpo en la que se mida. La más aconsejable (por comodidad y confiabilidad) es la axilar con termómetro de mercurio”, agrega Camacho.

 

¿Cuándo acudir a urgencias?La fiebre no es el único indicador de enfermedad;  tampoco dice  qué tan mal está el niño. Un pequeño con un nivel de fiebre sobre 38 grados, que no presenta malestar, está menos enfermo que otro con poca fiebre, pero decaído. “La fiebre sola no tiene inconvenientes. Cuando se acompaña de vómito, decaimiento e inapetencia, indica que algo no está bien. Tampoco es señal de una enfermedad determinada, sino que anuncia que pasa algo en cualquier parte del cuerpo”, explica Camacho.

 

Tratamiento en el hogarLa fiebre no se cura, se controla. El empleo de medicamentos depende del pediatra, quien decidirá la dosis según los demás síntomas y el peso del niño, nunca según la edad, como indican los envases. Por eso, no hay que automedicarse. Tradicionalmente se acude a medios físicos para controlar las temperaturas elevadas. Es útil airear al pequeño con una revista, periódico, abanico o ventilador durante 10 minutos, dejándolo en pañal y camiseta.

Y el baño con agua tibia. “No fría, porque le da escalofrío y esto empeorará el malestar del bebé. Hay que dejarlo en el agua de 5 a 10 minutos, secarlo y dejarlo en ropa interior”, sugiere la pediatra Ángela Camacho.

 

Por Pilar Bolívar Carreño

Redactora ABc del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet