Síguenos en:

Consejos para escoger el color adecuado para el cuarto de su hijo

Consejos para escoger el color adecuado para el cuarto de su hijo

¿Pasteles o fuertes? Expertos en el tema dan algunas recomendaciones.

Consejos para escoger el color adecuado para el cuarto de su hijo
Por: Karen Johana Sánchez
02 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

“El color no es algo que vemos, sino que absorbemos. Tiene un efecto en todo lo que existe a nuestro alrededor; no es algo puramente estético o de gusto. Realmente está comprobado que tiene influencias físicas, mentales y emocionales en el ser humano”, explica la magíster en educación Gladys Galvis López, terapeuta ocupacional, especialista en medicina tradicional china, y terapeuta floral.

Por eso, es un aspecto fundamental que se debe evaluar a la hora de adecuar o decorar la habitación del bebé o del niño. Según la experta, lo primero que se debe saber es que todos los pequeños son diferentes y cada etapa es distinta.

Por ejemplo, para el recién nacido se aconsejan los colores suaves, claros, porque “cuando el niño viene al mundo, lo que requiere es un ambiente de equilibrio, armonía y tranquilidad, esto no quiere decir que no se le imprima algo de vida. No debe ser blanco solamente, sino se puede combinar con tonos pastel. Obviamente, el color no solo debe estar en la pared, sino también hacer un contraste con imágenes, cuadros, dibujos, muñecos, juguetes, etc.”.

Estos tonos crema se pueden usar hasta los 2 años. Porque después, dice la terapeuta, el pequeño quiere otras cosas diferentes; no puede estar tan tranquilo porque quiere entender, caminar, y esas actividades necesitan motivaciones.

Para Andrés Andrade Ramírez, director creativo de Babaloo, empresa de diseño de espacios interiores para bebés y niños, más que pensar en gustos, los colores deben usarse según el tipo de personalidad del niño.

Si este es inquieto, el amarillo claro transmite tranquilidad, genera paz. También se aconseja el azul, dice Galvis: “Si el niño es irritable, se puede usar un color azul. No solo le va ayudar a mejorar su estado de ansiedad, sino su sistema inmunológico. Incluso, los niños ansiosos usualmente padecen alergias, entonces el azul les va a ayudar a manejar esas alergias; de una manera leve, pero los va a ayudar”.

Si, por el contrario, son niños pasivos, hay que usar colores cálidos, como el rojo y el verde. Este último “es un color neutro que ayuda a relajar en el momento de dormir y, mezclándolo con colores más vivos, como el naranja, el amarillo o el fucsia, le da mucha vida y alegría a la habitación”, agrega Sol Patricia Pulido, diseñadora de KiKi Diseño y Decoración.

Definitivamente, no se recomienda usar colores como el gris porque no permite una expresión emocional fuerte, pero tampoco brinda tranquilidad o motivación. El negro tampoco, porque es ausencia de luz y se pierde cualquier estímulo.

Espacio, un factor determinante

La dimensión del lugar que se va a decorar es determinante para seleccionar el color. Los colores fríos no se pueden usar en espacios oscuros; como dice Andrade, se debe tratar de buscar un equilibrio entre luz y color.

Según Gladys Galvis, “si se tiene un espacio pequeño, saturado por colores fuertes, el niño se va a sentir presionado y ansioso. Si, por el contrario, el lugar es grande, los tonos pastel lo van a hacer ver mucho más frío”.

Lena Franco, directora creativa de Guacamaya Espacios Infantiles, considera que, en  general, “es recomendable usar siempre tonos blancos o crudos para que no se vea muy pesada la decoración. Y se puede tomar un color predominante de contraste, para darle soporte, pero en tonos muy claros; así se da una sensación de tranquilidad. Según el tamaño de la habitación, se recomienda una o dos paredes de este color predominante”.

Los colores hablan

Gladys Galvis López, terapeuta ocupacional y experta en cromoterapia, sostiene que cada color trae sus beneficios. Según ella, son:

• El rojo mejora la circulación y la parte sanguínea, y los procesos de tipo inflamatorio; también para las afecciones pulmonares y cutáneas.

• El verde es el color del equilibrio. Ayuda a mejorar el estado de salud de las personas.

• El amarillo mejora el estado de ánimo y la parte digestiva. Pero, también acelera el metabolismo, entonces hay que equilibrarlo.

• El rosa es el color del amor, del afecto, de la emotividad, y tanto niños como niñas necesitan de él.

• El blanco es la síntesis de todos los colores. Elimina los bloqueos, la depresión, ayuda a mejorar el pulmón. Trabaja en contra del sufrimiento, mejora la adaptación y optimiza la creatividad.

• El naranja protege el sistema inmune, fortalece los pulmones, el páncreas y el vaso. Vivifica las emociones, crea bienestar y alivia los espasmos.

• Púrpura, violeta y morado. Significan serenidad, tranquilidad, equilibrio, curación, evolución espiritual y de conciencia. Elimina los pensamientos negativos y es signo de protección. Físicamente, ayuda a eliminar tensiones, dolores de cabeza, cansancio, etc.

¿Y los muebles?

“Los tonos de maderas claras dan una ventaja en los espacios, ya que hacen que las habitaciones se vean más espaciosas y livianas. Además, generan menos desgaste de los muebles, ya que las peladuras serán poco evidentes”, asegura Camilo Gómez, diseñador de Eki Design, espacios infantiles.

Los muebles blancos también son una opción muy fuerte en el mercado actual; lo importante es permearlos de detalles de colores para que tengan algo de vida, agrega.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
yny1
Hace 3 años
ya escogí mi color
1
jazamoras
Hace 3 años
Que bonito
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet