Síguenos en:

Mitos y verdades de la vida sexual en el embarazo

Mitos y verdades de la vida sexual en el embarazo

Falsas creencias pueden afectar la vida en pareja.

Relaciones sexuales en el embarazo
Por: Andrea Forero Aguirre
12 de Marzo de 2013
Comparte este artículo

Aunque las relaciones sexuales durante el embarazo son únicas para cada pareja, sí existen tendencias en los tres trimestres de la gestación. Lo importante es entender qué ocurre y saber que existen mitos que pueden afectar innecesariamente a la pareja.

La psicóloga sexóloga Elizabeth Gutiérrez cuenta, desde su experiencia con mujeres embarazadas, que durante el primer trimestre ocurre una adaptación emocional y psicológica a la gestación. Para las mujeres emocionalmente muy estables esta etapa hace parte de una situación normal en la vida, como la menstruación, la menopausia y termina siendo un estado que disfrutan hasta en su relación íntima.

Durante los tres primeros meses del embarazo lo común es que disminuya el deseo sexual, porque los estrógenos y la progesterona juntos producen síntomas como náuseas y cansancio. “A veces, a esto se suma el temor de la pareja de causarle daño al feto, porque existe mucho analfabetismo sexual”, cuenta Gutiérrez.

Sin embargo, en otras circunstancias, menos frecuentes, el deseo sexual se incrementa por el peso en los órganos de la pelvis que los ayuda a estar mejor irrigados, lo que favorece la excitación. Cuando así ocurre en la primera etapa de la gestación, dice la experta, puede convertirse en un periodo de intenso placer.

Durante el segundo trimestre, generalmente la mujer está mucho más adaptada al cambio. Y, a veces, quienes tenían menos interés sexual al principio empiezan a disfrutar su intimidad ahora. “En este punto de la gestación es donde hay que desmentir mitos de que el pene lastima al bebé o le llega semen, sencillamente porque hay un tapón mucoso que cierra la entrada del cuello del útero. Es muy importante aclarar que no hay riesgo de que el bebé lo sienta o de que se vaya a reventar la bolsa que lo sostiene y a salir el líquido amniótico”, agrega la sexóloga.

Como este, también son mitos dos situaciones extremas que se rumoran con respecto al embarazo: que en todos los casos las mujeres no pueden ni desean seguir con su vida sexual o que a todas se les incrementa la libido. En el tercer trimestre del embarazo, por lo avanzado de la gestación y el tamaño de la barriga, es normal que se dificulten las relaciones sexuales, por eso especialmente en este momento se recomienda ser cuidadosos con las posiciones.

La psicóloga y educadora sexual María Claudia Abello aconseja nunca desobedecer una orden médica sobre la abstinencia de las relaciones: “Lo normal es que la vida sexual durante el embarazo no tenga ningún tipo de alteración ni para la mamá ni para el niño, pero cuando no puede haber penetración, cualquier muestra de afecto y  ternura es una muestra erótica de la pareja. De las cosas más recomendables durante el embarazo son los juegos sexuales que brindan tranquilidad y mayor entendimiento, es algo rescatable y hermoso de cultivar”.

Además, la sexóloga Abello aconseja a las gestantes contrarrestar el incremento de peso y otras circunstancias físicas relacionadas con su estado, aumentando la coquetería, el nivel de estima, pensar en las cosas positivas del proceso que está viviendo e integrar al máximo a la pareja. Una recomendación es sacarle provecho a la ropa, los accesorios y al arreglo del cabello.

CUIDAR LA RELACIÓN

Darle importancia a cómo está viviendo el embarazo, no solo la mujer sino el marido, es muy importante a juicio de la psicóloga y terapeuta de pareja Martha Lucía Palacio. Asegura que una mala relación durante algunos o la totalidad de los nueve meses de puede llevar a pique la unión. “Algunos hombres pueden sentir que su mujer está hermosa, pero no sexy; que la aman, pero no les despierta erotismo, simplemente la ven tierna. Otros, en cambio, la pueden ver más atractiva que antes del embarazo. Lo importante es que el médico les diga si tienen carta blanca para las relaciones sexuales en los casos donde hay miedo”, aclara la experta.

Según la terapeuta de pareja, hay que analizar los casos individualmente, porque una gran verdad es que el embarazo es una época de muchos miedos: al dolor, a que el bebé no esté bien, a los cambios que trae en el matrimonio, a lo que significa sexualidad, a lo económico, a lo laboral, a los cambios del cuerpo. Dichas preocupaciones pueden generar mucho malestar psicológico con respecto a las relaciones sexuales.

“Como parte de lo que implica estar embarazadas, a algunas mujeres su olfato se les vuelve muy específico y perciben olores incluso desagradables de su marido. No es que se lo imaginen, lo sienten, porque el olfato es más sensible y el hecho de que se apoyen entre los dos los va a sacar de las situaciones difíciles”, aseguró Palacio.

El ginecólogo Jorge García Pertuz explica que, muchas veces, estos olores fuertes alejan a la mujer de su pareja, y en ocasiones no desean tener relaciones con él porque les fastidia. Se presentan casos en los que ellas rechazan al hombre. Es muy importante que ambos entiendan los motivos por los cuales esto se presenta.

La experta recuerda a las parejas que cuando algo malo ocurre en una unión es muy difícil ocultarlo, porque termina manifestándose en cosas tan sencillas como el alejamiento o malas caras, es entonces cuando se hace urgente buscar ayuda. Palacio cree que el hecho de que uno de los dos se aleje puede ser, por ejemplo, porque ella esperaba mucho más de él, que fuera más querido, especial, tierno y no le está cumpliendo las expectativas y por eso es tan importante tener una buena comunicación.

“Incluso, he sabido de algunas mujeres que se ponen celosas cuando el marido está tan pendiente del bebé. Pueden llegar a creer que él vive más preocupado por su hijo que por ellas”, dice la psicóloga.

Lo cierto es que hay grandes diferencias entre una y otra gestante, Palacio asegura que la mayoría de las parejas vive positivamente el proceso sexual durante el embarazo e invita a quienes esperan un bebé a fortalecerse primero como esposos antes que como padres.

NO RELACIONES SEXUALES CUANDO…

• Hay amenaza de aborto o de parto prematuro, según el ginecobstetra.

• La mujer tiene sangrados o manchas.

• Sufren de placenta previa.

• Se trata de embarazos múltiples.

• La madre sufre de diabetes, asma o problemas cardíacos.

• Hay infecciones genitales.

POSICIONES RECOMENDADAS

• La mujer de lado o en posición fetal para que la barriga esté libre de presión.

• La mujer encima del hombre para que esté más cómoda y tenga mayor control de los movimientos.

• La mujer boca arriba, sin que el hombre le presione la barriga.

• En los últimos meses es aconsejable usar una silla para que el hombre se siente y la mujer se ponga encima, de espalda.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
jubzaf
Hace 3 años
El sexo en esa etapa es completamente normal
2
evengusi
Hace 3 años
es muy importante que se erradiquen estos mitos dañinos, pues en esta etapa muchas mujeres se vuelven más interesantes
1
evengusi
Hace 3 años
es muy importante que se erradiquen estos mitos dañinos, pues en esta etapa muchas mujeres se vuelven más interesantes
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet