Síguenos en:

Consejos para el uso de fajas

Consejos para el uso de fajas

El dolor de espalda o las molestias pueden aliviarse con una faja materna.

Consejos para el uso de fajas
Por: Mónica Toro
25 de Abril de 2013
Comparte este artículo

Uno de los dolores que más aqueja a las mujeres durante la gestación es el de espalda, debido al esfuerzo que tiene que hacer esta para cargar el peso del bebé.

Para esto, la mayoría de ginecobstetras en Colombia están sugiriendo el uso de fajas maternas que no moldean la figura, sino que ayudan a la mujer a soportar el peso del vientre.

Saulo Molina, perinatólogo, jefe médico de la Unidad de Medicina Materno Fetal y Fetoscopia de la Clínica de la Mujer, explica que hacia la semana 25 del embarazo el bebé comienza a aumentar progresivamente de peso, lo cual puede producir en la mujer algunos dolores lumbares (espalda) y pélvicos (pelvis).

Por lo tanto, si se trata de usar fajas, se recomienda que sea a partir de este momento, que es cuando el peso del bebé comienza a hacer presión sobre la pelvis y, por ende, la columna trabaja más de la cuenta.

Jorge García Pertuz, ginecobstetra, afirma que las fajas dan estabilidad a la columna y ayudan a mejorar la posición de la espalda. Pero el uso de estas no elimina totalmente las molestias de la gestante, sino que las alivia.

Y aunque no hay estudios científicos que demuestren verdaderamente el papel objetivo de la faja, para el experto Saulo Molina basta con los estudios de observación, los cuales han mostrado mejora en los dolores musculares lumbares de las gestantes.

“Hace unos años se sugirió que estas fajas con soporte inferior podrían mejorar la presión sobre la placenta y, por ende, la circulación de la misma. Se recomendó, incluso, en madres cuyos bebés cursaran con disminución del crecimiento intrauterino”, señala Molina.

Yenny Méndez, gestante de 26 años, cursa su semana 25 de gestación y desde ya su ginecobstetra le sugirió el uso de la faja materna, ya que presentaba bastantes episodios de dolores lumbares.

“La faja que utilizo me ha quitado el malestar lumbar y, además, me ha ayudado a tener una mejor postura para sentarme y caminar, ya que esta me exige tener mi espalda recta y libre de peso”, cuenta Yenny.

¿Qué tipo de faja?

Eduardo Naranjo, ginecobstetra de la Clínica de la Mujer, afirma que la faja indicada para las gestantes es especialmente diseñada para el embarazo, no es para disminuir medidas ni mucho menos para presionar el abdomen.

Por lo tanto, asegura Naranjo, este tipo de fajas nunca debe ser usado sin recomendación del obstetra de cabecera y conseguirse en lugares sugeridos por los mismos médicos.

“El tipo de faja ideal ofrece un soporte superior e inferior o, algunas, solo soporte inferior, nunca ejercen presión sobre el área abdominal directamente, por lo que no afectan el crecimiento y desarrollo del bebé”, aclara Molina.

Es importante el control del obstetra, para ver la reacción de la madre al uso de estas fajas, ya que algunas mujeres hacen reacción alérgica a los materiales de estas.

Tenga en cuenta

• La faja materna busca aliviar las molestias. No es una faja estética, ni postural ni mucho menos para ocultar el volumen abdominal.

• La faja debe ser firme, pero nunca causar dificultad ni para los movimientos ni para la respiración.

• La gestante siempre debe estar atenta a cualquier síntoma de emergencia, tal como sangrado, molestia abdominal o pélvica.

• La faja nunca debe causar presión ni dolor, ni mucho menos mareos. Recurra al especialista. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet