Síguenos en:

Sexo en el posparto

Sexo en el posparto

El deseo regresa: paciencia

Sexo en el posparto
Por: Flavia Dos Santos*
13 de Junio de 2011
Comparte este artículo

El embarazo es un momento muy especial, capaz de generar también muchas angustias y desequilibrios, tanto en el hombre como en la mujer. Toda la expectativa, la espera y la adaptación en el nuevo papel de mamá o papá, por más natural y normal que sea, con los días se torna complejo. Es por ello que la sexualidad probablemente se vea involucrada.
Cuando la mujer tiene su bebé, se le recomienda la famosa ‘dieta’ que comprende un periodo de 40 días que sirven para que el tejido vaginal cicatrice, tanto la episiotomía (incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino) o el corte de la cesárea. Pasado este tiempo, los especialistas le anuncian a la mujer que ya podría volver a tener relaciones sexuales. Sin embargo, “poder no es querer”.


La libido es aquel ingrediente poderoso y fundamental para el placer, es decir, el deseo. En este tiempo, las hormonas están desajustadas, las noches más ‘dormidas’ y el estrés emocional desbordado por todo lo que ahora es una realidad: un hijo totalmente dependiente. Una pareja que no haya ‘limpiado’ los filtros de la comunicación durante el embarazo será más vulnerable a dificultades de acercamiento después del nacimiento del bebé.


¡Buena noticia! Todo pasa y la libido regresa. Para algunas mujeres más rápido que para otras. El hombre que ve a su mujer entregada al bebé, la aprecia, la valora, le hace comentarios positivos y la elogia aunque esté vestida con la pijama de amamantar durante varios días. Así abrirá el camino para que ella, sintiéndose deseada, busque estar junto a él. Una vez se aproximan, se tocan, se acarician y entienden que la sexualidad no es solo penetración, sino un paquete de varios comportamientos íntimos placenteros: caricias, besos y el juego erótico despiertan el deseo como un círculo vicioso, que genera más ganas de repetir el momento y sin darse cuenta, estimular la libido. Para que esa ayuda sea más eficaz, algunas recomendaciones:


1. Paciencia: cada mujer y cada historia son distintas, no hay que comparar ni cobrar el tiempo.
2. Consentir: puede ser en un momento de descanso, al tomar un baño relajante, con masajes, ida a la peluquería... lo que sea. La idea es poder regalarse 30 minutos de alguna forma de placer y cuidado personal. Es milagroso.
3. Variaciones sexuales: después del parto, el miedo al dolor en la penetración o resequedad hace que muchas mujeres eviten tener relaciones sexuales. El sexo oral y la masturbación son placenteros y provocan mayor deseo. Hasta que ella no se sienta segura, lo más recomendable es incorporar otras prácticas satisfactorias diferentes a la penetración.
4. Comunicación: poder hablar, expresar los miedos, las expectativas y el deseo es fundamental para que los dos se aproximen y fortalezcan la complicidad. Es importante hablar y escucharse el uno al otro, siempre.


Experta en sexología 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet