Síguenos en:

Momentos claves antes, durante y después del parto

Momentos claves antes, durante y después del parto

Cuando llega la hora de dar a luz, las futuras madres deben estar enteradas de una serie de factores, pues tenerlos en cuenta permitirá que estén más relajad

Momentos claves antes, durante y después del parto
Por:
19 de Marzo de 2008
Comparte este artículo

Cuando llega la hora de dar a luz, las futuras madres deben estar enteradas de una serie de factores, pues tenerlos en cuenta permitirá que estén más relajadas.

AntesEl ginecoobstetra Édgar Acuña comenta que es necesario que las pacientes sepan con anticipación qué deben llevar para sí mismas y el bebé durante su permanencia en la clínica.

“En medicina prepagada y particular se recomienda una consulta preanestésica varios días antes de la fecha probable del parto o de la cesárea, en la clínica donde va a ser atendida, con el fin de que se le explique a la mujer cómo va a ser el manejo del dolor. Además, ella podrá aclarar sus dudas y temores sobre este aspecto”, sostiene el doctor Acuña.

Durante Fabio Quijano, jefe de la Unidad materno fetal de la Fundación Santa Fe, asegura: “Es muy importante la actitud de la madre para que tenga una buena experiencia en el parto, para eso es clave tomar el curso psicoprofiláctico y unas clases de yoga o pilates”.

Según el doctor Quijano, la idea actual de los obs-tetras es que el parto sea lo más humano posible; es decir, sin o con el mínimo dolor. Sin embargo, aclara: “Para que no se haga lento el trabajo de parto, lo que se conoce como pasmarse, es ideal tener más de 3 o 4 centímetros de dilatación”. En ese sentido, el ginecoobstetra Acuña agrega: “Cuando la paciente sienta que ya no tolera el dolor, debe solicitar que se le aplique la analgesia peridural, lo cual no solo le controla el dolor, sino que también favorece que respire mejor, le llegue más oxígeno al bebé y dilate mejor”.

“Entre el 15 y el 25 por ciento de los niños vienen con el cordón enredado en el cuello, lo cual no es una razón para cesárea, sino de vigilancia fetal con monitoria en el parto”, afirma Quijano.

El doctor Acuña cuenta que algunas pacientes rompen fuente (salida del líquido amniótico) espontáneamente antes del inicio de las contracciones; otras, durante el trabajo de parto, mientras que a algunas el obstetra se las rompe (amniotomía). Después, ella va a sentir que le sale ‘agua’ por la vagina.

“Al llegar a la clínica se debe pedir un enema evacuador para evitar la contaminación con materia fecal, ya sea al bebé o a la herida. Al ingreso a sala de partos, se evalúa el estado de salud de la mamá, para esto se recomienda que lleve una carpeta con todo el historial del embarazo: exámenes de laboratorio, ecografías, formulas médicas, etc.”, dice Quijano.

Añade que posteriormente se revisan signos vitales, tensión arterial y, por supuesto, se evalúa el bienestar fetal; luego se practica un tacto vaginal que ayuda a predecir el tiempo probable de duración del parto. Además, se coge una vena y se coloca suero, se practica una monitoría fetal para observar exactamente el número de contracciones y cómo las tolera el bebé.

“Para evaluar cómo va progresando el trabajo de parto, el obstetra practica tactos vaginales de cada 2 a 3 horas, o en ocasiones más seguido, si así se requiere”, comenta Acuña.

En cuanto a la alimentación previa, el doctor Quijano aclara: “Si es cesárea, debe tener ayuno absoluto de 8 horas; si es parto, es mejor una comida ligera antes del ingreso a la clínica, también puede tomar agua, jugo o líquidos claros”.

Acuña explica que en ocasiones el parto debe ser ayudado o instrumentado mediante el uso de espátulas o fórceps, que en manos expertas no generan riesgo para el feto ni la madre.

“En las primíparas se requiere hacer una incisión (episiotomía) hacia un lado de la vagina para que el bebé salga más fácil y no haya desgarros; esta después se sutura (episiorrafia)”, dice Acuña.

A pesar de que existen discusiones sobre si es necesaria o no la depilación púbica, “es lo más recomendable para facilitar la sutura en caso de episiotomía, si es cesárea; la depilación idealmente la hace la enfermera el mismo día de la cesárea”, sostiene Quijano.

La compañía de la mujer eneste momento es esencial, pues según explica el doctor Quijano, “es importante la presencia del padre junto con el pediatra, para que reconozca su hijo(a) desde el principio y se asegure de que los datos de la manilla identificadora sean los correctos”. Además, en instituciones como el Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá existen ya habitaciones VIP, que permiten el ingreso no solo del esposo, sino en general de la familia durante el trabajo de parto. Si es posible, la preparadora que dictó el curso psicoprofiláctico debe acompañar a la paciente, pues se ha visto que el equipo previamente conocido (ginecólogo, preparadora y pediatra) dan un manto se seguridad a la paciente.

Según el doctor Quijano, la respiración es clave durante todo el proceso, para mejorar la oxigenación fetal y en el pujo final para ayudar a una salida rápida del bebé.

El momento Quijano cuenta, paso a paso, lo que ocurre en el instante del nacimiento: Cuando la dilatación es completa, o sea 10 centímetros, se pone a la paciente en posición de parto en una camilla especialmente diseñada para esto. Llega el momento del pujo, que es de trascendental importancia, pues de hacerse inadecuadamente, puede tener consecuencias, como faltas de oxígeno en el bebé. Por tanto, ese es el instante más importante de la vida del menor y cuando más se necesita de la colaboración y concentración de la madre.

Una vez nace se seca rápidamente el bebé para evitar que pierda calor, se coloca sobre el vientre materno, se corta el cordón y se pasa al pediatra. Si es posible, se debe estimular la lactancia inmediatamente después del nacimiento.

A continuación, se extrae la placenta y se revisa la matriz para evitar sangrados y que queden coágulos o partes de placenta que faciliten infecciones posteriores. Si se practicó una episiotomía, se sutura y luego la paciente va a recuperación.

Durante el parto, se le inyecta a la madre suero y, en algunos casos, medicamentos que aumentan las contracciones y detienen el sangrado.

Después El doctor Acuña explica que en caso d cesárea, “la paciente debe permaneer e recuperación entre una y dos horas generalmente, esperando a que movilice bien sus piernas. En la mayoría de ocasiones, la mamá es trasladada a la habitación junto con su hijo para que lo amamante. Si el bebé lo requiere, es llevado a la unidad de recién nacidos”.

Las mujeres deben estar muy atentas en el posparto, pues independientemente de que haya sido vaginal o por cesárea, “presentan un sangrado conocido como loquios, no es menstruación, y debe vigilar que este sangrado no presente mal olor”, asegura el ginecoobstetra Acuña.

“Generalmente, el obstetra controla a su paciente a los 8 días del parto, con el fin de verificar peso, tensión arterial, estado de la episiorrafia y de los senos, para descartar signos de mastitis. En esta cita también se retira la sutura de la cesárea. Después de dos meses, se citará para la citología”, dice Acuña.

“La mujer debe acudir a una cita de consejería de planificación familiar después de un mes”, concluye Acuña.

Por Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet