Síguenos en:

Embarazo múltiple, ¿consecuencia de los tratamientos de fertilidad?

Embarazo múltiple, ¿consecuencia de los tratamientos de fertilidad?

27,9 por ciento son gemelos y 7,7, tres o más, en Latinoamérica.

Embarazo múltiple, ¿consecuencia de los tratamientos de fertilidad?
Por: Andrea Linares
31 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

Hoy, el nacimiento de trillizos o cuatrillizos ya no es motivo de orgullo para los centros de reproducción asistida como una forma de demostrar el éxito de los tratamientos de infertilidad.

Cada vez más, los especialistas intentan ponerse de acuerdo en el número ideal de embriones para transferir, de manera que se reduzcan las tasas de embarazos múltiples por representar más riesgos para la salud de la mujer y de sus bebés.

Del total de procedimientos de fertilidad efectuados en el año 2003, nacieron en Latinoamérica 6.268 infantes. De estos, 3.120 fueron únicos, 2.338 gemelares, 731 triples y 79 cuádruples.

El porcentaje de gestaciones múltiples asociado a los tratamientos de reproducción asistida en esta región se estima en 27,9 por ciento para gemelos y 7,7 por ciento para tres o más, este último un índice alto comparado con el de Estados Unidos (4,7 por ciento) y Europa (2,4) .

Según el Centro de Enfermedades Infecciosas (CDC) de Atlanta, Estados Unidos, entre los años 80 y 97 las tasas de embarazos múltiples se elevaron dramáticamente: en mujeres de 30 a 34 años, gestaciones de tres o más bebés en los años 80 ocurría en 58 de ellas por cada 100.000; en el 97, pasó a 293,6 por cada 100.000.

Según Cecilia Hernández, ginecoobstetra especialista en reproducción asistida de la Clínica de la Mujer, el porcentaje de embarazo con métodos de fertilidad oscila entre el 30 y el 40 por ciento (otros hablan del 46 por ciento), mientras que, espontáneamente, las parejas sólo tienen el 15 por ciento de opciones de concebir. El 80 por ciento de posibilidad de embarazo se logra en los primeros tres ciclos de reproducción asistida.

Parámetros para transferencia

Es claro que la edad de la mujer cuenta. Aunque no hay número ideal, Fidel Cano, ginecoobstetra especialista en medicina reproductiva del Instituto Antioqueño de Reproducción –Inser- y director regional para Colombia, Ecuador y Venezuela de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida, dice que en menores de 35 años “transferir más de tres embriones es un exabrupto”, debido a que aumenta la probabilidad de embarazo múltiple a un 43 por ciento. Sugiere, para este caso, dos embriones; en el caso de mujeres de 35 a 39 años, tres; y de 40 en adelante, hasta cuatro (si recibieron óvulo donado, uno o dos).

Elkin Lucena, director del Centro Colombiano de Fertilidad y Esterilidad –Cecolfes-, indica que la cantidad de embriones para transferir parte del análisis riguroso de la calidad de aquellos que se tengan en el laboratorio. “Pero es la pareja quien define el número”, dice.

“Con embriones de ‘mala calidad’, las tasas de embarazo se reducen. La fragmentación que se presenta en el momento de división embrionaria es un parámetro para tener en cuenta en la posibilidad de gestación”, agrega.

José Ignacio Madero, ginecoobstetra especialista en reproducción asistida de Medifértil, afirma que se requieren estrategias que faciliten la implementación de programas con transferencia de uno o máximo dos embriones. “Es conveniente transferir dos en las menores de 35 años que cuenten con buena reserva ovárica, buena calidad de óvulos y buena calidad embrionaria”, afirma el especialista Madero. Los finlandeses y los suecos comenzaron a transferir un embrión desde 1999. Los ingleses hablan de transferencia única. En Bélgica, se aprobó una ley en el 2003 que permite máximo la transferencia de dos con el fin de subsidiar más ciclos de reproducción asistida. En EE.UU., los lineamientos van a no transferir más de ese número.

Otras formas de reducir

Para evitar la multigestación, el científico Lucena propone: transferir un embrión en estado de blastocisto (desarrollo de 5 a 7 días) que mejoraría las tasas de implantación. No transferir inmediatamente después de haber estimulado a la mujer, sino a los 30 días, tiempo durante el cual se congelan los óvulos obtenidos y posteriormente se seleccionan los mejores.

Regresar al ciclo natural (sacar un óvulo y formar un embrión llevándolo a blastocisto) y madurar los óvulos que se aspiren en un medio de cultivo especial, en lugar de esperar a que maduren en los folículos ováricos.

En Estados Unidos y algunos países de Europa optaron por utilizan la reducción embrionaria, es decir, introducir una aguja en el saco gestacional e inyectar una sustancia para que el embrión se reabsorba. Algunos la cuestionan.

Calidad de embriones

De acuerdo con el ginecoobstetra Fidel Cano, ha mejorado la capacidad de seleccionar morfológicamente los embriones, de manera que hoy se escogen aquellos de muy buena calidad (se tiene en cuenta, por ejemplo, el número de células y su simetría), aspecto que favorece las posibilidades de su implantación en el útero y, a la vez, reduce la transferencia de varios de ellos. Adicionalmente, los medios de cultivo donde estos se desarrollan también son más favorables, al igual que las técnicas de laboratorio, señala el especialista José Ignacio Madero.

“La capacidad de cada embrión de implantarse debería ser mayor si técnicamente todo el proceso se hace mejor”, dice la ginecoobstetra Cecilia Hernández. Si un embrión se desarrolla adecuadamente y su apariencia es normal, lo más probable es que su información genética sea perfecta, aunque la certeza no es del 100 por ciento, dice.

Cómo se transfiere

Las transferencias se pueden hacer a las 48 o 72 horas de haberse formado el embrión.
La paciente adopta la posición de citología. No requiere anestesia. Se coloca un espéculo en la vagina para ver el orificio de entrada del cuello del útero; luego, se introduce un catéter, con seguimiento ecográfico. En otro similar, que utiliza una jeringa, se colocan los embriones; posteriormente, se empata con el que está ubicado en el cuello, lo atraviesa y su punta sale al otro lado. Con la jeringa se depositan los embriones a un centímetro del fondo del útero. Se retira el catéter.

La transferencia se hace en un día programado. Como a la paciente se le administran medicamentos para inducir la ovulación, sus estrógenos se elevan y dicho aumento, producto de la estimulación, prepara el endometrio para la implantación. Después de la transferencia, se indica una prueba de embarazo en sangre a los 12 días, y tres semanas después ecografía, si hubo gestación.


Edad
Menores de 35 años
35 a 39 años

Mayores de 40 años
Posibilidad de embarazo con In Vitro
35 a 40 por ciento
25 a 45 por ciento
12 a 17 por ciento. Con óvulos donados, un 45 a 60 por ciento.Posibilidad de gestación múltiple (con dos embriones transferidos)
28 por ciento.
18, 5 por ciento
Cero por ciento. Con óvulo donado, del 15 al 30 por ciento.

 

 

 

 



 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet