Síguenos en:

Papás reclaman sus derechos

Papás reclaman sus derechos

En los divorcios, dicen, están en desventaja. Algunos, al parecer, son víctimas del llamado ?Síndrome de Alienación Parental?, bastante discutido. ?Encarama

Papás reclaman sus derechos
Por:
10 de Julio de 2007
Comparte este artículo

En los divorcios, dicen, están en desventaja. Algunos, al parecer, son víctimas del llamado ‘Síndrome de Alienación Parental’, bastante discutido.

‘Encaramarse’ cerca del balcón de la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham con atuendo de Batman, encadenarse vestido de Papá Noel para exigir reformas a las leyes de divorcio, ‘colgarse’ de un edificio portando un cartel de protesta, lanzar preservativos con un tinte violeta en plena sesión parlamentaria e interrumpir un sorteo de lotería por televisión, con 10 millones de espectadores al otro lado de la pantalla, fueron algunas de las hazañas a las que llegaron miembros de una organización británica conocida como ‘Fathers 4 Justice’ (padres por la justicia) para defender los derechos de los hombres divorciados y separados, entre ellos, el de ver a sus hijos.

Matt O’Connor vivió en carne propia el distanciamiento de sus dos pequeños tras un divorcio traumático y fue el fundador de este ‘ejército de padres’ que con toda clase de actos públicos, y hasta vestidos de superhéroes, se tomaron recintos legislativos y tribunales en los cuales están en curso los procesos de divorcio en el Reino Unido. Su objetivo es presionar reformas en el sistema de justicia que permitan garantizar su derecho de ser padres. En Italia y otros países también existen este tipo de organizaciones.

En la mayoría de los casos, la madre es quien obtiene la custodia. En Colombia, de hecho, es así. Aunque muchos padres no intentan alegar su derecho a obtenerla, este grupo de activistas británicos insiste que se trata de una forma de discriminación, especialmente porque el vínculo afectivo con sus hijos se minimiza dentro de un marco restringido de visitas.

En Alemania, por ejemplo, el 85 por ciento de los niños de parejas divorciadas vive con su madre, aunque allí es legal la custodia compartida. Según el sicólogo Leonardo Acosta, esta permite que los hijos pasen temporadas con ambos padres, repartidas de manera equitativa. En Francia, el porcentaje es similar, en Italia es del 90 por cierto (allí también es legal la custodia compartida) y en el Reino Unido, del 93. En este país, según cifras gubernamentales, más de un millón de padres perdieron el derecho a ver a sus hijos entre el 2001 y el 2002, aunque la mayoría de las razones fueron justificadas.

En Alemania, gracias a una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, un padre recuperó la posibilidad de volver ver a su hijo luego de 10 años de separación, pues se le había negado el derecho a visitarlo con base en las declaraciones del pequeño, al parecer víctima del síndrome de alienación parental (SAP).

“Quiero ser papá”

David* cumplió 10 años el pasado mes de mayo. Para su padre, un médico reconocido en el país, no deja de ser complicado el hecho de que durara cinco años sin ver a su hijo por diferencias con la madre del infante.

En 1999, una sentencia judicial fijó el régimen de visitas al que tenía derecho como padre pero, con el paso del tiempo, no ha podido cumplirse por distintos motivos que alegan las partes involucradas en este caso y que las ha llevado a los estrados judiciales. Cada quien defiende su posición y la sustenta con conceptos de especialistas.

Ahora, su pequeño tiene una actitud de aparente desprecio hacia él y en ocasiones no duda en manifestar sus sentimientos con frases agresivas. El médico se ha documentado con los casos de otros padres en el exterior, además de libros y artículos, tratando de buscar explicaciones a su situación.

En un maletín reúne fotos, sentencias, cartas, certificados siquiátricos y otra serie de papeles que testifican cada uno de los pasos en su esfuerzo por recuperar y tener cerca a su hijo.

De un tiempo para acá, las cartas se convirtieron en el único medio de comunicación entre él y su pequeño, a través del cual David* le hacía saber lo que necesitaba.

Hoy, el niño se niega a ver o acercarse a su padre, quien afirma haber perdido la esperanza de recuperarlo, pues en este camino de lucha ha encontrado más impedimentos que facilidades.

¿En qué consiste el Síndrome de alienación parental?

Según el sicólogo español José Manuel Aguilar, autor del libro Síndrome de alienación parental, “es un trastorno caracterizado por un conjunto de síntomas que resultan del proceso por el cual un progenitor transforma la conciencia de su hijo, mediante distintas estrategias, con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor”. En otras palabras, lo programa para que odie al otro progenitor sin que exista justificación.

Al comienzo se presentan comentarios malintencionados de un padre hacia el otro con el fin de denigrarlo. El niño comienza a interiorizar el mensaje y termina expresando su rechazo hacia el progenitor que no convive con él.

El llamado ‘padre alienador’ (aquel encargado de la ‘campaña de injuria’) también interfiere en el contacto entre su hijo y el otro padre, que va desde su intento por ‘torpedear’ la comunicación telefónica hasta entorpecer el tiempo en que estos conviven esporádicamente. Igualmente, dice Aguilar, “usa a los profesionales y docentes para avalar sus interferencias, así como implicar a la familia extensa (abuelos, tíos, primos, etc...) para que se sume a la campaña de desprestigio del padre o madre alienado”.

Según los expertos, “tal es la fuerza que ejerce el conflicto de los padres sobre los niños que los podemos llevar a una despersonalización que, en ocasiones, no corresponde a su nivel de madurez y pensamiento”. Esto significa, por ejemplo, que el menor puede comenzar a expresarse con ‘lenguaje de adulto’ en relación con ese otro padre que, de una u otra forma, se convierte en su ‘enemigo’.

Los niños terminan formando parte de ‘juegos sicóticos’ en los que deben aliarse con uno de los padres que genera en ellos la confusión y el caos a la lealtad. Aquí surgen frases como: “Mi mamá dice que mi papá es malo”.

Desafortunadamente, el hijo se ve forzado a tomar partido. Primero, reproduce los reproches del padre con quien convive; luego, toma distancia de aquel ‘rechazado’ y al final adopta una postura de agresión contra este progenitor, alejándose también de sus familiares.

¿Qué aconseja el sicólogo José Manuel Aguilar para ese ‘padre alienado’? Evitar que se rompa el vínculo y buscar ayuda profesional. Para los expertos, es importante que el niño no esté en medio de una ‘guerra de poder’ y tenga una claridad sensata de lo que cada padre puede ofrecerle en términos afectivos para que, en el futuro, sea un adulto estable.

Dice el sicólogo Aguilar en su libro, “el menor debe ser libre para relacionarse con sus padres, sin tener que estar obligado a elegir, pues a ambos quiere y necesita. A un hijo NO se le visita; con un hijo se comparten tiempo y experiencias”.

A pesar de lo anterior, la Asociación Americana de Sicología declaró hace varios años que no existía evidencia científica que avalara el SAP y criticó el mal uso que del término le han dado en los casos de violencia de género. “Términos como alienación parental pueden usarse para culpar a las mujeres de los miedos razonables de los niños hacia su padre violento”, expuso la Asociación.

Por Andrea Linares G. Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet