Síguenos en:

Cuando no hay preparación para enfrentar la paternidad, el hombre puede rechazar al recién nacido

Cuando no hay preparación para enfrentar la paternidad, el hombre puede rechazar al recién nacido

Para algunas familias, la llegada de un bebé representa un verdadero milagro y una dicha sin precedentes. Sin embargo, existe la posibilidad que que en los pr

Cuando no hay preparación para enfrentar la paternidad, el hombre puede rechazar al recién nacido
Por:
27 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Para algunas familias, la llegada de un bebé representa un verdadero milagro y una dicha sin precedentes. Sin embargo, existe la posibilidad que que en los primeros días, después del nacimiento, el padre se sienta ansioso y confundido por su nuevo rol.

“Esta situación sepuede dar porque el padre siente mucha angustia por el nuevo papel que debe desempeñar. Generalmente, no sabe cómo afrontarlo, lo cual hace que no pueda aceptar adecuadamente a su pareja y al bebé recién llegado”, explica la sicóloga Gloria Casas.

De presentarse esta situación, es la mujer la que debe determinar si es necesario consultar a un especialista o si su pareja requiere solamente de más tiempo que ella para acostumbrarse a la nueva experiencia.

En ese sentido, ella debe tener en cuenta que “el rechazo tiene diferentes grados o intensidades; es decir, el padre puede manifestar sutilmente su incomodidad y extrañeza por el bebé o hacer evidente su rechazo ignorándolo abiertamente, evitando cualquier contacto y cercanía con él y tornándose exigente y crítico con la madre”, asegura Olga Susana Otero, sicoterapeuta de pareja y familia.

Sin embargo, hay señales de alarma, que requieren la intervención pronta de un especialista, como por ejemplo, que el padre ponga en riesgo al bebé, de alguna manera cuando se le encomienda una tarea.

Igualmente, que se irrite y grite al bebé o a la madre porque el pequeño llora y ella todavía no sabe cómo calmarlo, o cuando, por el contrario, no dice nada sino que simplemente decide salirse o dormir en otra habitación, en la que nada lo perturbe.

Ahora bien, si la incomodidadad por la presencia del pequeño no es tan fuerte, basta con darle tiempo. “Si son padres primerizos, es normal la extrañeza y la ansiedad del hombre, pues es necesario un proceso de aprendizaje del nuevo rol y, además, no se espera que el instinto paterno aparezca al mismo tiempo que el materno”, comenta la doctora Otero.

El diálogo de la pareja también contribuye significativamente a mejorar esta situación. “Si los canales de comunicación están abiertos, es posible que la mujer le explique y le haga entender que su función principal, en relación entre madre y bebé, es la de favorecer esa unión tan particular que se da entre ambos y tolerar, respetar, entender y aceptar los sentimientos de tristeza, depresión y ansiedad que perduran en ella durante algunas semanas después del parto.

Celos, el factor esencial Aunque no lo admita abiertamente, el hombre se siente muy afectado por el proceso de gestación de su compañera, puesto que “cuando una pareja se embaraza, el vínculo entre madre e hijo toma mayor relevancia en el proceso de embarazo, parto y nacimiento”, comenta Casas. Y aunque el hombre empieza un proceso de preparación para la paternidad, este nuevo papel le genera sentimientos ambivalentes.

“Por un lado, hay un profundo orgullo por el logro de ser padre, pero esa emoción está ligada también a una intensa ansiedad, a la posibilidad de desplazamiento y de perder el afecto de su compañera; lo que, por supuesto, genera celos en el hombre”, sostiene la doctora Casas.

Para él también resulta muy confusa esta situación, pues siente que, de alguna manera, está compitiendo con el bebé por la atención y el afecto de su mujer; pero no se atreve a decirlo, porque de hacerlo, cree que podría verse ante ella como una persona inmadura. Por esto, generalmente, se refugia en su trabajo para reafirmar su autoestima.

Apoyo femenino

Aunque después del parto las nuevas madres pasan por un momento confuso, y son ellas las que más necesitan de la comprensión de sus parejas, no pueden olvidar que con su esposo deben ser un equipo para su hijo, que necesita de un hogar para crecer feliz. 

Por esto, si ellos llegan a rechazar al recién nacido, es necesario que ellas no permitan que esta situación llegue a niveles extremos y procuren que ellos no se sientan desplazados, repartiendo su tiempo de la mejor manera entre su pequeño y su pareja.

Es fundamental que ellas sean tolerantes con los errores que él comete al participar en los cuidados del hijo, que comprendan que si él actúa con torpeza, no es por falta de interés o de amor y que él también necesita apoyo afectivo de ella.

 

Cómo iniciar el contactoCaricias. Es necesario que la relación entre padre e hijo se inicie desde la gestación. Por ejemplo, es favorable que él acaricie la barriga de la madre, le hable, cante y lea un cuento. Los hombres no deben esperar que los inviten a hacer parte de la crianza de su hijo, sino que tienen que tomar la iniciativa de ofrecer su ayuda para los quehaceres generales. No deben tener miedo de cargar y alimentar a su hijo, pues su respiración y su calor le transmiten afecto y seguridad al pequeño. A medida que van pasando los días, los papás pueden ayudar a crear rutinas y a fijar normas y pautas de crianza con la madre y los hijos.

 

Beneficios que da la compañía en la gestaciónPara evitar que este tipo de situaciones se presenten, desde hace varios años se le da al padre un papel mucho más destacado en el embarazo y el nacimiento, a través del curso psicoprofiláctico, principalmente.

“El hecho de que los padres asistan a las clases de yoga y de preparación para el parto con sus mujeres ayuda a que comprendan y se adapten al embarazo y empiecen a formar una buena relación con el niño desde antes del nacimiento”, sostiene la sicóloga Gloria Casas.

Y agrega que la participación del hombre en las charlas que los expertos dictan les permite, más que nada, obtener información a propósito de todos los temas que deben conocer y manejar a la hora de ser padres.

En ese sentido, hay que tener en cuenta que la información que reciben no es solo a nivel práctico; es decir, de consejos y recomendaciones a la hora de alzar, alimentar y dormir al bebé, sino que, además, les brindan una orientación sicológica que les permite comprender todo el proceso de cambio por el que van a atravesar desde el instante en que se sabe que hay un embarazo hasta el momento en que nace el bebé e inicia la crianza.

Según explica la doctora Casas, “varios estudios han demostrado que la personalidad del marido es igual de importante que la de la mujer a la hora de determinar el resultado sicológico del embarazo, pues entre más seguridad y apoyo emocional represente el marido, más fácil será para ambos ajustarse a la paternidad”.

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
RobertR
Hace 2 años
Soy hombre y es mi primer bebe y mi me ha tocado muy dificil., me siento muy mal porque a pesar de que el bebe esta bien , sano y fuerte y no es ni lloron ni nada, yo siento mucha inseguridad., me ha dado mucha ansiedad e irritabilidad, me llegan muchos pensamientos negativos y me frustro mucho aunque solo eso me sucede en las mañanas cuando me dan los episodios de Ansiedad durante el dia estoy un poco mejor y no tengo pensamiento negativos., a lo mejor la misma ansiedad me hace creer que es como un rechazo pero quiza no al bebe si no a la responsabilidad es algo muy extraño quisiera tener la fuerza y dejar de estar pasando por esto...
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet