Síguenos en:

Consejos para mantener su casa libre de impurezas

Consejos para mantener su casa libre de impurezas

Y, de paso, proteger a sus hijos de ciertas bacterias que pueden afectar su

Consejos para mantener su casa libre de impurezas
Por: Diana Bello
05 de Noviembre de 2010
Comparte este artículo

En el hogar, además de la familia, habitan sustancias que se depositan en muebles, paredes, objetos, sábanas y en los rincones más insospechados de la casa. Estos agentes patógenos, aun si no son percibidos por el ojo humano, pueden causar estragos en la salud. Por eso, es fundamental desinfectar cuidadosamente y de manera frecuente todas las áreas de la vivienda.

“Los niños menores de cinco años son los más vulnerables porque no miden las posibles exposiciones y, por lo tanto, su organismo se afecta más fácilmente al ingerir, inhalar o tocar ciertos microorganismos como virus, bacterias y hongos”, dice Luis Jorge Hernández, médico epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Bogotá.

 Si no hay una rutina de aseo diaria, se puede afectar la mucosa nasal, manifestarse cuadros de alergia debido a la presencia de ácaros (organismos diminutos que se dispersan en un polvo fino) y a la humedad. También puede presentarse asma, sibilancia y tos, entre otros síntomas respiratorios, y hasta fiebre, vómito y diarrea.

“Según algunos estudios de la Secretaría de Salud, se ha comprobado que todo lo que pase a menos de 100 metros del hogar penetra en él, como la contaminación del aire. Cuando una casa está ubicada cerca de vías de alto flujo vehicular puede entrar material particulado, que al inhalarse llega a la respiración”, dice el experto.

 De acuerdo con el especialista, los apartamentos son los que más se afectan por factores ambientales  y, en consecuencia, hay que tener más cuidado con su limpieza. “Este tipo de viviendas, por lo general, son más pequeñas y el ambiente es más cerrado. Por lo tanto, tienen mala ventilación y la contaminación se acumula porque están cerca de la calle”, añade.

Además, dado que algunas cocinas se ubican cerca de la sala, es posible que penetre al hogar humo proveniente de la cocción de los alimentos. De igual manera, tiende a haber más ácaros y mayor cantidad de bacterias por la presencia de alfombras.

Todos estos microorganismos pueden eliminarse si se adoptan ciertas medidas de higiene diarias en los diferentes espacios de la casa. Por supuesto, antes de iniciar una rutina de aseo, asegúrese de que no haya niños cerca que puedan ingerir sustancias tóxicas. A continuación,  algunas recomendaciones y trucos de limpieza para que su morada se vea siempre resplandeciente de limpieza.

Habitación: cuidado con el polvo

Hay que abrir todos los días las ventanas del cuarto para dejar entrar el aire y el sol, pues la radiación ultravioleta del astro cumple una función antiséptica, es decir, mata microorganismos. Además, es importante asear aquellos elementos con los cuales la familia esté en contacto permanente como manijas, mesas, televisores, teléfonos y juguetes. Es necesario limpiar estos objetos, una vez al día, con la ayuda de un trapo humedecido en desinfectante para remover el polvo. Los juguetes, por su parte, deben limpiarse cada 15 días para que no se acumulen hongos, virus y bacterias. “Evitar los muñecos de felpa o lana, pues estos favorecen la propagación del polvo”, comenta el doctor Hernández.

De igual manera, se deben cambiar sábanas, sobresábanas y fundas una vez a la semana. “Es imprescindible el lavado regular del juego de cama con un buen detergente y agua caliente”, recomienda David Johnson, médico de salud pública de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

En las casas donde hay niños se debe limpiar el colchón semanalmente, pues se acumula humedad. Esta afecta las vías respiratorias y contribuye a la aparición de alergias. Las cobijas se deben sacudir y colgarse para que se aireen.
También hay que tener cuidado con los ácaros. José Alejandro Mojica, infectólogo pediatra, aconseja limpiar las cortinas y trapear los pisos. “Además, aspirar la alfombra, no fumar, desinfectar el computador y debajo de la cama”, sugiere.

Baños: ojo con a humedad
Para limpiar el lavamanos, el asiento y el inodoro por dentro y por fuera es primordial usar soluciones con poco contenido de cloro y que tengan registro del Invima. Mientras que en otros casos -explica el doctor Mojica- se deben emplear otras sustancias más fuertes.  “Algunos baños deben limpiarse con cloro, porque ciertos virus  son resistentes a los desinfectantes comunes”, añade el experto.

Además, es conveniente acostumbrar a los pequeños a lavarse las manos. “La limpieza de estas es esencial porque cada vez que vamos al sanitario tocamos el grifo de la llave y el inodoro”, afirma el doctor Mojica.

Las toallas desechables son las más recomendadas. Si las hay de paño, cambiarlas con frecuencia, especialmente si en la casa vive un gran número de personas. Por otro lado, el piso y las paredes de las duchas suelen llenarse de hongos debido a la humedad. “Esta debe limpiarse de dos a tres veces por semana”, dice el doctor Hernández. No es aconsejable que los adultos se orinen en la ducha dado que ese mismo espacio se comparte con niños. Cuando el menor tiene contacto con este líquido biológico, puede aumentar el riesgo de que sufra irritaciones de la piel u otras molestias.

La cocina: atención a hendiduras y pisos
Se recomienda limpiar todas las zonas con una solución comercial o con agua y jabón. “Estos últimos son los mejores desinfectantes, pues el agua tiene una función mecánica de limpieza y de arrastre”, explica el doctor Hernández.

El aseo debe ser diario, dado que los miembros de la familia tienen contacto permanente con pisos, ollas y la zona de la estufa. Por eso, hay que pasar un paño desinfectante por todas las superficies y limpiar las baldosas de paredes y pisos.

“Los niños gatean y los adultos entran con los zapatos sucios de la calle. De esta manera, la cocina se convierte en hogar de bacterias y virus peligrosos para los menores, que tienden a llevarse las manos a la boca. Si hay alfombra, a la entrada del lugar, se debe aspirar diariamente”, comenta el doctor Hernández. No hay que descuidar las hendiduras y los espacios pequeños, pues es común que allí se acumulen galletas, frutas y otros restos de comida que atraen insectos. Para el doctor Johnson también hay que ser precavidos en la preparación de los alimentos. “Si colocamos pollo crudo, que contiene gran cantidad de bacterias, sobre una tabla para cortar y luego en esa misma superficie sucia ponemos comida fresca, esta última podría contaminarse”, comenta el especialista.

También es importante barrer y trapear el piso mínimo una vez al día.  Primero hay que humedecerlo para no levantar polvo y luego se debe pasar un trapero. En aquellos hogares donde habitan infantes, es clave asearlo dos veces al día.

Otras sugerencias son: no dejar que se acumule loza en el fregadero porque produce mal olor e irrita las vías respiratorias; tener las canecas de la basura tapadas, lavar frecuentemente paños, limpiones, trapos y trapero y secarlos al aire libre; mantener los mesones limpios, asear los hornos con limpiadores especiales y lavar muy bien las ollas para remover el óxido. Hay que asegurarse de que no queden residuos de comida que luego se descompongan y puedan producir enfermedades diarreicas.

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet