Síguenos en:

Hombres con el deseo apagado

Hombres con el deseo apagado

Los padres pueden tener inapetencia sexual después del parto de su pareja.

Hombres con el deseo apagado
Por: Redacción ABC del bebé
23 de Noviembre de 2011
Comparte este artículo

Los padres pueden sufrir de inapetencia sexual después del parto de su pareja, perdiendo el erotismo y la pasión. Si no se soluciona a tiempo, la relación conyugal se deteriora.

La sexualidad después del parto puede ser como una fogata que se apaga. El deseo se esfuma, la pasión se calcina y el erotismo se extingue. Aunque este problema compete a la pareja, algunas veces el motivo está en que el hombre pierde las ganas y la voluntad para tener contacto sexual con la mujer. El embarazo, el parto y la faceta de madre influyen en esta reacción.

“Hay parejas que tienen una vida sexual muy activa, incluso durante los nueve meses de gestación, pero luego del parto el hombre queda como anestesiado y no vuelve a desear a su mujer”, comenta la sicoterapeuta sexual Martha Mejía.

Como es normal, la mujer después del alumbramiento cambia físicamente. Su cuerpo queda hinchado y la piel se torna flácida. Por eso, el hombre puede perder cualquier interés sexual en ella y empieza a verla más maternal. “Los hombres tienen una respuesta sexual visual y reaccionan a imágenes atractivas. Entre más armoniosas, mayor excitación.

Cuando ven formas femeninas que atentan esos principios, como en el posparto, no tiene estímulos eróticos”, afirma la especialista.

Además, algunos padres presencian el nacimiento del bebé y eso provoca un cuadro sicológico drástico, generando una especie de fotografía mental permanente que evita la excitación. Según el siquiatra sexólogo Carlos Pol Bravo, “la asistencia al parto puede producir problemas emocionales que afectan la sexualidad e inhiben el deseo y la pasión”.

A eso se le suma también que él experimenta temor de lastimarla, porque todavía puede estar adolorida por el parto.

En ocasiones, los inconvenientes se agudizan al punto que provocan una disfunción sexual masculina. Lamentablemente algunos hombres perciben este tipo de dificultades como normales y creen que con el tiempo se solucionarán; sin embargo, eso no ocurre muchas veces y terminan produciéndose infidelidades o separaciones.

La actitud marca la diferencia

Retomar la actividad sexual luego del parto no siempre es fácil. A veces, se crea una barrera entre ambos y se vuelve casi imposible revivir la pasión.

La mujer tiene que poner de su parte para evitar que el hombre pierda el interés. “Ella no debe olvidar que antes de madre, fue mujer y que su pareja merece toda la atención. Un hijo no es impedimento para volver a tener vida sexual activa”, apunta Mejía.

El primer paso que debe dar ella es retomar hábitos que la lleven a sentirse bien con su cuerpo, porque, de lo contrario, no tendrá confianza ni seguridad y, por ende, no podrá transmitirle pasión a su pareja.

“La madre debe mejorar su actitud y su estado mental, porque si ella no se siente satisfecha consigo misma, le va a transmitir esa inseguridad a su pareja. Por eso, es apropiado que vuelva a cuidarse físicamente y se vista sensualmente”, asegura Pol Bravo.

Además, es imprescindible que haya buena comunicación entre los dos. El hombre debe manifestar abiertamente su necesidad y su problema, con el fin de buscar una solución que beneficie a ambos. “Si los dos dialogan pueden crear alternativas e inventar nuevas experiencias. Cuando el hombre se da cuenta de que ella se involucra, su estado mejora”, apunta la sicoterapeuta sexual.

Así mismo, el hombre debe empezar a cortejar a la mujer desde antes de terminar el puerperio, sin una finalidad sexual. Faltando ochos días, es adecuado empezar a tocarla y acariciarla. Eso ayuda a prepararla para el momento en el que ya decidan tener una relación coital. En estos acercamientos eróticos vienen bien las caricias, los abrazos y los estímulos manuales.

El arte de la seducción

Hay ciertos factores que influyen para tener un mejor encuentro sexual, sobre todo en la época del posparto. Tome nota:

  • El lugar: debe ser un ambiente cálido y que despierte sensaciones eróticas. Por ejemplo, un cuarto con esencias, flores y pétalos de rosas.
  • El preámbulo: una cena romántica, una copa de champaña, un masaje y un regalo son perfectos para dar un toque romántico y sensibilizar.
  • Sin obstáculos: es fundamental prever que no va a haber interrupciones de ningún tipo. Por eso, es adecuado dejar al bebé en la casa de algún familiar cercano.
  • No importa la hora: las relaciones sexuales no son exclusivas de la noche, también se pueden buscar otras horas y es apropiado aprovechar los momentos en el que el niño esté durmiendo.
  • La creatividad es clave: la pareja debe hacer uso de la imaginación y emplear estrategias como usar ropa erótica, ir a moteles y hacer poses diferentes.
  • Ayudas: existen tiendas especializadas en sexo que venden artículos llamativos que sirven para tener encuentros innovadores.
  • No todo es coito: hay formas diferentes de obtener el orgasmo sin la penetración, como el sexo oral y la masturbación, que permiten un acercamiento y fortalecen el lazo afectivo.

La terapia puede ser la solución

Si después de un tiempo tras el parto el hombre no puede recuperar el deseo sexual, es posible que necesite acudir a una terapia, con el objetivo de reforzar su autoestima y sensibilizarlo para quitarle los temores y los traumas.

Por lo general, este tratamiento es corto y solo se dan unas bases sicológicas y emocionales. La pareja es la encargada de poner en práctica esos fundamentos y depende de ella que las cosas mejoren.

“Cuando los problemas no se pueden solucionar y persisten, es mejor plantearse la posibilidad de la separación, para evitar conflictos mayores”, señala el siquiatra sexólogo Carlos Pol Bravo.

Por Juan David Cárdenas P.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet