Síguenos en:

Consejos para estar lista el día del parto

Consejos para estar lista el día del parto

Tomada por Thinkstock

Consejos para estar lista el día del parto
Por: Tatiana Quinchanegua
26 de Diciembre de 2013
Comparte este artículo

Nada ni nadie le garantiza a una mujer que está lista para el momento del parto. Las recomendaciones de los médicos, los consejos de las abuelas y de las amigas que ya son madres formarán parte de la gran cantidad de información que debe procesar diariamente una gestante.

Si el embarazo no ha tenido complicaciones, los ginecobstetras afirman que una gestante, bajo estas condiciones, está lista para dar a luz a su bebé a partir de la semana 34. Razón por la cual, durante el último mes, los controles prenatales se realizan cada 15 u 8 días, según instrucción médica. Si existe algún riesgo para la madre o para el bebé, incluso se solicita una revisión diaria y, de ser necesario, se programa una cesárea.

El primer indicador para ir a la clínica es sentir las contracciones. Inicialmente, pueden ser irregulares, es decir, cada hora o 30 minutos, pueden ser cortas o largas, intensas o leves, incluso, tienden a disminuir o detenerse si usted cambia de posición. Con el tiempo, las contracciones se tornarán intensas y frecuentes, durarán de 30 a 70 segundos. En medio del dolor, intente concentrarse y tomar los tiempos de las contracciones porque seguramente le pedirán el dato una vez ingrese al centro médico.

Si este es su primer hijo, es probable que tarde un poco más de tiempo en el trabajo de parto. Si, por el contrario, espera su segundo o tercer bebé, la dilatación será más rápida y este nacerá en poco tiempo. Son motivos de urgencia que la mujer sienta una fuerte presión en la pelvis, exista sangrado o secreción abundante de la vagina, percibe grandes cambios en los movimientos del bebé o rompa fuente.

Mauricio Carrillo, profesor de ginecología y obstetricia de la Universidad del Bosque, afirma que es muy fácil darse cuenta si la mujer rompe fuente, “porque libera el líquido amniótico, la cantidad almacenada es de un litro aproximadamente y se acumula en especial en el último trimestre del embarazo”. Muchas mujeres confunden la ruptura de fuente con tener ganas de ir al baño, pero es importante que aprendan a distinguirlo. Incluso, algunas de ellas pueden romper fuente y luego sentir las contracciones o, por el contrario, romper fuente y no sentir contracciones. Depende de cada persona.

En cualquiera de los casos, la gestante debe acudir de manera inmediata a una clínica, ya que cuando se rompe el saco amniótico, el bebé queda sin protección y existe mayor riesgo de infección. En este momento es probable que la mujer empiece a sentirse un poco más asustada, nerviosa y ansiosa. Así que llegó el momento de poner en práctica todos los conocimientos que se transmitieron durante el curso psicoprofiláctico y las charlas preconcepcionales, acerca de enfrentar los temores y asumir con valentía esta nueva etapa. Recuerde que para este momento, las uñas de manos y pies deben estar sin esmalte y cortas, para evitar rasguñar al bebé. Deshágase de argollas, aretes, manillas y hasta moñas para el cabello. En la sala de parto está prohibido el ingreso de objetos que no estén esterilizados y puedan generar riesgo de infección. La mujer decide si  depilarse o no, ya que no es un requisito.  

¿Qué llevar?

Si definitivamente es momento de ir a la clínica, es importante llevar consigo lo necesario. Pero, ¿qué llevar? Elizabeth Guarín, enfermera epidemióloga de la Nueva EPS, describe lo que se debería llevar en estos casos. Lo más importante son los documentos: cédula de la gestante, carné perinatal, exámenes médicos realizados durante el último trimestre, carné de afiliación y, en lo posible, fotocopias de cada documento.

Independiente de si su hijo está planeado para nacer por parto natural o por cesárea, en ambos casos usted deberá llevar los mismos artículos. Sin embargo, varía según los requerimientos de cada institución médica y el tipo de afiliación con el POS o planes de salud adicionales: complementaria o prepagada. Si es usuario del POS, le dejarán ingresar: para el bebé, una muda de ropa (camiseta manga corta, camiseta manga larga, pantalón, medias, gorro), dos pañales y dos cobijas. Si, por el contrario, es usuario del plan complementario o de la prepagada, las condiciones son distintas. Al octavo mes, a la mujer se le entrega un listado completo de lo que debería llevar.

•Primera muda (igual que para el POS, súmele un saco). Procure llevar dos o tres. • Pañales desechables: la cantidad depende de su estadía en la clínica, pero pueden ser tres diarios. Una mujer que haya dado a luz por parto vaginal permanecerá en la clínica máximo un día y medio; cesárea, tres días aproximadamente, si no hay complicaciones. • Pijama para la madre: debe ser cómoda, suave y de fácil manipulación para amamantar al bebé. • Toallas higiénicas o pañal para adulto: mínimo cuatro, ya que durante estos días hay sangrado abundante. Se consiguen en tallas S, M y L. • Ropa interior amplia: evite las tangas y la ropa interior pequeña, ya que su abdomen se encuentra distendido y seguramente la mujer se sentirá adolorida. No olvide los brasieres de maternidad, que le facilitarán el proceso de lactancia. • Artículos de aseo para la madre y el bebé. • Recolectores de leche. * Pantuflas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet