Síguenos en:

Guerra contra los dulces

Guerra contra los dulces

Para evitar que la boca de su hijo se convierta en la pesadilla de los dentistas y que el estómago de su pequeño sea una cueva del horror, aprenda lo necesari

Guerra contra los dulces
Por:
24 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

Para evitar que la boca de su hijo se convierta en la pesadilla de los dentistas y que el estómago de su pequeño sea una cueva del horror, aprenda lo necesario sobre los dulces que tanto les gustan a los niños en Halloween.

Los azúcares presentes en los chocolates, las gomas y las chupetas hacen parte de los carbohidratos simples, los cuales solo están compuestos por una molécula de glucosa y son alimentos de absorción rápida. Estos azúcares, de acuerdo con la nutricionista Sandra Morales, no son indispensables en la dieta y pueden subir los triglicéridos y el colesterol.

Pero sí son una fuente de energía y hacen agradables al paladar los alimentos, agrega la también nutricionista Alicia Cleves. Cuando su consumo es excesivo se presenta un aumento de calorías que requiere ejercicio para eliminar la grasa no necesaria en el organismo.

En la noche no es adecuado que los niños consuman chocolates porque pueden producir hiperactividad y causar dificultades para dormir. El maní, por su parte, alimenta pero puede complicar la digestión por ser una leguminosa, y si se combina con leche y azúcar causa dolor de estómago o inflamación del colon, aclara Morales.

También el consumo extra de calorías causa obesidad porque no tienen mucho aporte nutritivo desde el punto de vista de proteínas, minerales y vitaminas importantes cuando los niños están en crecimiento.

Por supuesto, las gaseosas y los refrescos están incluidos en este grupo de azúcares y tampoco aportan los niveles alimenticios necesarios. Sin mencionar los caramelos que causan trastornos gastrointestinales, aumento de colesterol y caries dentales al incrementar la flora bacteriana de la boca.

La alta carga de azúcares puede causar somnolencia, hiperactividad o falta de concentración, pero no es adecuado eliminarlos de la dieta del niño, lo que se debe hacer es controlar su consumo y fomentar la correcta alimentación.

Hay azúcares que pueden ser nutritivos, como los helados, el arequipe y las malteadas ya que contienen leche, la cual aporta la proteína, el calcio y el complejo B que necesita el pequeño.

El exceso produce gases a nivel intestinal, indigestión, bajas de glicemia y problemas en el páncreas, explica Cleves.

Una opción recomendada en Halloween es evitar consumir todos los dulces ese mismo día y repartirlos diariamente durante varias semanas, aprovechando que son de larga duración.

Si el niño presenta exceso de peso, la cantidad de calorías debe ser más pequeña, por supuesto, los que tienen una herencia diabética deben evitar los dulces y compensarlos con frutas. El 31 de octubre es ideal que los padres hagan jugos bajos de azúcar para que se compensen las calorías.

Margarita Barrerro FandiñoRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet