Síguenos en:

Apoyo emocional y práctica de yoga pueden prevenir la depresión posparto

Apoyo emocional y práctica de yoga pueden prevenir la depresión posparto

Embarazos no deseados, falta de afecto y antecedentes depresivos son algunos de los factores de riesgo que pueden desencadenar este mal.  

Apoyo emocional y práctica de yoga pueden prevenir la depresión posparto
Por:
18 de Noviembre de 2008
Comparte este artículo

Embarazos no deseados, falta de afecto y antecedentes depresivos son algunos de los factores de riesgo que pueden desencadenar este mal.

 

Infelicidad, sensación de incapacidad para ser madre, trastornos del sueño y del apetito, llanto fácil, ansiedad, irritabilidad y sentimientos de rechazo o indiferencia hacia el bebé son síntomas de una condición que carece de causas específicas: la depresión posparto.

Se define como episodios de depresión que comienzan en las cuatro semanas siguientes al nacimiento del bebé. Este período se caracteriza por cambios hormonales bruscos que, al parecer, se relacionan con la vulnerabilidad de una mujer a sufrir depresión. Sin embargo, el tipo de entorno que rodee a la madre y sus circunstancias personales también puede influir en su estado anímico.

El tratamiento combina sicoterapia intensiva (una o dos veces por semana) y medicamentos específicos para cada caso, prescritos por el médico.

“Mientras ella se encuentra en recuperación, el bebé debe estar bajo el cuidado de alguien amoroso y responsable que siempre esté al lado de la madre y del niño. Es clave que la mujer se acerque a su hijo cuando sienta el deseo y el  afecto necesarios, pues el hecho de presionarla puede ser contraproducente”, afirma Juliana Villate Q., médica siquiatra y sicoterapeuta.

Existen factores de riesgo relacionados con la depresión posparto, según la doctora Villate: embarazo no deseado, problemas de pareja (si durante el embarazo la mujer se siente abandonada afectivamente por su compañero), sensación de perder independencia después del parto (limitaciones profesionales y sociales), vínculo afectivo inadecuado de la mujer con sus padres durante su infancia, antecedentes depresivos, circunstancias adversas cotidianas (duelos, angustias laborales y económicas), bebé prematuro e historia de trastornos de alimentación de la madre.

“Existe evidencia que muestra que los niveles absolutos de estrógenos y progesterona no desencadenan episodios de depresión posparto, pero los cambios bruscos entre los niveles durante el embarazo y los que se registran luego del parto sí parecen estar asociados a una mayor probabilidad de desarrollarla”, explica la experta en el tema.

En la depresión también podrían influir la ausencia de soporte social, ser madre soltera o adolescente y antecedentes de adicciones.

 

¿Se puede evitar?Es clave que el ambiente de la futura madre sea tranquilo y ella encuentre apoyo afectivo.- Atención médica previa. “La idea es valorar a la mujer antes del embarazo para prepararla y explicarle qué cambios físicos y sicológicos se presentan durante la gestación y qué responsabilidades se derivan del hecho de ser madre”, explica el ginecoobstetra Juan Carlos Mendoza, director general de Asociados en fertilidad y reproducción humana. Lo importante –agrega– es explicarle a cada paciente cuáles de las condiciones que presenta podrían predisponerla a sufrir depresión.- Apoyo. Es necesario que su pareja le brinde tranquilidad emocional y la rodee de afecto y  ternura. De igual modo, su familia y amistades deben estar cerca para ofrecerle apoyo. “La presencia de la abuela del bebé como guía y acompañante en el proceso de crianza es muy importante. En su defecto, la compañía de hermanas, primas, tías o una buena empleada, cariñosa y con experiencia en el cuidado de bebés”, afirma la siquiatra Juliana Villate.  Después del parto, debe contar con alguien que le colabore en las tareas del hogar y el cuidado del niño. También, debe sentir que puede continuar su vida, cumplir sus sueños y que el bebé es un ser que complementa su existencia.- Relación de pareja. Esta debe reforzarse, pues la relación continúa y, además de padres, hombre y mujer siguen siendo pareja y amantes. Es importante que dialogue mucho con su pareja y reciba demostraciones de afecto.- Equilibrio laboral y económico. Debe desempeñar su labor con tranquilidad y pausa. Cumplir con su trabajo sin excederse, pues su nuevo estado exige ciertos cuidados, recalca el ginecoobstetra Mendoza. Debe tener tranquilidad respecto a sus ingresos económicos.- Alimentación adecuada. Así garantiza su bienestar físico y el de su bebé.- Vida social. Hacer reuniones con familiares y amigas donde exprese sus dudas y angustias.- Acupuntura. Es muy efectiva para tratar, por ejemplo, la hiperemesis gravídica (náuseas y vómitos persistentes durante el embarazo). - Homeopatía. Tratamiento natural para las depresiones posparto, siempre y cuando sea administrado por un médico especialista en homeopatía o siquiatra homeópata.

 

Las bondades del yoga Además del ejercicio diario y suave –como caminar 30 minutos en un espacio agradable y en contacto con la naturaleza– cualquier técnica de relajación ayuda a tranquilizar a la madre y la une afectivamente a su bebé. Esto previene la depresión posparto.

“Una madre angustiada por su embarazo le transmite esa angustia a su bebé... pero si practica yoga, no solo aprende a respirar, a meditar y a relajarse, sino que va a tener tranquilidad mental”, afirma Ana María de Caballero, profesora certificada de yoga para bebés, niños, adultos y mujeres embarazadas.

Con las posturas, dice, la gestante aprende a dominar su cuerpo, a manejar su parte emocional y a controlar sus pensamientos: los negativos los vuelve positivos.

Antes de hacer yoga, la gestante debe consultar con su médico. “Hay que escuchar el cuerpo y ser consciente de cada uno de sus movimientos… es clave sentirse bien haciendo yoga”, comenta Ana María.

Con esta técnica, la gestante aprende a aceptarse como es, a pensar que todo va a salir bien y se conecta mejor con su hijo. “En el yoga enseñamos que las cosas que no podemos controlar las dejamos ir”, agrega. Para comunicarse con el bebé: ubicar la mano derecha sobre el abdomen y la izquierda sobre el corazón. Decirle  con amor: ‘eres parte de mi vida, soy feliz contigo y te daré todo lo bueno que tengo’.

 

Posturas de yoga para gestantes *

El profesional que las dirija debe ser certificado.

1. Postura del bebé. Regrese a ella cuando se sienta cansada o le falte la respiración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Relajación de medio lado.  Siéntese en el piso sobre una cobija extendida y acuéstese sobre el lado izquierdo del cuerpo. Ponga una almohada debajo de su cabeza y asegúrese de que esté alineada con el cuello. Coloque otra entre las piernas. La relajación estimula la producción de endorfinas, que dan bienestar.                                                                       

 

3. Postura fácil.

Esta es para comenzar la práctica.

Si no puede cruzar las piernas, las puede estirar o juntar las plantas de pies, sacándolos hasta que la postura sea cómoda.

 

 

 

 

 

 

4. Meditación. (OMM) Cantar el 'om' de una a tres veces antes de comenzar la práctica. Da sensación de paz y tranquilidad y el bebé se acostumbra a escuchar el 'om'. Este sonido comienza con una inhalación profunda, abriendo la boca, exhalando con el sonido ‘oooooo’ y cerrando los labios con el ‘mmmmmmm’. Cántelo con seguridad y se sentirán sus beneficios.

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Postura del árbol. Inhale, coloque la planta del pie derecho contra la parte alta de la entrepierna, exhale. Ponga las manos en posición de oración contra el corazón y las palmas firmes la una contra la otra. Inhale, levante los brazos hacia el cielo y busque la luz del sol. Exhale con los brazos hacia arriba. Respire dos o tres veces, deje caer el pie al piso, cambie de lado y vuelva a respirar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Imágenes y textos tomados del libro 'Mamá Yoga', de Ana María Botero de Caballero.

Adaptación de ilustraciones: Edwin Cruz.

 

Por Andrea Linares

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet