Síguenos en:

Pa' machos/ ¿Cuándo haremos el amor de nuevo?

Pa' machos/ ¿Cuándo haremos el amor de nuevo?

Señores: en la etapa del posparto ustedes se preguntarán si las restricciones que tuvieron durante el embarazo, en algunos aspectos íntimos, van a continuar

Pa' machos/ ¿Cuándo haremos el amor de nuevo?
Por:
09 de Abril de 2007
Comparte este artículo

Señores: en la etapa del posparto ustedes se preguntarán si las restricciones que tuvieron durante el embarazo, en algunos aspectos íntimos, van a continuar ahora que de su cama se ha adueñado su rollizo retoño.

Él es el dueño de todo, no solo de los cuidados,  también de los mimos que prácticamente lo tienen convertido en un desplazado. Lo peor no es eso, usted la ve tan entretenida que ni siquiera se atreve a insinuarle nada que pueda sacarla de su ensimismamiento.

Claro, no ha dejado de preguntarse ¿será que ya no le intereso? Usted se ha cansado de que sus besos se queden en el aire, que hay entre su boca y la mejilla de la nueva madre, y siente que el codo de ella ya le hizo un hueco en las costillas. Qué pena preguntar. ¿Hasta cuándo durará? ¿Es esto normal? Pues bien, si en alguna etapa necesitó paciencia, en esos primeros meses después del embarazo va a tener que aumentarla. 

Tiene que saber que usted no es el único, ni será el último, que pasó por eso. Y como un elemento para que se tranquilice, y más bien desde ahora empiece a cambiar de actitud, tiene que saber que ella está pasando por una etapa que se conoce como el Síndrome de la Mamá Gansa.

Para empezar, sepa que es frecuente que después del parto las mujeres atraviesen por una sensible disminución del deseo sexual. Esto nada tiene que ver con el gusto, ni con el cariño, ni con la atracción ni con el amor que ella sienta por usted.

Algunas personas la han atribuido a un condicionamiento normal de su cuerpo para atender al “bello intruso” de manera plena. Y aunque esa falta de ganas se ha relacionado con el amamantamiento, algunos expertos más bien les echan la culpa a los cambios hormonales y al efecto normal de los trasnochos, el cansancio y el esfuerzo que implica ser mamá. Entiéndala.

Ella misma piensa que no solo eso, sino los cambios de su cuerpo, la alejan inconscientemente de ese compromiso que para usted es tan importante. Cuidadito con hacer exigencias. Póngase serio. Empiece por hablar pero, por encima de todo, aprenda a escuchar. Por nada del mundo intente forzar situaciones, ni muchísimo menos crear condiciones ni encerronas. No es una nueva conquista, es una reconquista. Saque todas sus herramientas de seducción, reinvente caricias, frases, aprenda el valor de las pausas y de los tiempos. Si ella dice no, es no. Pero no desfallezca; sin acosar, acompañe. Lleve la idea.

Sea solidario en ese proceso que ella tiene de redescubrir y aceptar su nuevo cuerpo. Déjese llevar de su mano y, por encima de todo, entiéndala. Seguro que en poco tiempo usted también se habrá redescubierto y, más temprano que tarde, a lo mejor estará de nuevo en esa situación. Tenga en cuenta que usted aquí tiene todo que dar, menos la espalda.

Por Carlos Francisco FernándezASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet