Síguenos en:

El ácido hialurónico es una sustancia empleada para lograr una apariencia más joven de la piel

El ácido hialurónico es una sustancia empleada para lograr una apariencia más joven de la piel

Para realizar algún procedimiento con este tipo de material, es necesario consultar a un especialista en el tema y hacerlo en un lugar autorizado para hacer es

El ácido hialurónico es una sustancia empleada para lograr una apariencia más joven de la piel
Por:
23 de Julio de 2009
Comparte este artículo

Para realizar algún procedimiento con este tipo de material, es necesario consultar a un especialista en el tema y hacerlo en un lugar autorizado para hacer estos tratamientos.

Como si los relojes marcharan al revés, la estética actual permite a los pacientes mejorar la apariencia de las marcas de la edad y no solo dar la sensación de que se congela el tiempo, sino que se devuelve. El ácido hialurónico aparece en la escena, como el preferido por los cirujanos plásticos, para minimizar esas señales.

Se trata de una sustancia natural que se encuentra en algunos tejidos de organismos animales y humanos; el primero se extrae generalmente  de la cresta de las gallinas o el globo ocular de los pescados. Pero la opción más usada la da la industria farmacéutica: lo procesa y, a manera de gel, crea una especie de ‘antídoto’ contra los años, que es empleado en zonas específicas como la nariz, los labios, el mentón y los surcos nasogeneanos (las líneas de expresión que nacen en la nariz, pasan junto a los labios antes de terminar en el mentón). Este último garantiza menos impurezas.

De acuerdo con el cirujano plástico Ernesto Andrade, el ácido hialurónico es una de las sustancias que más recomiendan los especialistas en estética, debido a sus buenos resultados y los casi nulos efectos adversos.

 

¿Para quiénes?Esta sustancia puede emplearse desde edades tempranas, en casos en los que la inconformidad estética es consecuencia de accidentes o enfermedades; por ejemplo, desde la infancia es usado para disminuir la apariencia de las cicatrices. El objetivo de la aplicación es que actúe como relleno en zonas en las que se ha perdido cierto volumen como consecuencia de la edad. Se usa en cantidades muy pequeñas, debido a que de necesitarse mayor cuantía, lo aconsejable sería emplear grasa.

El cirujano plástico Ernesto Andrade explica que no hay restricción en los tipos de pieles, porque este ácido puede emplearse para dermis grasas, secas o mixtas sin dificultad.

Otra de las ventajas es que el procedimiento dura menos de cinco minutos y sus resultados pueden perdurar hasta por lo menos dos años, dice el especialista. “Aplicar antes es innecesario”.  El ácido hialurónico es una sustancia ajena al cuerpo, que empieza a acomodarse en los tejidos y a su vez a reabsorberse; por eso es necesario reaplicarlo tiempo después.  Cuando la sustancia entra al cuerpo hay una sensación de ardor, por esa razón se usa silocaína para minimizarla durante y después de su aplicación. Después no existe ninguna molestia, tampoco genera incapacidad y los resultados son inmediatos.

Las intervenciones en el rostro suelen tener mayores prevenciones, pues se teme cambiar bruscamente sus facciones. Ante esto, Andrade argumenta que por casos mal manejados no se puede generalizar. Son malas aplicaciones con sustancias no recomendadas. Es “una cadena de errores” que termina en daños físicos, difíciles de corregir posteriormente”.

 

Por su seguridadEl cirujano plástico Ernesto Andrade aclara que por el afán de obtener ganancias, existen comercializadores de sustancias como los biopolímeros, cuyo uso  no es recomendado porque pueden necrotizar los tejidos  y, por tanto, atrofiarlos o incluso ocasionar su pérdida. Después de que han sido introducidos es casi imposible retirarlos, porque se han diseminado a lo largo del cuerpo. Un segundo error es que estas sustancias son comercializadas en lugares no autorizados como spas, salones de belleza o centros estéticos, en donde la ley prohíbe realizar tratamientos invasivos (que entran al cuerpo). El tercer error es que lo aplican personas no idóneas, como peluqueras o esteticistas, y no médicos. Los pacientes cierran el ciclo de equivocaciones. Por ejemplo, explica Andrade que “un centímetro cúbico de ácido hialurónico cuesta un millón de pesos; para inyectarlo en unas nalgas se necesitan por lo menos, 400 centímetros cúbicos, es decir que el procedimiento costaría 800 millones. Entonces no puede ser esa sustancia la que están aplicando”.

 

Por Edna Juliana Rojas Hernández

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet