Síguenos en:

La omisión, confianza, descuido e imprudencia ocasionan accidentes

La omisión, confianza, descuido e imprudencia ocasionan accidentes

Estar en casa no es sinónimo de seguridad absoluta, pues un sofá o un piso resbaloso pueden convertirse en trampas. Los niños no miden los riesgos. En su ex

La omisión, confianza, descuido e imprudencia ocasionan accidentes
Por:
15 de Agosto de 2008
Comparte este artículo

Estar en casa no es sinónimo de seguridad absoluta, pues un sofá o un piso resbaloso pueden convertirse en trampas.

Los niños no miden los riesgos. En su exploración del mundo circundante, no existen límites, solo el deseo de conocer lo que despierta su curiosidad. Tienen un nivel de autoeficacia que rebosa su capacidad de respuesta, es decir, creen que todo lo pueden hacer. Aunque sepan nadar, flotar, respirar o caminar, no son autónomos.

Ellos no miden el golpe que van a sufrir al lanzarse de la cama o las escaleras y les cuesta trabajo conceptualizar cosas como el dolor, el daño y la muerte, de allí que hagan las cosas sin intención.

Los adultos, por su parte, piensan erróneamente que las tragedias nunca los van a tocar. Se apoyan en su confianza y en muy pocas ocasiones ven más allá de las situaciones. El hecho de que sus pequeños estén solos en su cuarto o merodeando por la casa, sin la debida supervisión, ya es un riesgo. En un descuido pueden caerse, machucarse, ahorcarse, cortarse o ahogarse.

A lo anterior se suma el concepto de ‘riesgo moral’: en la medida en que una persona se siente protegida y con el control en sus manos, asume más riesgos, lo cual es un gran error. Se trata de una especie de ‘trampa sicológica’.

Esto lleva a que los padres, en ocasiones, les transmitan falsa seguridad a sus hijos y no establezcan límites. No es una forma de controlar el comportamiento de los menores en su cotidianidad, pues de manera permanente están expuestos a peligros. El control de los padres comienza a partir del reconocimiento del riesgo.

 

El concepto del ‘no’Alrededor de los 3 y 4 años, un infante entiende el concepto de la palabra no. Sin embargo, esta negación en ningún momento debe ser impositiva. Si en casa hay un pequeño de 3 años, lo primero que deben hacer los padres es implementar medidas de seguridad para evitar accidentes, nunca dejarlos solos y cuando esté haciendo algo que le represente peligro, explicarle qué puede pasarle y repetírselo con frecuencia. Un ejemplo claro: enseñarle a un niño de 4 años que debe llevar casco y coderas cuanto monte en bicicleta, para que así cumpla las reglas de tránsito. Además, él será consciente del  autocuidado. 

Aunque un niño de 7 años comprende mejor los riesgos a los que se expone en su cotidianidad, sigue siendo osado y desafía el medio que lo rodea porque cree tener el control absoluto de sus actos.

Los expertos aseguran que los infantes suelen ser más arriesgados en sus hazañas cuando están rodeados de niños de su edad, pues quieren demostrar sus habilidades para ser aceptados.

Es clave que los niños se relacionen con cierto nivel de respeto hacia los demás, hacia ellos y hacia el medio. Deben aprender a ser conscientes de su vulnerabilidad y los adultos son responsables de enseñárselos.

La mejor manera de hacerlo es a través del buen ejemplo, pues los infantes imitan lo que sus cuidadores hacen. Aquí, vale la pena no ser imprudentes y respetar las normas, para inculcarlas en los hijos.

 

Cómo hablar de seguridad

Existen cuatro maneras de hacerlo:- Elemento arquitectónico. Manejo adecuado de espacios y ubicación de muebles y elementos de forma segura. Se le enseña, por ejemplo, que la cama no debe estar cerca de las ventanas.- Elementos ergonómicos. Colocar, por ejemplo, tapas de seguridad en los tomacorrientes, rejas para las escaleras, esquineros en mesas de centro y cerrojos en ventanas, puertas y gavetas.- Preparación. Los padres deben ser cuidadosos y conscientes de los riesgos en cada acción de los niños. Deben saber qué hacer y cómo prevenir accidentes.- Aspecto legal. Los padres están en la obligación de conocer las normas de seguridad en los espacios públicos para enseñárselos a sus hijos.

 

Cuidarlos La casa, aun siendo un lugar conocido, está provisto de riesgos y amenazas para los pequeños. Así que, mucho cuidado.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet