Síguenos en:

Papás con las riendas del hogar

Papás con las riendas del hogar

Hay hombres que han asumido la paternidad sin la presencia de una pareja. Difícil, pero se puede. La familia tradicional está compuesta por mamá, papá e hij

Papás con las riendas del hogar
Por:
15 de Junio de 2007
Comparte este artículo

Hay hombres que han asumido la paternidad sin la presencia de una pareja. Difícil, pero se puede.

La familia tradicional está compuesta por mamá, papá e hijos. Sin embargo, cada día hay más hombres que deben asumir su paternidad sin la ayuda de una pareja. La crianza de un niño en estas condiciones no es una tarea imposible, pero sí amerita más dedicación y responsabilidad.

La razón fundamental por la que hombre y mujer deben hacer equipo para sacar adelante un hijo es que cada uno, de acuerdo con su género, cumpla una función importante para la estructuración de la personalidad del niño. “La mamá se encarga de sembrar la esencia afectiva y la sensibilidad, mientras que la parte masculina aporta la practicidad y la dinámica en las relaciones interpersonales”, explica la sicóloga Isabel Cristina Bettín.

La historia

Sin embargo, hay circunstancias de la vida que hacen que los miembros del hogar se distancien y el papá asuma toda la responsabilidad de criar los hijos. Ese es el caso de Diego García, un artista plástico que está dedicado a sus dos hijas desde hace un año, cuando su esposa, Diana, se fue al Medio Oriente por razones de trabajo.

Ocho años después de su matrimonio decidieron tener su primera hija: Julieta, quien tiene ya 3 años. “Es un cambio que remueve la estructura de la vida. Todas las frases de cajón sobre la paternidad son reales, porque salen a flote emociones que no existían y da susto. No dormía, ni comía para que a ella no le faltara nada”, recuerda Diego García.

La segunda niña nace un año y medio después, apenas va a cumplir dos años.

Pero a la vez que llegó la felicidad con sus dos hijas, también llegó la crisis económica. Trabajaban muchísimo y nunca ganaban lo suficiente para suplir todas las necesidades. La relación de pareja se fue deteriorando, hasta que un día a Diana le llegó una propuesta laboral y eligió marcharse dejando a su familia de lado.

“Ella hace un sacrificio: renunciar a estar con sus hijas los primeros años de sus vidas y arriesgarse a perder su matrimonio, para asegurarles un mejor futuro”, comenta Diego.

Diana trabaja en una multinacional en el Medio Oriente, donde maneja información confidencial de la empresa, pues dirige el sector de seguridad. Mientras tanto, Diego le bajó la marcha a sus expectativas profesionales y se concentró en las niñas.

Cuando la madre no está

En los primeros años de vida de los hijos se crea el vínculo afectivo. Si la mamá está ausente, la labor del papá es mantener la relación lo más natural posible con su hijo, sin intentar suplantar el papel de la mujer. “En una familia monoparental se recomienda aceptar la nueva situación. Más que nunca, el papá es el protector, el proveedor y debe estar pendiente de la afectividad”,indica Leonardo Acosta, sicólogo y terapeuta familiar.

Lo que ocurre muchas veces es que para evitar que sufra su hijo, el padre lo cuida demasiado, subestima la posibilidad de desarrollo y su sobreprotección repercute en inseguridad en el menor de edad. “El cariño se debe suplir de manera natural, sin buscar cubrir el papel femenino, porque tratar de ejercer un rol que no es el del hombre forma un vínculo que no es saludable”, aclara la sicóloga.

“Según mi experiencia, en la crianza lo más difícil de aprender es evitar ser un papá dictador y sobreprotector”, comenta Diego García.

La sicóloga Bettín recomienda en casos como este, que el hombre cree redes de apoyo femenino, en las que su hermana o la abuela del niño colaboren para lograr un adecuado desarrollo emocional, sin que pasen a ocupar el lugar de la mamá. “Es simplemente permitir la ayuda de figuras femeninas que lo estimulen y lo acompañen, que lo guíen y que le respeten su espacio”, afirma.

Aunque no se puede ser mamá y papá a la vez, lo que sí es viable es que un papá aporte su experiencia.

La falta de la mamá repercute en la rutina diaria de las pequeñas. “Cambian los límites y se puede generar confusión. Por eso, son importantes las reglas claras para todos los que hacen parte de este proceso”, comenta el terapeuta.

El poder de la imaginación

CUENTOS. Todas las noches, la mamá de Julieta y Gabriela enciende la Luna. Eso les dice su papá, Diego García, para compensar su ausencia. En sus juegos, su mamá es un pirata o hace parte de la historia de un castillo mágico, pero siempre está ahí. El ser humano se alimenta de la fantasía, la imaginación y la esperanza, pero las mentiras pueden generar frustración. “Esto puede ser un juego verbal sano, siempre y cuando no se les genere falsas expectativas de que la mamá volverá”, afirma la sicóloga Isabel Cristina Bettín.

Las niñas terminarán entendiendo quién es el que ha estado ahí acompañándolas en las buenas y en las malas. “Se puede alimentar las ilusiones, pero luego dejan de existir porque la emoción está madura y entenderán que era algo mágico que hacía la vida más agradable. Su nivel de conciencia les permitirá ver que la realidad es otra”, concluye.

Margarita Barrero F.Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet