Síguenos en:

Conozca cómo, dónde y cuándo se debe utilizar, de manera adecuada, la toxina botulínica

Conozca cómo, dónde y cuándo se debe utilizar, de manera adecuada, la toxina botulínica

Su aplicación no debe exceder el minuto y su accióno se ve a las 48 horas.

rostro
Por: Redacción ABC del bebé
18 de Agosto de 2009
Comparte este artículo

Debido a los múltiples movimientos y la contracción exagerada que sufren los músculos diariamente, se generan marcas que siempre serán odiadas por las mujeres y, por qué no, también por los hombres: las arrugas.

Aunque es imposible prevenir que aparezcan, existen sustancias y métodos que parecen detener el tiempo, pues ayudan a borrar estas huellas. La toxina botulínica es una de ellas.

Esta sustancia genera parálisis muscular, en un periodo de 4 a 6 meses, en el área en la que se aplica. “El efecto secundario que se obtiene de la aplicación es que se quite la arruga; en la medida en que esta se va borrando, las fibras colágenas se reorganizan, de tal suerte que cuando empiece nuevamente la acción del músculo, la piel se ha recuperado en una forma más adecuada”, explica el cirujano plástico Ernesto Andrade.

 

Para la aplicación…El especialista debe hacer una evaluación del paciente en el consultorio y, además, es quien debe determinar qué tipo de procedimiento es el que se necesita.

Si el médico opta por utilizar toxina botulínica, la aplicación consiste en inyectar la sustancia en el área afectada, a través de una aguja delgada.

Si el paciente manifiesta tener antecedentes de dolor, se puede usar una crema de anestesia, media hora antes del procedimiento, el cual dura aproximadamente un minuto y no genera ningún tipo de incapacidad.

“La persona que se hizo el tratamiento sale del consultorio y sigue su vida normal, sin ningún tipo de enrojecimiento ni inflamación, ni tampoco alguna marca que haga evidente que usó la toxina”, sostiene Andrade.

La acción de la sustancia es gradual; en las primeras  48 horas, la persona empezará a ver su efecto y hacia el tercer o cuarto día, lo notará completamente.

Contrario a lo que los pacientes se imaginan –dice el médico–, no es obligatorio aplicársela cada 6 meses (tiempo que dura la acción de la sustancia), pero tampoco se debe hacer en un periodo inferior. “Hay personas que se lo aplican una sola vez y con eso quedan satisfechas; hay otras que son muy estrictas y se lo aplican cada vez que la sustancia deja de funcionar”, aclara.

Por otra parte, se recomienda no utilizarla si la persona ha tenido problemas de colágeno anteriormente.

 

¿Dónde se puede colocar?Los usos estéticos de antienvejecimiento de la toxina botulínica son utilizados usualmente para desaparecer las arrugas en la parte del entrecejo, la frente y la pata de gallina. En ocasiones, también se aplica en el mentón y el cuello.

Ernesto Andrade afirma que es fundamental que los pacientes entiendan que esta sustancia no resuelve problemas que se deben solucionar con tratamientos quirúrgicos, pues muchas veces se usa erróneamente para levantar la nariz y corregir el exceso de músculo o grasa en algunos órganos y, por esta razón, “la gente se decepciona con el tratamiento porque creen que con la toxina van a resolver todos los problemas, cuando la realidad es otra”.

Aunque algunas personas piensan que el uso de la toxina genera efectos secundarios y negativos en la piel, el cirujano dice que esto depende de la manera y la persona que haya hecho el tratamiento. De ahí, la importancia de seleccionar un buen especialista, con experiencia en la aplicación de la sustancia, y un lugar autorizado para hacer este tipo de procedimientos.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet