Síguenos en:

Pelo que cae, vuelve a nacer

Pelo que cae, vuelve a nacer

Uno de los cambios más notables durante el posparto es la caída del cabello. Es normal, y solo en casos específicos la mujer debe recurrir a tratamientos, pr

Pelo que cae, vuelve a nacer
03 de Agosto de 2007
0

Comentarios

Comparte este artículo

Uno de los cambios más notables durante el posparto es la caída del cabello. Es normal, y solo en casos específicos la mujer debe recurrir a tratamientos, previo concepto médico.

¿A qué mujer no le preocupa observar un ‘manojo’ de cabellos sobre la almohada o un puñado de ellos en su cepillo cada vez que se alisa el pelo?

Es normal que después del nacimiento del bebé el pelo comience a caerse. Según el dermatólogo Filiberto Martelo, el estrés, los cambios hormonales y la disminución del flujo vascular hacia el cuero cabelludo en el periodo cercano al parto, hacen que los pelos entren masivamente en fase de caída. La disminución de los estrógenos y progestágenos en el posparto llevan a que el folículo piloso se debilite y el pelo se desprenda. Según el dermatólogo Iván Pérez, el predominio de las hormonas que favorecen la lactancia también influye en dicha pérdida.

Lo más común es que se produzca dos meses después del parto. Esta situación puede prolongarse durante seis a diez meses (máximo 1 año) y ocurre en el 50 por ciento de las mujeres.

“Generalmente, este proceso de pérdida capilar no requiere tratamiento. Cuando la mujer llega a los 10 meses posparto y se le sigue cayendo el pelo debe consultar”, afirma el dermatólogo Martelo.

¿Qué hacer?

Según el ginecoobstetra Andrés Daste, la mujer en el posparto puede notar que tiene menos pelo pero nunca parches, excepto si tiene una enfermedad asociada, por ejemplo, con un problema de tiroides, infecciones e incluso estrés.

“La mujer a la que se le cae demasiado el pelo debe consultar”, reitera. Si es el caso, se pueden prescribir lociones tópicas, champú suave y, en lo posible, se recomienda no utilizar cepillos duros que induzcan la caída del cabello.

También se indican tratamientos con algún tipo de hormonas, suplementos vitamínicos que contengan zinc o biotina y medicamentos androgénicos, este último sólo si se evidencia una caída abundante y prolongada. En estudio se encuentra el uso de tecnologías con láser que estimulan las células precursoras de los folículos pilosos.

Alternativas

El pelo tiene tres fases de crecimiento: anágeno (90 por ciento del pelo se encuentra en esta etapa), catágeno (pérdida, se destruye la papila y el bulbo piloso, fase que dura una a dos semanas) y telógeno, fase de reposo y caída.

Según Giovanna Bustos, médica cirujana con especialidad en medicina estética, las dietas hipocalóricas (baja en calorías) acortan el ciclo del crecimiento del pelo, y la disminución de los niveles de magnesio favorece su caída. Por lo anterior aconseja llevar una dieta balanceada durante y después del embarazo.

Igualmente sugiere evitar el uso de secador –si se utiliza, debe escogerse el nivel moderado– así como hacer trenzas u otro tipo de peinados que pueden llegar a tensionar demasiado el pelo.

“No todos los productos cosméticos sirven”, añade. Lo ideal es que la mujer mande a preparar un champú específico para su problema, previa consulta con el especialista. Algunas preparaciones contienen elementos vasodilatadores (que aumentan la circulación), así como pantenol, vitamina E y biotina. Igualmente se puede elaborar de forma personalizada la crema para peinar y lociones con medicamentos para fortalecer el pelo y disminuir la caída.

No es conveniente usar tintes. Bustos recomienda usar champú con protector solar –pues la luz ultravioleta deteriora el pelo– gorras o cachuchas, cepillos de cerda suave para alisar el cabello y mascarillas naturales como de aguacate macerado o a base de cristal de sábila.  Eso sí advierte: nada de petróleo y otros productos desconocidos.

Desde lo alternativo también hay tratamientos. “Para las medicinas orientales, el embarazo y el parto son un estado de máximo gasto del yin, referido a la energía conservada por el riñón –órgano energético–, el cual controla la nutrición del cabello”, explica Héctor Roa, médico cirujano especialista en medicina sintergética.

Cuando existe una previa deficiencia energética del riñón, la caída del pelo puede presentarse. Esta, explica Roa, se encuentra en mujeres que han tenido problemas con sus ciclos menstruales, abortos sin causa aparente e infecciones urinarias, entre otros.

“Dentro de esta concepción hay que fortalecer tal deficiencia con tratamientos de acupuntura y moxibustión”, agrega el especialista. Estos abordajes con la aplicación de medios de la medicina alternativa deben ser supervisados de manera efectiva y permanente por personal idóneo, preferiblemente médicos con entrenamiento en estas.

Un último consejo: el estrés, dice Roa, es “fuego” que evapora los líquidos vitales, que son los que nutren el cabello.

Por lo anterior, concluye: “Es necesario que generemos en nuestra vida la pausa necesaria, el ritmo adecuado y respetemos la ley sagrada de los tres ochos: ocho horas de trabajo, ocho de sueño y ocho de actividad lúdica y creativa para estar sanos”, puntualiza el médico.

Mitos y realidades

El pelo no se cae al lavarlo. De hecho, se puede hacer todos los días, aunque se aconseja dos o tres veces por semana, preferiblemente. Sin embargo, no es recomendable pasarle plancha o secador diarios pues esto sí lo maltrata. Después de muerto, el pelo dura alrededor de 100 días para desprenderse. La luz, sobre todo la ultravioleta B, decolora y deteriora el cabello. La vida y la calidad del pelo sólo se encuentran en la raíz, donde se forma. El resto son células muertas que se van adosando allí en capas. El pelo vuelve a regenerarse por sí solo. Un folículo piloso dura entre tres y cuatro años en condiciones normales. Normalmente, el ser humano está programado para tener de 20 a 30 ciclos de crecimiento capilar en su vida. “No hay que cometer locuras pues a veces se puede producir una dermatitis seborreica cuando se aplican toda clase de productos sin indicación médica ”, dice el dermatólogo Iván Pérez.

Pérdida del cabello

Otras causas para su caída pueden ser estas:

Problemas hormonales. Tratarlos mejora la situación. En ocasiones se presenta un desbalance entre las hormonas masculinas y femeninas conocidas con el nombre de andrógenos y estrógenos, respectivamente. Ciertos medicamentos. Cuando se suspenden, la paciente nota cierta mejoría. Parte de una  enfermedad de fondo (como lupus o diabetes). Tres o cuatro meses después de una enfermedad o cirugía mayor. Algunas infecciones.

Por Andrea Linares G.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet