Síguenos en:

Nacer en el agua, vida que da vida

Nacer en el agua, vida que da vida

El medio acuático es el hábitat de los bebés en el vientre, por ello, nacer en agua es una opción casi natural.

Nacer en el agua, vida que da vida
Por: Astrid López
22 de Marzo de 2017
Comparte este artículo

El agua es fuente natural de vida, nuestro cuerpo está compuesto en gran parte de ella e interviene en muchos de los procesos hormonales y de funcionamiento del organismo. Además, es primordial en el día a día, como hidratante y parte integral de los alimentos que consumimos.

Ahora, si vamos al periodo gestacional, la vida se forma en un ambiente líquido, que brinda no solo abrigo y protección al ser en formación, sino que es su hábitat, su espacio de descanso y fuente de alimento durante los primero 9 meses de vida.

Por ello, un tipo de parto que en los últimos años ha ido cogiendo fuerza, es el nacimiento en agua, una forma ancestral modificada que se basa en  que las mujeres den a luz en un espacio diferente a una camilla o cama clínica, en un ambiente hospitalario e impersonal, para hacerlo en un escenario acuático, ayudando a que el pequeño no tenga un choque emocional y ambiental al nacer, pues su ‘hogar’, desde la procreación es líquido y sale a un mundo íntimo y líquido también.

Por qué pensar en un parto en agua

Al parecer los beneficios son muchos, tanto para la madre como para el pequeño que nace. Muchas mujeres que han tendido sus bebés en agua dicen que los dolores de parto se mitigan, en gran medida, porque el agua es tibia, lo que puede aliviar el malestar y contribuir a que el momento del alumbramiento sea menos incómodo.

Por otra parte, si se cuenta con el espacio indicado, los especialistas pueden recibir a tu pequeño en casa, en el ambiente íntimo de tu hogar y rodeada de los seres que amas y quieres tener a tu lado en ese día tan importante.

Así mismo, existen clínicas especializadas en las que puedes tener a tu hijo en un ambiente líquido, donde estarás asistida por especialistas y podrán acompañarte algunas personas que desees. Es una opción ideal si quieres que tu esposo, pareja o tu mami estén cerca, para apoyarte en esa experiencia única.

Igualmente, el bebé no sentirá tanto el cambio de su hábitat dentro del vientre de mamá, donde estaba en el líquido amniótico para pasar a un espacio de agua tibia. Es posible que el parto sea más rápido y menos incómodo para ambos.

Sin embargo, es bueno decir que algunos médicos indican que este tipo de nacimiento tiene ciertas desventajas y aspectos no tan convenientes. Hablan que allí no se pueden controlar la higiene como si se hace en un escenario clínico, por lo que se puede dar paso a una infección, tanto en la madre como el bebé.

De igual forma, si se presenta una emergencia no se podría atender de forma rápida y oportuna, como si se da en una clínica u hospital donde están tanto el personal médico necesario como la instrumentación y aparatología para ello.

Los médicos recomiendan que aunque la madre quiera darse esta oportunidad no es recomendable un parto en agua, si la embarazada ha tendido durante la gestación alguna infección o inconveniente de salud o cambios marcados en su estado general de bienestar.

Tampoco si se sabe que se trata de un embarazo de alto riesgo o si se espera más de un bebé, es decir, el parto de gemelos, mellizos o un embarazo múltiple de más de dos bebés, entre otras particularidades que dependen de cada mujer y su embarazo.

¿El bebé al nacer puede ahogarse?

Esta es la pregunta frecuente de muchos padres quienes se cuestionan sobre la posibilidad de que el bebé no pueda controlarse y tome agua al punto de poder ahogarse. Al respecto, los especialistas que atienden este tipo de partos en agua, sostienen que esta opción es casi nula, porque el bebé recibe el oxígeno a través del cordón umbilical.

Del mismo modo, el recién nacido está pasando de un medio acuático (el líquido amniótico) al agua tibia de la bañera, que está más o menos a la misma temperatura y seguirá respirando mediante el conducto natural dependiendo de mamá, hasta que se corte esa conexión.

Aunque al final, la forma en que deseas que tu hijo nazca es algo muy particular y una decisión que se toma en pareja. Lo indicado es que te asesores bien de tu médico o ginecólogo y que sigas su recomendación, pues es quien conoce bien las posibilidades de hacerlo o no basado en el bienestar de ambos.

       
Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet