Síguenos en:

Cómo controlar las molestias durante el posparto

Cómo controlar las molestias durante el posparto

El puerperio inmediato, es decir, los primeros días después de dar a luz, será un momento en el que la madre deberá recuperarse del trabajo que le signific

Cómo controlar las molestias durante el posparto
Por:
06 de Abril de 2010
Comparte este artículo

El puerperio inmediato, es decir, los primeros días después de dar a luz, será un momento en el que la madre deberá recuperarse del trabajo que le significó el nacimiento del bebé.

 

Su cuerpo volverá a la normalidad después de los cambios que le produjo la gestación, pero, además, deberá prepararse para nuevas funciones, como la lactancia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS 2005), las complicaciones posparto no son frecuentes entre las colombianas, pues menos de una de cada cinco mujeres presentó alguna dificultad. En su orden, las más frecuentes son: depresión posparto, sangrado intenso, flujos o líquidos vaginales, fiebre, escalofrío, dolor o ardor al orinar.

El 7 por ciento de las que presentaron alguna dificultad tuvo infección de los senos (mastitis), el 4 sufrió desmayos y el 3 por ciento, incontinencia urinaria. La depresión posparto se presentó más en las primerizas de 20 a 34 años y, según las cifras, se dio con mayor frecuencia entre las mujeres con  mejores niveles de educación y riqueza de zonas urbanas.  Lo preocupante es que solo el 35 por ciento de ellas recibió atención médica.

Sandra Alejo, sicóloga, especialista en psicoprofilaxis obstétrica y  directora del programa Bodytech Moms, asegura que si una mujer se cuida durante la gestación, la recuperación durante el posparto será mucho más rápida y sencilla, pues su cuerpo está en mejores condiciones, frente a las que fueron sedentarias. “Los tres primeros meses son esenciales para recuperarse, pues hormonalmente el cuerpo está preparado para volver a su estado inicial; el útero involuciona, la cervix se cierra, se repliega”. Por eso, inmediatamente el médico da carta abierta para iniciar actividad física, la mujer debe aprovechar para estar activa, lo que la hace menos propensa a la depresión posparto, a las complicaciones y a mantener un alto peso.

La ginecoobstetra Luz Ángela Uribe hace un recorrido por las principales molestias y la manera de prevenirlas o tratarlas:

Senos. La mujer puede presentar fisuras de los pezones derivadas de la mala acomodación de la boca del bebé o las mordidas. Para evitarlo, el pezón debe lavarse con algodón mojado después de que el recién nacido termine de comer, se seca muy bien y luego se pone un poco de la misma leche que se deja secar al aire. “Esa medida se hace desde las tatarabuelas y es muy efectiva para evitar o sanar las grietas”. También puede humectarse el área con cremas que contengan óxido de zinc, las mismas usadas para tratar la pañalitis del bebé.

La regurgitación mamaria también puede hacer sentir incómodas a las mujeres, pues los senos se llenan de leche y duelen. Se recomienda aplicar paños de agua fría e intercalarlos con agua caliente. El mejor consejo es que el bebé succione para que los senos no se congestionen. Esto sucederá entre el segundo y tercer día posparto.

Pero la mayor dificultad es la que se presenta por cuenta de la mastitis, pues hay endurecimiento, enrojecimiento, dolor e, incluso, fiebre. Algunas presentan absceso mamario que es necesario drenar.  Esto suele presentarse por infección y por la acumulación de leche en los senos y la falta de una higiene detallada. En este caso también es recomendable poner al bebé a succionar. Según la especialista, “si el seno está duro, el bebé se cansará y no lactará. Por eso, antes de ponerlo debe masajearlo en forma circular y sacar un poco de leche”.

 

Periné. En el momento del parto hay sobredistensión de los músculos del periné (área entre la vagina y el ano, que se identifica como el piso de la pelvis), por el paso de la cabeza del bebé, que afecta la mucosa vaginal; por esta razón, las mujeres sienten molestias durante las 72 horas posteriores al parto.

Para disminuirlas se recomienda realizar ejercicios de Kegel, que consisten en contraer y relajar los músculos de esta área como si se retuviera y se soltara la orina. El ginecoobstetra podrá formular antiinflamatorios para aliviar incomodidades.

Existe un temor generalizado de las mujeres por hacer deposiciones u orinar, pues sentirán dolor o creerán que se afecta la episiorrafia o sutura del corte que se hace para que el bebé salga con mayor facilidad (episiotomía). Sin embargo, asegura la ginecoobstetra Luz Ángela Uribe, es importante que las mujeres vayan al baño durante las primeras ocho horas del parto, pues si la vejiga está distendida, el útero no se contrae adecuadamente y se llena de sangre. Para minimizar las molestias, puede aplicarse hielo, mantener muy limpia la zona, hacerse baños de asiento, paños con antiséptico y tomar bastantes líquidos. Se debe estar pendiente de que no se presente enrojecimiento, hematomas o malos olores. Los puntos se caen por sí solos.

 

Útero. En las primeras 24 horas se pueden presentar sangrados importantes. Durante la lactancia se producen contracciones uterinas que son dolorosas y se conocen como entuertos. Para aliviarlos se formula un antiespasmódico. Se aconseja hacerse masajes circulares en la zona de las arterias uterinas (sobre los ovarios). Si el útero no vuelve a su tamaño normal, acuda al ginecoobstetra.

Hemorroides. Durante el embarazo pueden aparecer, pues hay tendencia al estreñimiento y con la fuerza del pujo durante el parto podrían activarse. Consumir alimentos con fibra, tomar líquido, poner hielo en la zona y aplicar crema para las hemorroides. Los médicos determinarán en qué caso se usa un laxante suave que no pase a través de la leche.

 

Otros más- Dolor de espalda. No es consecuencia directa del parto, sino por la aplicación de la anestesia peridural, en la zona en la que se realizó la punción. Se maneja con calor local y en un par de días desaparecerá.- Dolor de cabeza. También podría ser efecto de la anestesia. Estaría asociado  a la depresión posparto que ocurre en el 30 por ciento de las maternas o por patologías como preeclampsia o hipertensión posparto.

- Edema de las piernas. Sería consecuencia de problemas previos como sobrepeso, hipertensión o preeclampsia.

Insuficiencia venosa. La mujer podría presentar trombosis o flebitis después del parto, pero si previamente ha tenido enfermedades asociadas como síndrome varicoso o insuficiencia venosa.

 

Tenga en cuenta- Aunque una mujer debe tener mayores cuidados durante los primeros días después del parto, no debe sentirse enferma, impedida, ni mucho menos permanecer inactiva, pues esta condición podría complicar la recuperación.- Para evitar el estreñimiento debe caminar. Levantarse de la cama y moverse por la casa será suficiente. Los médicos no recomiendan recuperar rápidamente la actividad diaria, pues la mujer tiene suturas, está agotada y generalmente queda anémica y podría adquirir una infección. - Se recomienda tomar mucha agua. Si en el embarazo lo aconsejable eran 8 vasos, ahora son 16. Los especialistas sugieren esto para que la lactancia sea mucho más fácil. - Quienes rodean a la madre pueden proveerle de labores que no la hagan sentir inútil, pues mujeres activas que se ven reducidas a su casa por varios días, podrían ser más propensas a la depresión posparto. - Para el mismo efecto de ayudar en la prevención de la depresión, la mujer debe levantarse todos los días de la cama, puede ducharse y arreglarse para sentirse bien, mientras sus órganos vuelven al estado normal.- Después del nacimiento, la mamá pasa al segundo plano y se olvida de su bienestar. Muchas no se fijan en si presentan dolor, molestias, enrojecimiento o malos olores.

En esta etapa el cuerpo de la mujer atenderá nuevos cambios que podrían generar molestias. Consejos para sobrellevarlos con éxito.

 

Por Juliana Rojas Hernández

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet