Síguenos en:

Técnicas para aprender a respirar y controlarse para el momento de dar a luz

Técnicas para aprender a respirar y controlarse para el momento de dar a luz

La típica escena de un parto de una mujer angustiada, con la pareja al lado tratando de ayudarla y un doctor sudando mientras está en trabajo de parto, puede

Técnicas para aprender a respirar y controlarse para el momento de dar a luz
Por: Karen Johana Sánchez
31 de Octubre de 2013
Comparte este artículo

La típica escena de un parto de una mujer angustiada, con la pareja al lado tratando de ayudarla y un doctor sudando mientras está en trabajo de parto, puede cambiar si ese momento se prepara con anterioridad. Aunque es cierto que el parto es una tarea nada fácil para la mujer, los expertos señalan que puede ser más llevadero, teniendo en cuenta unas recomendaciones previas.

Las mujeres generalmente se enfocan en el dolor, si será por cesárea o si le practicarán una episiotomía, entre otras cosas. Para la profesora Marcela Galiano, directora y creadora de Mamis Gym –sistema de ejercicios para el trabajo de parto– es posible relajarse, saber controlar su mente para ese momento tan hermoso y pasarlo lo mejor posible.

“Nuestro cuerpo es sabio, sabe lo que hace. El parto es un momento único e irrepetible, por ello muchas mujeres que tienen un mal parto no quieren volver a pasar por lo mismo; en los casos contrarios, lo repetirían. Es claro que todos los partos son diferentes, todas las mujeres somos distintas y seguramente si le preguntáramos a un cierto grupo de mamás, su forma de vivirlo fue diferente, ¿por qué no hacer que ese momento sea hermoso? Hay que saber prepararse”, indica la experta.

Lo primero que hay que aprender es a respirar. Como lo señala Sandra Alejo, psicóloga educadora prenatal e instructora de psicoprofilaxis obstétrica, el 70 por ciento del trabajo de parto depende de la respiración: “recordemos que es el único mecanismo para mantener el control sobre la sensación que se percibe del cuerpo”. Y el trabajo de parto sí que requiere de un máximo de control. Es exigente para la mujer –enfatiza Alejo– porque debe aprender a controlar la tensión percibida de las áreas de su cadera y articulaciones, que se están adaptando para que el bebé descienda por el canal del parto y, cuando oxigena lo suficientemente lento y profundo, sus células motoras reciben mayor oxígeno para permitir liberar la relaxina (hormona que relaja los ligamentos de la pelvis y ayuda en la dilatación del cérvix) y posibilitar el trabajo de los músculos que intervienen en el proceso para lograr que el cuerpo esté más distendido.

Saber respirar ayuda a mantener la relajación y permite que las contracciones sean más leves, menos dolorosas; respirar rápido, añade la profesora Galiano, solo produce ‘hiperventilación’, esto genera cansancio, posiblemente mareos, hormigueos en los pies y en las manos, hace posible ver puntos de colores y tensión, lo cual produce más dolor. Respirar de forma pausada y dirigida brinda más relax y ayuda a controlar el cuerpo.

Por otro lado, lo único que permite la liberación regulada de hormonas que desencadenan el parto y mantienen el nivel de oxigenación para el bebé, cada vez que llegue la contracción, es la técnica adecuada de la respiración. Incluso, dice Sandra Alejo, quien también es directora académica de la Asociación Colombiana de Estudios Prenatales y Desarrollo Infantil, “muchos trabajos de parto que pueden darse en forma vaginal terminan en un procedimiento quirúrgico porque la madre, al estar agotada y cansada, puede bajar al mismo tiempo los signos vitales del bebé. Para el médico, esta lectura de sufrimiento fetal es considerada motivo de cirugía”.

Algunas técnicas

Para aprender a respirar adecuadamente, la madre debe, con la práctica continua de técnicas de respiración, adquirir control sobre sus sensaciones y transformarlas por el bienestar en su cuerpo y la comodidad de la adaptación de su organismo, dice Alejo. Primero hay que aprender a inspirar por la nariz y exhalar por la boca o nariz (según sea más cómodo), de forma pausada. Pero no hacerlo de manera automática, como se realiza habitualmente.Para ello “hay que aprender a relajar la mente, puede ser acostada en una colchoneta boca arriba o sobre el costado izquierdo, en el caso de que la mamá sea hipertensa y le dé una mayor oxigenación al bebé.  Si se escoge estar boca arriba, o si el embarazo es muy avanzado, se ubica a la mujer en plano inclinado sobre un almohadón, de modo que la cabeza sobrepase la línea del corazón”, explica Marcela Galiano.

Una vez se logra esto, con luz tenue y con alguna música suave (como los sonidos del agua, delfines o instrumental), las mujeres deben aprender a diferenciar la respiración torácica de la abdominal. (La torácica es cuando se infla el pecho; la abdominal, la barriga). Además, lo ideal es que la mujer haga prácticas regulares de actividad física, donde entrene adecuados ritmos respiratorios, mejore la condición cardiorrespiratoria y complemente su trabajo físico y emocional con prácticas como balonterapia, natación, acuafitness, watsu (gimnasia pasiva en el agua), etc.

También se deben hacer talleres continuos, donde se entrenen las técnicas de respiración y relajación, teniendo claro el momento adecuado para su uso y la importancia que tiene para el bienestar de la mamá y la salud del bebé. Sandra Alejo enfatiza en que “la forma adecuada de adquirir mejores patrones respiratorios es haciendo durante el tiempo de espera la práctica de diferentes actividades que brindan adaptación a las respuestas cardiorrespiratorias y de regulación del organismo”. Entre estas se encuentran la natación, el yoga y los pilates. Es fundamental, además, aprender a meditar para poder relajarse, dejar la mente en blanco y distencionar el cuerpo. 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
Karla Francesca
Hace 2 años
Siempre teniendo tan buenos entrevistados y prometiendo tanto con sus titulares, no salen con nada. Muy mal desarrollo de sus "noticias".
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet