Síguenos en:

El dolor sí se puede desaparecer en el momento del parto

El dolor sí se puede desaparecer en el momento del parto

Las madres que comienzan su trabajo de parto no están destinadas a sentir todos los dolores, pues existen tres métodos para controlarlos, afirma el anestesi

El dolor sí se puede desaparecer en el momento del parto
Por: Melissa Serrato
05 de Septiembre de 2007
Comparte este artículo

Las madres que comienzan su trabajo de parto no están destinadas a sentir todos los dolores, pues existen tres métodos para controlarlos, afirma el anestesiólogo intensivista del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá, Leopoldo Ferrer Záccaro.

El doctor Ferrer explica que los medicamentos que se les administran a las madres que van a dar a luz por parto natural son anestésicos en dosis analgésicas. Esto significa que se disminuye la concentración de estos agentes con el fin de controlar el dolor.

Vías para controlar el dolor en el parto

1: Analgesia endovenosa: después de explicarle a la madre el funcionamiento de la analgesia controlada por el paciente o PCA, en la que ella misma activa la entrega del medicamento 30 o 60 segundos antes de cada contracción, a través de un sistema que se pone a su disposición. , ella solo debe oprimir un botón para que el analgésico ingrese por vena y controle el dolor de la contracción. La medicina también puede ser suministrada automática y continuamente sin la intervención directa de ella.

Ferrer indica que este método no es el más utilizado, porque requiere mayor vigilancia de la madre y del feto, aunque es una herramienta útil cuando las otras intervenciones analgésicas no son aceptadas o están contraindicadas.

Efectos adversos: puede presentarse depresión respiratoria y cardiaca en la madre, náuseas, vómito y sensación de rasquiña en algunas partes de su cuerpo. Sin embargo, todos estos efectos pueden ser manejados sin mayores complicaciones cuando la vigilancia es adecuada.

2. Analgesia neuroaxial: es el sistema más común en las mujeres que comienzan su trabajo de parto. Se divide en: analgesia peridural o epidural y analgesia espinal.3. Analgesia peridural o epidural: consiste en aplicar una inyección a la madre en la zona lumbar de la columna vertebral. Si ella lo desea, puede solicitar la inyección desde el comienzo del trabajo de parto, cuando ha dilatado uno o dos centímetros, porque, según el anestesiólogo, los estudios demuestran que no es necesario esperar a que haya mayor dilatación para suministrar la analgesia, pues esta no retarda el trabajo de parto si se utiliza desde el principio. Además, si se controla el dolor en la fase temprana del trabajo de parto y la madre lo permite, se pueden utilizar otros medicamentos para aumentar las contracciones uterinas y acelerar el trabajo de parto, sin que ello afecte al bebé ni aumente la incidencia de cesáreas.

La preparación completa de la inyección puede ser administrada en varias formas:

Dosis bolos intermitentes: se aplica la dosis completa en bolo (es el paso de una cantidad de medicamento en segundos a minutos por vía endovenosa) al inicio del procedimiento, y por un catéter que se deja en la columna se aplican otros bolos de acuerdo con la evolución del trabajo de parto y la sensación de dolor. No es el método más utilizado.  Dosis bolo inicial más infusión continua: inicialmente se coloca la dosis bolo ya mencionada y después, a través del catéter que se deja en la columna, se administra el mismo agente en forma continua durante el resto del trabajo de parto.  Dosis bolo inicial, infusión continua y analgesia controlada por la paciente: es el mismo proceso anterior, pero además la madre participa activamente para el control de su dolor. Cuando este se exacerba, puede oprimir un dispositivo que le envía una dosis adicional.

“Esta es la opción más cercana al ideal, porque el umbral del dolor es muy variable y la intensidad de éste es distinta durante las fases del parto. Entonces, cuando la paciente tiene una herramienta para participar activamente en el control del dolor del trabajo de parto, los resultados de la analgesia pueden ser mejores”, sostiene Ferrer.

Contraindicaciones

La peridural está contraindicada para pacientes que tienen problemas de coagulación, alguna infección en el sitio donde se va a aplicar la inyección o un problema neurológico que esté en progreso. Además, algunas mujeres no aceptan que se les manipule la columna, por miedo a que se provoquen daños en los nervios. Sin embargo, el anestesiólogo afirma que la probabilidad de que esto ocurra es menor de 1 en 1.000 y agrega que de presentarse algún daño, generalmente es transitorio.

Complicaciones

Es posible que la madre presente dolor de cabeza si al aplicar la peridural se rompe accidentalmente la duramadre, es decir, la capa que cubre la médula espinal. Si esto ocurre, el dolor puede ceder por sí solo o se pueden usar un tratamiento.Aunque es poco frecuente, la aplicación puede producir coágulos, hematomas y dolor de espalda.

Analgesia espinal

En este sistema también se aplica una inyección en la columna que llega a un punto más profundo y logra un efecto inmediato.

Adicionalmente, se le deja a la madre un catéter en el espacio peridural para administrar el medicamento de la forma mencionada previamente.

La analgesia espinal tiene las mismas contraindicaciones y efectos adversos que la peridural. Tiene una incidencia menor del 0.01 por ciento de dolor de cabeza, ya que en la actualidad las agujas utilizadas son muy delgadas.

3: Bloqueos nerviosos

Para la fase expulsiva, denominada así porque es el momento en el que la madre expulsa al bebé y a la placenta, se han utilizado anestésicos que bloquean la sensibilidad de los nervios dentro y cerca de la vagina. No se usan mucho, pues los resultados de la analgesia neuroaxial y endovenosa son satisfactorios.

Algunos momentos antes de expulsar el bebé, se puede utilizar lidocaína pura, sobre todo en madres que van a tener a su primer hijo o en las que el bebé es muy grande, para hacer una incisión, un corte en la vagina y así ampliar el espacio por el que va a salir el bebé, sin que se lesionen las estructuras vaginales ni el recto. Para cerrarla es posible que se requiera un bloqueo adicional.

El doctor Ferrer agrega que el anestesiólogo puede participar también en las primeras horas del posparto para que el control del dolor sea óptimo y las mujeres de hoy no tengan que sentir los mismos dolores que Eva.

Los opioides en la analgesia obstétrica

Los medicamentos derivados del opio potencian los efectos de los anestésicos locales, pues estos se usan en concentraciones más suaves; por ende, hay menor influencia en el bloqueo motor de la madre, lo que significa que puede mover y sentir las piernas. Las dosis que se utilizan en el trabajo de parto no son muchas ni muy altas, así que no existe ninguna posibilidad de que la madre presente algún tipo de fármacodependencia o que experimente algún efecto alucinógeno. Los opioides que se utilizan son de acción intermedia; por eso, su principal efecto es el control del dolor, aunque pueden producir sedación.

 

Por Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del bebé.

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet