Síguenos en:

Cuando la felicidad de la noticia del embarazo es ‘múltiple’

Cuando la felicidad de la noticia del embarazo es ‘múltiple’

Tomada de archivo particular

Cuando la felicidad de la noticia del embarazo es ‘múltiple’
Por: Astrid López
02 de Mayo de 2014
Comparte este artículo

La espera de un hijo es de las sensaciones más maravillosas de la vida, no solo para la madre y el padre sino para toda la familia. Pero la emoción se multiplica al igual que la tensión cuando el doctor dice: “usted espera gemelos” o, en casos muy especiales… “sus bebés son 3 o 4”, y para algunas madres, la sorpresa se revela solo en el momento del parto y la conmoción es total, al ver que el recién llegado vino con compañía.

En el mundo, durante las dos últimas décadas, ha aumentado significativamente el número de embarazos múltiples a consecuencia, sobre todo, del uso de técnicas de fertilidad. En esto también influye la genética y la edad de la madre, lo cual puede favorecer el nacimiento de más de un niño.

En Colombia, el Dane dio a conocer, con datos a 31 de mayo del 2013, una información preliminar relacionada con el número y características de los nacimientos en el país; encontró que se presentaron 1.721 partos múltiples durante los cinco primeros meses del 2013, de los cuales 1.627 fueron de dos niños, 66 de tres y 28 partos de cuatro o más bebés. Si miramos las cifras consolidadas del 2011, último año con registro total, se prevee un aumento, puesto que la cifra de embarazos múltiples fue de 11.439, de los cuales 10.979 fueron de dos bebés, 342 de tres, y 118 de cuatro o más niños.

Sorpresa natural, o no tanto

Lo primero es definir que cuando se espera más de un bebé, a ese embarazo se le denomina ‘múltiple’, lo que significa que en el útero se desarrollan, simultáneamente, dos o más fetos o embriones que fueron fecundados. Según el número de bebés se les clasifica en embarazos gemelares, de trillizos, cuatrillizos, etc., explica Alejandro Castro, jefe médico de UCI Adultos, de la Clínica de la Mujer.

Es importante decir que bajo condiciones normales, la oportunidad de tener un embarazo de más de un bebé es relativamente baja (aproximadamente de un 1,5 por ciento de probabilidades) y que, definitivamente, entre las causas posibles de que se dé un embarazo múltiple están: un componente genético hereditario y “los tratamientos para contrarrestar la infertilidad, que pueden aumentar la incidencia de este tipo de embarazos entre un 7 y 50 por ciento”, dice Ricardo Alessandro Cuccaro, ginecobstetra.

Para el doctor Castro, médico del Plan Alterno de Colpatria Medicina Prepagada, los tratamientos de fertilización o las técnicas de reproducción asistida, alternativas para algunas mujeres que han retrasado la maternidad, favorecen que se dé un embarazo de más de un bebé. “Los tratamientos hormonales, por ejemplo, llevan a la producción de más de un óvulo listo para fecundar. Cuando se trata de procedimientos de fertilización se inyectarán en el útero uno o más de esos óvulos o embriones fecundados para buscar el embarazo, lo que, de acuerdo con la respuesta de cada organismo, puede terminar en la formación de uno o más bebés”.

Asimismo, añade, “el que la madre tenga una edad superior a los 35 años; que haya tenido varios embarazos previos; que la raza sea caucásica, mestiza o negra; un historial familiar de embarazos múltiples e, inclusive, la obesidad, son factores que predisponen el desarrollo de un embarazo múltiple”.

¿Cómo se desarrollan?

La formación de un embarazo múltiple puede ser de dos tipos. En el caso de los gemelos, estos se clasifican en monocigóticos: bebés que pueden provenir de un solo óvulo, que se ha dividido en dos partes y se desarrollan por separado hasta formar dos bebés genéticamente idénticos, del mismo sexo y físicamente muy similares.

Y están los gemelos dicigóticos, que de forma distinta son el resultado de una fecundación múltiple; es decir, que la madre tenía más de un óvulo, y que fueron fecundados por distintos espermatozoides por lo que, aunque se concibirán al mismo tiempo, son bebés totalmente distintos, que podrían ser del mismo sexo, o no, y cuyo parecido físico no es marcado, sino que es similar al de los hermanos nacidos en fechas diferentes.

En el caso de los gemelos monocigóticos, el doctor Javier Saúl Llanos Buelvas, ginecólogo especialista en medicina materno fetal, explica que del momento en que se produzca la división del cigoto depende que esos bebés queden compartiendo o no órganos vitales.

“Si la división se da muy temprana, entre los 4 y 8 días de gestación, solo comparten la placenta (monocoriónico); si se da entre los 8 y 10 días, comparten placenta y bolsas amnióticas (monocoriónico-monoamniótico), y si se produce muy tardíamente, es decir, más de 13 días, se formarán gemelos unidos (siameses)”, sostiene Llanos Buelvas. Es importante anotar que aunque es poco común y resulta algo peligroso, tanto para la madre como para los pequeños, son factibles los embarazos de tres, cuatro, cinco o más embriones, y estos niños pueden ser genéticamente idénticos, diferentes, o una combinación de ambos tipos y sexos.

¿Cómo será el embarazo?

Por el solo hecho de que estos embarazos no son frecuentes encierran un grado de riesgo y cuidado especial, sin querer decir que necesariamente se presenten complicaciones. Sin embargo, cuando se espera más de un bebé ya se considera un embarazo de ‘alto riesgo’, y se atenderá como tal. Por esto es posible que visite con frecuencia a su médico.

“Los embarazos múltiples, durante su control prenatal, deben ser valorados por un grupo multidisciplinario que incluye a los especialistas de medicina materno-fetal, ginecólogo y apoyo por parte de enfermería y psicología”, dice el doctor Cuccaro Angarita.

El doctor Alejandro Castro indica que un diagnóstico temprano de este tipo de embarazo, “ojalá antes del tercer mes de gestación, permitirá que la madre inicie una alimentación balanceada y reciba los suplementos vitamínicos formulados por el obstetra, ya que el aumento de peso esperado en una mujer con un embarazo múltiple es diferente al de una mujer de embarazo único”.

Este proceso de gestación será incómodo, porque se alberga a más de un bebé. Por ejemplo, el útero alcanzará un tamaño mayor al de un embarazo tradicional, por lo que podría ejercer un peso superior sobre algunos órganos. Además, según el ginecólogo Llanos Buelvas, “estos embarazos son más propensos a presentar una serie de complicaciones para la madre, como diabetes gestacional, trastornos hipertensivos del embarazo como la preeclampsia, o que se dé un parto pretérmino”. Es importante que la madre descanse y duerma bien, maneje la situación y libere cualquier estrés emocional que pueda sentir, especialmente a medida que se acerca la fecha probable de parto. Es posible que se eleven los niveles de ansiedad, por lo que su médico le sugerirá ayuda psicológica, que es totalmente normal.

Alejandro Castro anota que de percibirse que alguno de los fetos presenta una anomalía o malformación congénita grave, que resultaría incompatible con la vida al momento de nacer, se puede tomar la decisión de interrumpir su desarrollo, con el fin de disminuir el riesgo de complicaciones para el otro bebé sano.

“Esta complicada decisión debe ser tomada por la madre, después de recibir la asesoría adecuada. En un embarazo de tres o más bebés, estos pequeños tienen mucho más riesgo de complicaciones fatales, por lo que se contempla, entre las opciones, lo que se conoce como ‘reducción fetal’. En tal caso se utilizan ciertas técnicas establecidas para que el embarazo pase de 3, 4 o 5 bebés, a un embarazo de 2, lo que aumenta las probabilidades de supervivencia”, explica Castro.

El momento del parto                             

Cabe decir que, el médico tratante le indicará la vía del nacimiento de sus bebés, que en la mayoría de los casos será a través de una cesárea programada. Según los bebés compartan la misma bolsa amniótica y/o la misma placenta, la terminación del embarazo se programará antes del término usual, dice el doctor Alejandro Castro, quien recomienda que la mujer que espera más de un bebé debe “acudir a urgencias en caso de presentar contracciones uterinas (dolor y sensación de dureza en la barriguita), salida de líquido por vagina o sangrado genital. También, en caso de sentir disminución o ausencia de los movimientos de sus bebés”.

Puede suceder

Los embarazos múltiples pueden ocasionar que los síntomas normales sean más marcados, y son propensos a complicaciones tanto para la madre como para los bebés.

En la madre:

• Estreñimiento

• Dificultad para respirar• Acidez• Problemas urinarios• Dolor de espalda• Hemorroides• Hiperemesis gravídica (vómito excesivo)• Dolor pélvico• Presión arterial alta• Preeclampsia y eclampsia• Anemia• Diabetes gestacional• Problemas digestivos• Placenta previa• Labor de parto prematura• Rompimiento prematuro de las membranas• Hemorragia posparto (sangrar más de lo normal después del parto)

En los bebés:

• Parto prematuro• Crecimiento lento• Bajo peso al nacer o tamaño desigual de los niños• Defectos congénitos o muerte de uno o más de los pequeños.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
sbe
Hace 2 años
Yo tuve Trillizas, y son mi felicidad absoluta, pronto cumplen 8 años y creo que la tarea aparte de ser dura, ha sido la experiencia las hermosa que me ha brindado la vida, verlas crecer juntas es espectacular.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet