Síguenos en:

Papá, vital en el posparto

Papá, vital en el posparto

El rol del padre es primordial para estrechar lazos con el nuevo bebé.

Papá, vital en el posparto
Por: Astrid López
11 de Agosto de 2014
Comparte este artículo

Para Emiliano Mendoza, recibir en brazos al primero de sus dos hijos, hace 6 años, ha sido el instante más importante de su vida. “Verlo tan indefenso y delicado, temblando de frío y llorando, me hizo sentir que era muy importante para él y que yo sería, a partir de ese momento, el que tendría que ayudarlo a cada paso. Protegiéndolo y enseñándole de la vida”, explica Mendoza.

}Estas palabras de un padre emocionado resumen el sentimiento de muchos que, como él, han podido estar en el momento en que sus hijos llegan al mundo. Pero para aquellos que por una u otra razón no pudieron compartir con sus parejas esta experiencia, participar activamente en los cuidados tempranos de su hijo los hace cultivar el apego, primordial para el desarrollo cognitivo y emocional del niño.

Como lo sostiene Elizabeth Pérez, psicóloga y coordinadora de Acompañamiento Estudiantil, de la Facultad de Educación de la Corporación Universitaria Minuto de Dios - Uniminuto, el acompañamiento del padre durante el parto aporta diferentes dimensiones dentro de la consolidación del vínculo afectivo.

Además, “se involucra al padre en una nueva etapa que se debe asumir en pareja. El que esté allí, en el parto, favorece el proceso al ejercer el papel de acompañante, dándole seguridad a la madre” y, a partir de esto, sentirá que es primordial en el cuidado y atención del pequeño en sus primeros días y en el proceso del posparto.

En el concepto del doctor Alejandro Albornoz, psicólogo especialista en familia, el que el padre atienda a su hijo en los primeros días y ayude a la madre con las tareas básicas, como cambiarlo, bañarlo o dormirlo, creará un vínculo indisoluble muy importante entre el bebé y él y, a la vez, con su pareja, en un real aporte a la consolidación de la familia.

Así también, añade, otro de los beneficios del cuidado activo del padre hacia el hijo es el de generar un factor protector de la depresión posparto femenina. “Las madres se sienten incómodas con su cuerpo, asustadas e inexpertas para atender al bebé y, además, muy sensibles frente al trato de sus parejas y del resto de la familia, pero si su compañero está allí, les será más fácil superar estos problemas emocionales”.

Los primeros días

La doctora Pérez dice que después del nacimiento, la madre tiene que empezar a adaptarse a su nuevo estilo de vida y a las rutinas, igualmente a aspectos como el sueño, la alimentación, el cuidado personal, todo en el tiempo libre en que no esté viendo del bebé.

“Por lo anterior, es importante que el padre la apoye en el cuidado del niño durante esta etapa, facilitándole a la madre reponerse del embarazo y del parto, pues atraviesa por una serie de cambios hormonales y físicos que demandan atención. Es acá donde necesitan toda la compañía y que se escuchen sus inquietudes, temores, angustias y dudas”, dice la psicóloga y coordinadora de Uniminuto.

En este punto es básico que se consoliden rutinas, desde los primeros días, relacionadas con los hábitos de alimentación, de sueño, y espacios de estimulación del bebé. El padre y el resto de la familia deben procurar espacios adecuados para el descanso del pequeño y de la madre.

“No deben existir estímulos ambientales que alteren la tranquilidad del recién nacido. Adicionalmente, es fundamental tener en cuenta que en momentos como el baño o la lactancia, la actitud y disposición de la madre son determinantes para que el pequeño esté tranquilo, ya que son estos instantes en los que el vínculo se fortalece a partir del contacto. El estado emocional del bebé estará mediado por el estado emocional de la madre. Mamá tranquila…bebé tranquilo”, anota Pérez.

Ángela Miranda Flórez, pediatra y puericultora, insiste en que el nacimiento del bebé es todo un acontecimiento y una experiencia impactante, y que la madre querrá pasar tiempo a solas con su hijo, cuidarlo y satisfacer todas sus necesidades, pero indica que es importante que le permita al padre tomar parte en ese proceso. “Muchas mamitas sienten que si no son ellas las que atiendan a su pequeño habrá problemas, corre peligro o puede enfermarse”.

Por ello, dele confianza a su pareja para que vea del bebé, ya que esta relación no solo es gratificante para el recién nacido, sino también para el padre, ya que se les da la oportunidad de conocerse mutuamente y de fomentar un fuerte vínculo entre padre e hijo.

Las tareas de papá

En los primeros días de vida del bebé y en el posparto, el apoyo emocional, la ayuda y colaboración del padre en la atención del recién llegado es primordial. Además, la madre pasa las 24 horas del día al lado del pequeño tratando de entender sus necesidades y de darle todo lo que necesita, y su desgaste físico y el estado de ánimo puede verse afectados por la presión, la falta de sueño y las nuevas actividades.

Por ello, el aporte del padre en aspectos como darle de comer es clave. Por ejemplo, la madre puede extraerse un poco de leche para que el papá se la dé al pequeño con biberón, esto cuando se está amamantando, ahora si se alimenta, por alguna circunstancia, con leche de fórmula, no solo puede darle de comer, sino también preparar el tetero.

Papá puede colaborar sacándole los gases al bebé después de que coma. Este es un proceso que requiere de alzarlo y pasearlo algunos minutos, lo cual es agotador, y la madre puede descansar ese tiempo mientras su pareja hace esta tarea.

Ahora, cambiar el pañal y vestir de nuevo al pequeño es otra de las actividades en las que el padre puede ayudar. Igualmente, a lo largo del día se requiere de vestirlo y cambiarlo en varias ocasiones, como mínimo en la mañana, en la tarde, y en la noche, ponerle su pijama para dormir, incluso hasta preparar la ropita del bebé que se llevará al salir de casa.

Una actividad que puede resultar estresante para el padre es la de bañar al bebé, pero con la ayuda de la madre y de otros familiares, como los abuelos, puede convertirse en un momento divertido y especial. Al principio puede colaborar alistando todo lo necesario para el baño, el agua, la tina y los elementos como el jabón, la espuma de baño y los juguetes. Poco a poco le será más fácil tomar al bebé al adquirir confianza, experiencia y perder el miedo a bañarlo.

Dormir al bebé y arrullarlo, ya sea para una siesta o para que duerma un poco más en la noche, es una rutina en la que papá puede involucrarse cantándole una canción, meciéndolo en la cuna o paseándolo por la habitación, mientras le narra un cuento simple.

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
mcvm
Hace 2 años
que bien
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet