Síguenos en:

Juegos con bebés según la edad

Juegos con bebés según la edad

Puede hacer actividades muy sencillas y gratis en casa. Foto: Fotolia

Juegos con bebés según la edad
Por: Tatiana Quinchanegua
21 de Junio de 2013
Comparte este artículo

Los juegos en casa se convierten en una opción atractiva para los niños porque les permite derrochar creatividad, adquirir mayores destrezas y fortalezas físicas y emocionales.

Según Irma Salazar, subdirectora de la Corporación Día de la Niñez, a través del juego los niños tienen la posibilidad de “crear, explorar, superar sus temores a través de la adopción de los roles adultos e interactuar con el ambiente que los rodea. Ganan confianza en sí mismos y aprenden a desenvolverse en otros escenarios. Además, a interactuar con sus pares, compartir, negociar, resolver conflictos, tomar decisiones, respetar su propio ritmo, descubrir sus áreas de interés, entre otros aspectos”.

César Sierra, neuropsiquiatra y docente del Politécnico Grancolombiano, afirma que en niños desde los 0 a los 3 años, los padres podrán fortalecer el vínculo con su hijo a través del tarareo, el canto y los juegos de palabras. Los pequeños se dejarán atrapar con luces y sonidos llamativos, también con objetos y lugares que les permitan experimentar distintas texturas, que favorecerán el reconocimiento de su esquema corporal.

Aquí, algunas opciones de juego que puede barajar. Lo mejor: son gratuitos y lo único que debe invertir es tiempo y creatividad.

De 0 a 6 meses

Lanzar la pelota o bomba

¿Cómo jugar? El niño se ubica en un extremo y su padre en el otro. La idea es atrapar la pelota, primero con las piernas y luego con los brazos. Con el tiempo, el niño estará en capacidad de atraparla sin dejarla caer.

¿Para qué sirve? Favorece la coordinación oculo-pédica (ojo-pie), la ubicación temporo-espacial (es la conciencia que se tiene del propio cuerpo con respecto al entorno), la motricidad gruesa (capacidad para generar movimientos por sí mismo) y los reflejos. Además, contribuye a establecer una relación de confianza con los niños, pues ellos ven a sus padres como un par.

Gestos

¿Cómo jugar? Papá o mamá se ponen frente al bebé y le hacen gestos para hacerlo sonreír. Después del primer año, se puede motivar al niño a hacer sonidos de diferentes animales.

¿Para qué sirve? Para los niños es una demostración de afecto que mejora su estado de ánimo, reduce la tensión y las preocupaciones propias de su edad. Favorece la socialización.

De 6 meses a 2 años

Escondidas

¿Cómo jugar? El niño corre y se esconde en diferentes lugares de la casa, mientras el adulto lo ubica. El ingrediente sorpresa pueden ser los sonidos de animales que emita el padre mientras lo busca.

¿Para qué sirve? Estimula la memoria y fortalece el vínculo entre padres e hijos. Favorece el buen funcionamiento del sistema circulatorio y respiratorio. Practicarlo de manera moderada ayuda a prevenir el asma.

Bloques

¿Cómo jugar? Coger bloques, almohadas pequeñas o cubos de plástico, extenderlos en el piso e invitar al niño a construir lo que él quiera. Cuando se pueda comunicar, él debe explicar su creación.

¿Para qué sirve? Favorece la creatividad. La explicación le permite al niño entender que hace parte de un todo, resolver problemas y sacar conclusiones. de lo que hace a diario.

Esconder objetos

¿Cómo jugar? El padre debe seleccionar objetos de diferentes texturas, como lápices, frutas, recipientes, entre otros, y esconderlos debajo de una sábana. Invitar al niño a adivinar y descubrir cuál es el objeto.

¿Para qué sirve? Favorece el desarrollo cognitivo (se centra en los procesos de pensamiento), permanencia y retención del objeto y resolución de conflictos.

Carreras

¿Cómo jugar? Mientras están pequeños se pueden hacer carreras de gateadores, luego de pequeños caminadores. Con el tiempo, se puede concursar con diferentes movimientos del pie, por ejemplo de la punta, los pies hacia adentro o hacia afuera.

¿Para qué sirve?  Favorece la compresión del esquema corporal, desarrollo psicomotor, equilibrio, lateralidad y direccionalidad. Se puede jugar con adultos o con otros niños.

Sombras

¿Cómo jugar? Ubicar las manos de tal manera que al reflejarse en la sombra den la apariencia de animales y objetos. Se pide a los niños que adivinen la forma y cuenten una historia.

¿Para qué sirve? Estimula el lenguaje, la comunicación, los movimientos manuales y corporales, reconocimiento de las partes del cuerpo y la creatividad.

De 2 a 3 años

‘Show’

¿Cómo jugar? Pedir al niño que cante canciones de no más de dos estrofas y, al tiempo, hacer una presentación. Por ejemplo, si se dice: “Mi carita redondita”, se deben realizar los movimientos de un círculo que bordea la cara.

¿Para qué sirve? Desarrollar la memoria y la curiosidad, brinda la oportunidad de tomar riesgos y descubrir talentos. Llenará el cuerpo de alegría y, por ende, de energía.

Pintucaritas y pintumanos

¿Cómo jugar? Mamá o papá pintan en el rostro de su hijo una figura llamativa, con maquillaje especial para niños. Para las manos, se puede emplear vinilo, dejar que pinte las palmas sobre un pliego de papel que sea de su agrado. Evite que el niño se la coma.

¿Para qué sirve? Propicia el acercamiento entre padres e hijos, la expresión de sentimientos y emociones.

Murales

¿Cómo jugar? Pegar un pliego de cartulina en la pared. Entréguele un marcador al niño, permítale escribir o dibujar lo que él quiera.

¿Para qué sirve? Expresar sentimientos y sensaciones. Ayuda a la descarga de sentimientos, positivos o negativos. Facilita la creación de ideas.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet