Síguenos en:

¿Con el embarazo se envejece?

¿Con el embarazo se envejece?

Los cambios físicos que ocurren después de la gestación preocupan a las mujeres porque sienten que perdieron su juventud. Sin embargo, la maternidad es natur

¿Con el embarazo se envejece?
Por:
04 de Diciembre de 2006
Comparte este artículo

Los cambios físicos que ocurren después de la gestación preocupan a las mujeres porque sienten que perdieron su juventud. Sin embargo, la maternidad es natural y hay una explicación médica que desvirtúa esta inquietud femenina.

La condición del embarazo cambia el funcionamiento del cuerpo porque los requerimientos nutricionales son altos. Además, la mujer tiene un nuevo perfil hormonal y hay un cambio profundo en el funcionamiento de los senos. “El ser que está creciendo requiere una adaptación de estos nuevos mecanismos, lo cual lleva a las mujeres a pensar en la vejez”, según explica el ginecoobstetra Álvaro Rojas.

Sin embargo, los procesos de gestación no implican un deterioro fisiológico, pero sí demuestran un cambio a nivel físico más marcado que el sufrido por las mujeres sin hijos. Es posible que la madre con varios niños luzca mayor de lo normal, pero es una cuestión de apariencia, no un cambio a nivel orgánico. El especialista aclara que “no hay evidencia científica que demuestre que las mujeres con hijos mueran a más temprana edad y menos, que quienes no los tienen vivan más años”.

Verdades y mentiras

Las transiciones más notorias se dan en los niveles hormonales que afectan los órganos en la medida que previenen la inflamación interna. Las hormonas protegen los órganos de la mujer y evitan complicaciones, asegura el siquiatra y sexólogo Mario Alberto Peña.

Está comprobado científicamente que aquellas mujeres con hijos sufren menos trastornos de ansiedad y desórdenes siquiátricos. Aunque jamás tendrán patologías que se presentan en el embarazo, como la hipertensión y la preeclampsia. Condiciones que pueden afectar al bebé e incluso poner en riesgo a la mujer.

Una madre seguramente presentará secuelas del parto directamente relacionadas con la ganancia del abdomen y la pérdida de elasticidad de los órganos pélvicos. Las estadísticas demuestran que en el 90 por ciento de los casos, el descenso de los genitales tiene relación con el embarazo.

Además, para nadie es un secreto que después del parto le cuesta trabajo a la mujer volver a la talla de antes y es una realidad que la imagen corporal cambia. Es probable que los senos estén caídos y que el tono de los genitales no sea el mismo. Es usual escuchar a las personas decir “cogió cara de mamá”, pero lo cierto es que la maternidad es parte del ciclo de vida femenino y la visión de la mujer como su concepción de las nuevas responsabilidades es lo que cambia. Eso no significa que físicamente su rostro sea distinto, como asegura la creencia popular.

¿Y la menopausia?

Quienes no han tenido hijos pueden alcanzarla más pronto de lo usual. La razón médica la explica el ginecoobstetra: “durante los nueve meses de embarazo no se producen óvulos. Aunque se siguen originando hormonas, dejan de ser producto del ciclo menstrual. Este descanso en la menstruación retarda la menopausia”.

Hay enfermedades que se agravan en mujeres que no han tenido hijos. Por ejemplo, la miomatosis uterina (producción de masas a nivel de la matriz). Su factor de riesgo se aumenta por la inmadurez del útero y la baja producción de progesterona, asegura el ginecoobstetra Álvaro Rojas. Entre los 25 y los 35 años es la edad propicia para tener hijos y no es verdad que entre más partos mayor desgaste, porque cada vez son más fáciles los alumbramientos. El primero siempre es el más difícil, ya que la pelvis no esta plenamente preparada. Físicamente hay cambios producidos por el trabajo de parto. Se genera caída del útero o la vagina, descenso de la vejiga y hasta incontinencia. Esto probablemente diferencie a una mujer que ha tenido hijos de una que no. En casos extremos, por ejemplo en una mujer mayor, el cuello del útero puede quedar expuesto al roce con la ropa interior, producir una úlcera e iniciar un proceso de cáncer, asegura el especialista Mario Alberto Peña.

Vida sexual

Quien no se siente satisfecho sexualmente comprometerá otros momentos de su vida, descargando rabia en las relaciones personales y laborales, comenta el médico, psiquiatra y sexólogo Mario Alberto Peña.

Las complicaciones de acuerdo con el tipo de parto pueden atrofiar su sexualidad. Cuando es por vía vaginal se hace la episiotomía, que tiene que ser muy bien suturada porque, de lo contrario, es posible que la mujer empiece a experimentar relaciones dolorosas e incluso pueden llegar a presentarse desgarros en el canal del parto y la vagina podría quedar más amplia.

Para evitar el dolor y no perder la vida sexual, otras mujeres se someten a la cesárea, la cual genera defectos en la implantación normal de la placenta. En caso de que se adicionen cicatrices en la matriz, existe un aumento en la cantidad de sangrado durante el posparto, aclara Mario Alberto Peña.

Por Margarita Barrero F.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet