Síguenos en:

¿Es posible operar a una mujer en estado de embarazo?

¿Es posible operar a una mujer en estado de embarazo?

Se puede y es fundamental el trabajo en equipo con el ginecobstetra.

Cirugias en el embarazo
Por: Karen Johana Sánchez
11 de Abril de 2013
Comparte este artículo

Durante el embarazo, el número de cirugías que se realizan oscila entre el 1,5 y 2 por ciento, según un artículo de la Revista Colombiana de Anestesiología.

Estas se practican según el diagnóstico de la enfermedad y de la etapa gestacional de la madre. Hay algunas que deben hacerse de inmediato, unas más pueden esperar un tiempo prudente de gestación y otras posponerse, incluso para después del parto y la dieta.

Las más comunes son la extracción del apéndice y la vesícula biliar. La apendicectomía, por ejemplo, debe practicarse de inmediato. La inflamación de la vesícula, en cambio, se puede manejar al inicio con antibióticos y dieta, luego esperar a que la inflamación ceda para operar en el segundo trimestre.

Como esta, otras cirugías electivas se pueden postergar, ya sea durante o después del embarazo, y no implican ninguna urgencia para el estado de salud de la madre.

Hay unas que, definitivamente, se pueden hacer después del parto como, por ejemplo, una cirugía de meniscos o quistes ováricos no cancerosos. Cualquiera sea el procedimiento programado, debe hacerse seis semanas después del parto.

Igualmente, hay casos más complejos que necesitan una evaluación y decisión médica integral. Por lo general, son aquellos que están asociados a enfermedades graves o a traumas, como cardiovasculares, neurocirugías, asociados a accidentes, o tumores.

Al respecto, la ginecobstetra Catalina María Valencia, especialista en medicina maternofetal de la Clínica Reina Sofía, dice que “la edad de las mamás en gestación facilita que no se presenten enfermedades graves en el embarazo, pero cuando se dan hay que evaluar riesgo-beneficio y determinar cuál es el mejor momento para proceder. Incluso, en ocasiones se debe interrumpir el embarazo porque la enfermedad puede poner en riesgo la salud y la vida de la mamá”.

Para la obstetra, las cirugías que no se podrían realizar son aquellas que involucran el útero, órgano fundamental en el embarazo. Es el caso de miomas, o alteraciones uterinas grandes, que estén causando molestia.

Si son procedimientos urgentes, los especialistas en ginecología y obstetricia, el cirujano y el anestesiólogo, evalúan a la paciente antes de la cirugía, el cuidado durante la misma y el posoperatorio, agrega Mauricio Vasco, anestesiólogo de las Clínicas Colsanitas de Bogotá y coordinador del comité de anestesiología obstétrica de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación.

Otro de los factores que se evalúa es el trimestre de gestación. En el primero, el principal riesgo de someter a una paciente a un procedimiento quirúrgico es el efecto que puedan tener los medicamentos sobre el desarrollo del feto, explica la doctora Valencia.

El segundo sería el mejor momento para intervenir, porque los medicamentos ya no generan tantos efectos y los cambios fisiológicos de la madre no están tan acentuados como en el tercer trimestre. Para un cirujano, en este último periodo es más difícil operar pues el volumen uterino desplaza los órganos y altera la anatomía.

Cuidados posteriores

Lo más importante es que se actúe en equipo (entre el cirujano y el obstetra). Cuando una mujer está embarazada, funcionan diferente su corazón y sus pulmones; incluso, los medicamentos se metabolizan de otra manera.

Según el anestesiólogo, hay médicos que operan sin saber las condiciones del feto ni de la madre, usan medicamentos pensando solo en esta, y así pueden alterar la salud de los bebés.

Por eso, siempre debe haber un consenso entre especialistas, “porque hay medicamentos que se usan comúnmente, y si se utilizan mal pueden producir cambios, por ejemplo, en la producción de orina del bebé, que termina en disminución del líquido amniótico. O, en estados más avanzados de la gestación, pueden ocasionar cambios importantes a nivel cardiovascular en el feto. Tampoco hay que automedicarse”, recomienda la obstetra.

Por otro lado, cuando la madre es sometida a una cirugía puede sufrir estrés, por el procedimiento o la enfermedad, o ser estimulada en el área abdominal, si lo requiere. Estas situaciones pueden generar un inicio de trabajo de parto antes de tiempo, afirma el doctor Vasco.

En este caso, “solo si la paciente lo necesita”, se deben usar medicamentos para detener las contracciones uterinas. La estimulación del útero ocurre en cualquier momento de la gestación. Lo que pasa es que, obviamente, es uno de los factores de evaluación, tras la operación”, aclara Valencia.

En este periodo también se recomienda, de manera especial, el uso de medidas especiales y fármacos para evitar trombos en las piernas. Y caminar lo más pronto que se pueda, si la cirugía lo permite.

¿Y la anestecia?

Según el anestesiólogo Mauro Vasco, coordinador del comité de anestesiología obstétrica de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación, “los medicamentos anestésicos no le ocasionan ninguna malformación al niño. Pero se procura que las técnicas de anestesia sean regionales. Por ejemplo, si la cirugía es de la cintura para abajo, en vez de dormir a la paciente totalmente, solo se hace en medio cuerpo”.

También dice que, en lo posible, no se usan métodos inyectados por medio de la vena de la mamá, sino que se prefiere la vía epidural y raquídea porque se disminuye el paso de la sustancia al bebé.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet