Síguenos en:

Nueva técnica para bajar de peso y aprender a comer bien sin cicatrices ni ejercicios

Nueva técnica para bajar de peso y aprender a comer bien sin cicatrices ni ejercicios

La introducción del balón en la cavidad gástrica no implica cortes ni suturas. Es un procedimiento que dura unos 15 minutos, en manos expertas.  

Nueva técnica para bajar de peso y aprender a comer bien sin cicatrices ni ejercicios
Por:
05 de Agosto de 2008
Comparte este artículo

La introducción del balón en la cavidad gástrica no implica cortes ni suturas. Es un procedimiento que dura unos 15 minutos, en manos expertas.

 

El dispositivo intragástrico de adelgazamiento (DIA) o balón gástrico es un dispositivo esférico que colocado en el estómago, “produce sensación de llenura permanente, disminuye la capacidad gástrica y, por ende, reduce la cantidad de alimento que se ingiere, facilitando el adelgazamiento”, explica Fabián Villa, médico internista gastroenterólogo de Rada Cassab. 

 “El dispositivo está elaborado en un material resistente a la acidez gástrica (elastómero de silicona) y se introduce desinflado, por endoscopia. Ya en el interior, se llena con solución salina”, explica Villa. Debe estar en el estómago del paciente entre 6 y 8 meses, al cabo de los cuales se retira. De lo contrario, se corre el riesgo de que se desinfle y se vaya por el intestino delgado. Como lo explica el médico gastroenterólogo, si hay obstrucción intestinal, será necesario operar.

Además de solución salina, el DIA también contiene azul de metileno. En caso de deflación del balón (las probabilidades de que esto suceda son apenas del 0,6 por ciento), el paciente nota un color azulado en su deposición. “Apenas esto suceda, hay que llamar al especialista”, enfatiza Villa.

 

¿Cuándo se recomienda?La técnica del balón gástrico comenzó a practicarse en 1991 en pacientes obesos que tenían enfermedades severas asociadas como diabetes mellitus, hipertensión arterial y daños cardiovasculares, en los que era riesgoso el empleo de anestesia en un procedimiento como el bypass gástrico o una cirugía bariátrica definitiva.

“Entonces, se les ponía el dispositivo, bajaban de peso y disminuía la morbilidad. Hoy no solo es empleado en los pacientes superobesos que no caben por una puerta y ni siquiera se pueden mover, sino también en los que tienen obesidad grado 1, es decir, los que tienen un indice de masa corporal (IMC) entre 30 y 34,9”, explica Villa.

El IMC se obtiene dividiendo el peso sobre la talla del paciente, al cuadrado (IMC= peso / altura x altura). Según esto, un índice de masa corporal entre 18 y 24,9 es normal y saludable; por encima de 25 y hasta 29,9 indica sobrepeso; entre 30 y 34,9, obesidad grado 1; entre 35 y 39,9, obesidad grado 2. Y obesidad grado 3, o mórbida, corresponde a un IMC por encima de 40 o incluso 50.

 

Cuidados generales- Diez días después de la colocación del dispositivo, el paciente debe empezar a ejercitarse.  También es hora de retomar las actividades habituales. - “El adelgazamiento es multidisciplinario; implica trabajo con el médico, el nutricionista, el entrenador físico y el sicólogo. No solo pretendemos reducir la capacidad estomacal del paciente, sino que él aprenda a comer y así cambie su estilo de vida”, explica Villa. - El paciente debe evitar el consumo de bebidas gaseosas, malteadas, helados y grasas, pues estas pueden aumentar la sensibilidad del tracto digestivo, ocasionando náuseas y vómito.- Del mismo modo hay que restringir el alcohol; su alto contenido de azúcar aumenta la glicemia y los triglicéridos. - Luego de la colocación del dispositivo, es necesario acudir a control a los 5 días y a los 10 días. Después será mensual. - No hay que exceder la cantidad de alimentos que tolera el estómago, ahora reducido en capacidad. De lo contrario, el paciente presentará distensión abdominal y vómito.

 

¿Cuántos kilos bajo?Cada paciente es diferente. El hecho de que dos personas tengan el mismo nivel de sobrepeso y se pongan el dispositivo intragástrico de adelgazamiento no implica que adelgacen con la misma velocidad, ni al mismo nivel. El metabolismo, las condiciones de vida y la disciplina determinan el éxito del tratamiento. "Todo depende del paciente, así como  de la adherencia que tenga al programa de adelgazamiento. Tratamos de que la persona aprenda fundamentalmente a comer y le damos una ayuda para bajar de peso: el balón que le produce llenura permanente", dice el doctor Fabián Villa.

 

Comida en pequeñas cantidadesNo solo se trata de adelgazar gracias al balón gástrico, sino de mantener el peso y las dimensiones adquiridas. Esto se logra cambiando las conductas erradas de alimentación. El secreto está en una buena masticación y en la ingesta de cantidades racionales de comida.

“Culturalmente, comemos todo lo que nos sirven en el plato. Si nos sirven mucho, comemos mucho. Si servimos en platos pequeños, igualmente comemos todo, pero en poca cantidad. Así creamos buenas conductas alimenticias”, sugiere Fabián Villa, gastroenterólogo y médico internista de Rada Cassab.

La masticación también asegura el éxito del tratamiento con el dispositivo intragástrico de adelgazamiento. Hay que comenzar por cortar los alimentos en trozos pequeños y masticar cada bocado entre 25 y 30 veces. Esto facilita que el alimento se envuelva en saliva y la digestión empiece desde la boca. Cuando la comida llega al estómago, ya está parcialmente digerida. Adicionalmente, la masticación continua y pausada produce señales nerviosas que son captadas por el cerebro, el cual envía una señal de saciedad temprana.

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
esnaremaussa
Hace 3 años
que bien
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet