Síguenos en:

Identifique y maneje las enfermedades respiratorias de su hijo

Identifique y maneje las enfermedades respiratorias de su hijo

Tomada por Thinkstock

Identifique y maneje las enfermedades respiratorias de su hijo
Por: Astrid López
26 de Diciembre de 2013
Comparte este artículo

 Si de hablar de enfermedades riesgosas para un niño menor de un año se trata, las vencedoras son las de tipo respiratorio, pues comprometen rápidamente la vida de los pequeños si no se atienden a tiempo y de forma adecuada.

En la actualidad, aunque el sistema médico en Colombia ha hecho el trabajo para estar a la vanguardia frente a la aparición de nuevas cepas de virus y bacterias, y el Gobierno ha ampliado su sistema de vacunación para que todos los niños estén protegidos contra el contagio de este tipo de males, y de otros muchos, las enfermedades respiratorias siguen siendo la principal causa de mortalidad infantil en niños menores de un año en el país.

En un estudio realizado recientemente por el Observatorio Nacional del Instituto Nacional de Salud –INS–, las infecciones de vías respiratorias bajas tienen una tasa de mortalidad del 16,24 % en niños menores de 5 años, lo cual es muy preocupante.

Ante esto, el llamado es a que los padres y cuidadores de los pequeños tengan el máximo de atención frente a los síntomas y posibles focos de contagio. Pero para esto hay que reconocer varios signos de alerta y tomar precauciones que, aunque parecen sencillas, ayudan a prevenir complicaciones mayores.

Expuestos en todo lugar

Aunque existen alertas constantes que se activan con la llegada de la temporada invernal, ya que las lluvias traen consigo el aumento en la circulación de virus, el medio de transmisión más frecuente, y que está presente todo el año y en cualquier lugar, es el contacto con personas que tengan los virus o que el pequeño coja objetos, como juguetes y peluches, que podrían estar contaminados.

Esto es muy frecuente en los jardines, donde los niños interactúan, en los lugares públicos y en casa; mucho más si hay varios niños en edad escolar. Tampoco podemos dejar fuera al resto de la familia, los mayores que trabajan y pueden, en su día a día, encontrarse con decenas de personas.  Así las cosas, los virus, bacterias y hongos, que son transmisores de enfermedades, están por todas partes.

Igualmente, considera Carlos Castañeda Orjuela, director del Observatorio Nacional del Instituto Nacional de Salud, que “otro factor que aumenta el riesgo de infecciones respiratorias en el niño es que los padres y quienes convivan con él fumen. Esto conlleva un claro riesgo”.  

Enemigos nada ocultos

Sin embargo, no podemos mantenerlos en una burbuja de cristal para protegerlos contra los agentes a los que están expuestos, no solo ellos, sino quienes los cuidan y mantienen en contacto permanente o frecuente. Pero sí existen unas medidas caseras, muy fáciles de atender, que ayudan a que esos contagios, si se presentan, se desarrollen sin mayores complicaciones.

Es bueno saber contra qué estamos luchando. Como ya dijimos, son virus, hongos y bacterias que mutan de forma constante y que, lamentablemente, se fortalecen contra las vacunas que los combaten.

Los transmisores de las enfermedades respiratorias que aquejan a los pequeños, como son el resfriado común, la influenza, la bronquitis y bronquiolitis, y el crup (laringotraquitis) están entre los más comunes. Otras no tan frecuentes son la otitis y la amigdalitis bacterianas”, dice Catalina Vásquez Sagra, neumóloga pediatra de la Fundación Neumológica Colombiana.

Los especialistas coinciden en afirmar que la neumonía es la afección más delicada, con graves consecuencias, en especial, cuando afectan a niños menores de un año. ¿Cómo protegerlos?

Los expertos insisten en que la leche materna es el alimento que contiene todas las enzimas necesarias, no solo para nutrir a los pequeños sino para protegerlos frente a enfermedades de todo tipo, pues ayuda al desarrollo del sistema inmune. Básicamente, los inmuniza en gran medida y les brinda defensas en la lucha contra los virus.

Según investigaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS, reduce el riesgo de otitis media, una complicación frecuente en los cuadros de los resfríos; reduce significativamente la hospitalización cuando el pequeño tiene una neumonía, y hace que las gripes sean mucho más leves y cortas.

Vásquez Sagra, añade que la nutrición adecuada es otro factor protector, “sumado al lavado de manos siempre que se va a tener contacto con el bebé. Si alguien esta con gripe en casa debe usar tapabocas y evitar contagio con secreciones (toser o estornudar en un pañuelito desechable), evitar ir a lugares muy concurridos, como centros comerciales, teatros, cines, parques, para evitar llevar virus a casa. Por su parte, José Alejandro Mojica Madera, infectólogo pediatria y director médico de Canac, organismo internacional de salud, dice que prevenir este tipo de enfermedades es muy complicado, pero que en el caso de la influenza, “cuyas manifestaciones son malestar general, fiebre alta y tos, es prevenible con vacunación cada año. Recomendamos vacunación en el primer trimestre del año para prevenir el pico durante época de lluvias. Además, la neumonía y la otitis media, enfermedades frecuentes en los extremos de la vida, sobre todo en menores de 5 años, son prevenibles con vacunación”.

Las vacunas

En Colombia, sostiene el doctor Castañeda del Observatorio del INS, el esquema de inmunización existente, cuyo programa fue ampliado, incluye una serie de vacunas primordiales y la mayoría de estas tienen protección contra las infecciones respiratorias.

“De las más importantes tenemos la DPT, que está en la vacuna pentavalente y protege contra tres gérmenes que producen infecciones respiratorias: la difteria, la tos ferina y el hemofilias influenzae B. Esta vacuna debe aplicarse a los 2, 4 y 6 meses de nacidos.

“La otra vacuna que se aplica y que previene contra virus en los niños es la de la influenza, que se aplica a los 6 y 7 meses y, posteriormente, a lo largo de la vida a algunos otros grupos poblacionales, como los adultos mayores que, junto con los niños más pequeños, están priorizados para aplicarles esta vacuna”, puntualiza Castañeda.

Finalmente, la más recientemente vacuna incluida en el programa de inmunizaciones, que protege principalmente contra neumonías y otitis media es la del neumococo, que se aplica a los 2 y 4 meses con un refuerzo al año de edad. Recuerde que en el país todos los niños menores de un año tienen derecho a su esquema completo de vacunación.

¿Hasta dónde es un simple resfriado?

Para diferenciar una simple gripe de una complicación respiratoria mayor, hay que atender muy bien a los síntomas, pues todas pueden iniciar como una gripe normal, de hecho la mayoría se curan solas, pero si no se analiza bien la sintomatología, podría terminar en una neumonía, con la dificultad que esto implica para los niños.

El doctor Mojica indica que los síntomas de una fiebre leve son: “tos seca; secreción nasal de color claro; malestar leve; llanto normal; los labios no están morados, y existe un leve decaimiento, que no debe durar más de 2 a 3 días”. Por el contrario, “un bebé con una infección más severa como la bronquiolitis, por ejemplo, presenta los mismos síntomas anteriores, pero más intensos y, además, al niño se le sienten ruidos en el pecho, como ‘hervidera’ o silbido, que hacen pensar en una afección bronquial.

“Esta puede llegar a producir signos de dificultad respiratoria, ahogo, irritabilidad, respiración rápida y, a veces, lo limita para comer normalmente. Si a esto le sumamos que la fiebre no cede o que se torna recurrente por más de 48 horas, se puede estar ante la presencia, además, de una bronconeumonía bacteriana como sobreinfección”, explica la doctora Vásquez Sagra.

Finalmente, el doctor Castañeda indica que “cuando un bebé tiene entre 2 y 11 meses, el conteo son 50 respiraciones por minuto, si tiene un número mayor de respiraciones es un signo de alarma, que indica que hay que llevarlo al médico. Para que pueda tomar decisiones sabias para la salud de su bebé, mire cuáles son los síntomas; el tratamiento a seguir, que en la mayoría de los casos es acudir al pediatra que atiende a su hijo, y las consecuencias si no atiende estas recomendaciones.

Bronquiolitis

¿En qué consiste? Es una infección respiratoria aguda que afecta fundamentalmente a niños menores de 2 años. Durante los 6 primeros meses de vida, la enfermedad se torna más grave. Su máxima incidencia en temporada invernal. Con frecuencia aparecen brotes epidemiológicos.

Síntomas • Tos • Flujo nasal • Ruidos en el pecho, como ‘hervidera’ o silbidos • Signos de dificultad para respirar (movimientos del ala de la nariz) • Hundimiento de la piel entre las costillas • Respiración rápida • Fiebre

¿Qué hacer? Consulte al médico frente a cualquiera de los síntomas y siga sus indicaciones, en especial cuando se trata de niños menores de seis meses. Es posible que el profesional le indique el uso de inhaladores y realizar nebulizaciones, en tal caso él le indicará la frecuencia. Consecuencias: Si no se atiende a tiempo la enfermedad puede requerir hospitalización, debido a mayor dificultad respiratoria, para prevenir la disminución del oxígeno en la sangre (desaturación). Bronquitis

¿En qué consiste? Es una inflamación de los bronquios, y más concreto, de la parte más gruesa del tramo bronquial. Durante los primeros años de la vida, en la mayoría de los casos, es de causa infecciosa, fundamentalmente de tipo viral. Sin embargo, también puede originarse por una alergia, o aparecer como consecuencia de la inhalación de determinados productos químicos, de la contaminación atmosférica o del humo del tabaco. La bronquitis puede ser aguda o crónica.

Síntomas: • Tos que puede traer consigo mucosidades espesas de color blanco, amarillo o verdoso • Dolor de cabeza • Escalofríos • Fiebre, generalmente leve • Dificultad para respirar • Pecho que ronronea o silba Consecuencias: La más delicada consecuencia es que una bronquitis aguda se convierta en crónica y, al crecer, puede generar una enfermedad muy delicada que se llama asma.

Neumonía o bronconeumonía

¿En qué consiste? Es la inflamación del tejido pulmonar, y puede ser causada por infecciones virales o por gérmenes bacterianos, como el neumococo.

Síntomas: • Fiebre persistente, más de 48 horas o recurrente • Inapetencia • Tos seca • Puede haber o no signos de dificultad respiratoria ¿Qué hacer? Debe consultar al médico como primera medida y es posible que requiera antibióticos. Si no hay bronquiolitis asociada no se requieren inhaladores.

Consecuencias: si no se atiende a tiempo, la infección puede diseminarse, y es posible o no que se presente baja saturación en la sangre.

Resfriado común

¿En qué consiste? Es una infección de las vías aéreas superiores, a la que también se le conoce como catarro o gripe. Es una enfermedad de origen viral e infecciosa, altamente contagiosa, que puede durar hasta siete y diez días, y así, intermitente, hasta por tres semanas, pero no suele ser incapacitante.

Síntomas: • Compromiso leve del estado general • Obstrucción nasal • Estornudos • Tos seca y escasa • Fiebre baja o ausente (hasta 38,5 °C) • Trastornos intermitentes y pasajeros de la alimentación y del sueño

¿Qué hacer? Asee con suero fisiológico la nariz del bebé. Evite el exceso de abrigo, y fraccione su alimentación, pero aumente la ingesta de líquidos y, muy importante, tome la temperatura varias veces al día. Consecuencias: no existe mayor complicación, mientras se maneje adecuadamente.

 

Otitis aguda

¿En qué consiste? Es una inflamación del oído medio que puede volverse crónica y dejar secuelas a largo plazo si la supuración se da por un tiempo extendido. La otitis es generalmente de origen viral, pero en un porcentaje importante es producida por bacterias.

 Síntomas

• Irritabilidad y llanto

• Hipersensibilidad al tocar el área del pabellón auricular (orejas)

• Secreción desde purulenta hasta serosa y sanguinolenta

• Fiebre

 ¿Qué hacer? Primero, consulte al médico y siga sus indicaciones. Por su parte, límpie periódicamente la nariz del bebé si hay secreción, y utilice suero fisiológico nasal.

Consecuencias:en el peor de los casos, se puede llegar a perforar la membrana del tímpano.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet