Síguenos en:

Prevenga enfermedades cardiovasculares; el 90 por ciento son curables

Prevenga enfermedades cardiovasculares; el 90 por ciento son curables

Los futuros padres pueden ser los constructores de una excelente salud del corazón de sus hijos.  

Prevenga enfermedades cardiovasculares; el 90 por ciento son curables
Por:
10 de Septiembre de 2008
Comparte este artículo

Los futuros padres pueden ser los constructores de una excelente salud del corazón de sus hijos.

 

Según el pediatra cardiólogo de la Fundación CardioInfantil Miguel Ronderos, “la mayoría de los problemas cardiacos de los niños son congénitos y tienen que ver con malformaciones en la estructura y anatomía del corazón, y no es como en los adultos, donde las patologías son adquiridas por el desgaste y agotamiento de los tejidos”. 

 

Lo anterior se puede demostrar ya que, como dice el especialista, se presentan con mucha frecuencia arritmias cardiacas en los fetos de mamás sometidas a altos niveles de estrés, jornadas fuertes de trabajo y muy mal alimentadas. Así, el pediatra cardiólogo parte del principio de que la clave es tener un embarazo deseado, sin vicios como el cigarrillo, el alcohol y las drogas sicoactivas, y alejado de malos hábitos alimenticios que incluyan enlatados, preservantes, anilinas y cafeína.

Además, hay varios aspectos para tener en cuenta en la prevención y tratamiento de una enfermedad cardiovascular en los niños.

El primero está relacionado con el recién nacido y consiste en llevarlo oportunamente a los controles médicos y tener al día la vacunación adecuada. El segundo pertenece a los padres y a la sociedad, quienes deben ser responsables del buen ejemplo que dan a los pequeños, al consumir una alimentación saludable, hacer ejercicio y formar hábitos sanos, dignos de imitación por parte de los infantes. Ronderos afirma que si un padre es fumador, muy seguramente sus pequeños van a fumar; si es sedentario, tendrá un niño con sobrepeso, sentado todo el día viendo televisión y jugando en un computador, y si no chequea y controla sus niveles de triglicéridos, colesterol y presión arterial, aumenta las posibilidades de que su descendencia sufra estas anomalías, pues cada enfermedad padecida por los progenitores es un riesgo que tienen los hijos de presentarla.

De igual forma, se debe evitar por completo tener en casa tóxicos como disolventes de pintura, carbonato de litio y sustancias utilizadas en laboratorios químicos y farmacéuticos, porque estos pueden producir malformaciones del corazón, incluso desde el útero.

 

¿De qué se enferma el corazón?Para muchas personas, las enfermedades cardiovasculares pueden ser producto de una anomalía generacional, pero Ronderos aclara que a pesar de que existe un patrón hereditario, se habla de cardiopatías congénitas porque lo que se conoce actualmente en genética no es suficiente para determinar si hay algo transmitido.

Obviamente, existen familias con antecedentes que exponen un mayor riesgo de presentar molestias cardiacas, pero hay grupos poblacionales con más probabilidades de generar problemas congénitos, como las mujeres muy jóvenes o muy mayores que conciben un hijo. Asimismo, madres drogadictas o viciosas, de las cuales sus hijos tienen la posibilidad de presentar retardo del crecimiento intrauterino, generan más peligros para malformaciones en el corazón.

El resultado de toda esta falta de cuidados es una serie de enfermedades cardiovasculares que se pueden presentar desde el útero. Para el pediatra cardiólogo: “la más temible se puede dar desde los seis meses de vida y se llama síndrome de Kawasaki, el cual se manifiesta como un sarampión fuerte que, si pasa desapercibido, suele lesionar las arterias coronarias del corazón y producir dilataciones y obstrucciones. Esta es la primera enfermedad cardiaca adquirida en Colombia. La segunda es la fiebre reumática, causada por frecuentes problemas de garganta, como faringoamigdalitis, que se produce por un germen que manda una serie de toxinas productoras de inflamación articular y lesiona irreversiblemente el órgano vital, dañando sus válvulas. Esto se presenta desde los tres años en adelante, pero se hace visible desde los 6, 10, 12 años, o en adolescentes. Y cuando ya se acerca la vida adulta se dan los problemas de colesterol y triglicéridos. Por eso, a los pequeños desde los 10 o 12 años se les debe empezar a chequear estas anomalías, y más aun, si los padres han tenido aumento en los niveles de estos dos males, han sufrido un infarto o una falencia coronaria a corta edad”.

Asimismo, los progenitores deben estar pendientes si su hijo se pone morado cuando llora o toma tetero, suda mucho y se fatiga rápidamente con la alimentación, no gana peso en forma adecuada, presenta uñas moradas aún cuando el clima es cálido, sufre dos o tres bronconeumonías en su primer año de vida y no gatea ni camina rápido, porque puede ser un indicio para revisar problemas del corazón.

Cifras latentesSegún Ronderos, en un 90 por ciento las enfermedades cardiovasculares son curables, un 7 por ciento se pueden ir aliviando en el tiempo, pero no son completamente remediables, y hay un 3 por ciento de los casos en los que no se puede hacer nada. Estas cifras deben alarmar a los padres para garantizarles una vida perdurable a sus hijos. Se piensa que uno hace parte de esa mayoría a la cual no le pasa nada o la anomalía tiene cura; sin embargo, el azar no es la metodología de elección.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet