Síguenos en:

Hipnosis para enfrentar el dolor en el parto

Hipnosis para enfrentar el dolor en el parto

Antes de que existiera anestesia, las mujeres entraban en estados de inconsciencia para disminuir el dolor durante el nacimiento de su hijo. Ahora se vuelve a i

Hipnosis para enfrentar el dolor en el parto
Por:
10 de Julio de 2007
Comparte este artículo

Antes de que existiera anestesia, las mujeres entraban en estados de inconsciencia para disminuir el dolor durante el nacimiento de su hijo. Ahora se vuelve a imponer esta terapia.

El tema tuvo un auge en la época de los 40 y dejó de usarse con el advenimiento de la analgesia obstétrica, pero cada día es más frecuente que las mujeres quieran regresar a lo natural. Por eso volvieron a prepararse para el parto a través de la hipnosis, ya sea para disminuir el dolor de las contracciones, controlar la ansiedad del parto, para reducir la depresión posparto o simplemente para recibir con naturalidad a su hijo.

La hipnosis es un estado de concentración y todos lo hemos experimentado. El psicólogo y experto en hipnosis clínica Leonardo Acosta dice que “por ejemplo ocurre cuando estamos atentos a un programa de televisión y nada nos distrae”. En estas terapias la idea también es llegar a un grado similar de absorción frente a una imagen, un cuento o una historia.

Se trata de distraer la mente consciente con un propósito y se puede hacer de dos formas. La primera es la que se trabaja en algunos cursos sicoprofilicaticos: la sugestión poshipnótica, la cual según explica el ginecólogo y obstetra Jaime Ignacio Pedraza, “consiste en que la persona se encuentre en un estado apto para recibir una orden, de manera que cuando empiecen las contracciones la mujer involuntariamente las ejecute, así se puede lograr relajación cuando hay dolor”. La segunda manera como se podría llegar a estados de inconsciencia durante el trabajo de parto es a través de una entrenadora, que acompaña a la mujer y la induce al trance. El ginecólogo y obstetra aclara que “se ha derribado el mito de que la hipnosis pone la mente bajo el control de otra persona, porque ahora se sabe que nadie hace lo que no quiere”.

Los antecedentes

Anton Mesner era un médico alemán que se volvió famoso en el siglo VIII al usar la hipnosis con propósitos curativos. Por eso su método fue conocido como Mesmerismo. Luego en el siglo XIX era usado en neurología por los maestros del siquiatra Sigmund Freud. Incluso él mismo lo utilizó para tratar problemas mentales y comprobó que tenía un buen efecto a corto plazo.

De ahí viene el sicoanálisis, y a comienzos del siglo XX la tendencia era usada en los primeros intentos del curso sicoprofiláctico basado en los conocimientos y principios del control de la respiración del yoga y los estados alterados de conciencia similares a los de la hipnosis.

¿Cómo se hace?

Antes de que una mujer entre en hipnosis se realiza una entrevista con la finalidad de buscar el momento excepcional o la clave del temor en el trabajo de parto. Luego la paciente, con los ojos abiertos o cerrados, escucha la descripción detallada del terapeuta.

Lo primero que sus sentidos perciben son los sonidos, luego pasa al plano visual y por último al sensorial. Por ejemplo, en consulta el sicólogo Acosta dice a sus pacientes frases como: “siente que el estómago sube y baja cuando escuchas tus latidos y mira cómo el aire de la respiración calienta la cara”. La persona se va dejando llevar de acuerdo con lo que está pasando en ese momento.

El éxito radica en la sugestión, que consiste en relacionar objetos, lugares o experiencias con un objetivo que puede ser evitar la ansiedad o el dolor. Leonardo Acosta trata de que las mujeres asocien el viento fuerte y suave con las contracciones de su parto.

Para entrar en trance también se usan historias con analogías que tienen que ver con el parto. “Les digo frases sugestivas de relajación, para que la embarazada se imagine en una piscina, que perciba y sienta el sonido del agua, cómo le toca el cuerpo”, explica el sicólogo.

Hay sugestiones directas que funcionan para hacer un cambio en un comportamiento, pero nunca se llega a la catarsis. Se busca que la futura mamá se imagine su parto auditiva y sensorialmente, para que sienta el grado de dolor. La idea es que piense cómo lo desearía en este momento. En este caso se dicen frases como “cada vez que respiras profundamente sientes que los músculos se relajan más y tu útero es como una flor que se está abriendo”.

Cuando la mujer está relajada se puede hacer otro ejercicio común que consiste en ubicar una parte del cuerpo que tenga dormida e imaginar cómo esa sensación recorre el resto del organismo hasta concentrarse en el abdomen. La misma actividad se trabaja en todas las sesiones para que la persona finalmente llegue al trance en el momento indicado.

Aunque después de todo el proceso hipnótico algunas mujeres no logran concentrarse, ni calmar la ansiedad, otras cumplen su anhelado parto sin dolor.

Para controlar el dolor

Después del primer trimestre o tres meses antes del alumbramiento es recomendado asistir a hipnosis para reducir el malestar. Según el sicólogo Acosta, “las mujeres llegan a percibir un dolor como el cólico menstrual. No hay temor porque se disminuye la tensión y la ansiedad”.

Una de las formas para alterar el estado de conciencia es centrar la atención en otra cosa, por ejemplo controlando la respiración. Así se llega a un estado alterado de conciencia.

Algunos médicos consideran que reduce la depresión posparto porque no se usa anestesia. Lo cierto es que el estado de tristeza después del parto es causado también por las hormonas, las emociones y los cambios físicos. Además, lo sufren el 90 por ciento de las mujeres, por lo que la eficacia de la hipnosis en este caso no es comprobada.

Aunque es una alternativa para ayudar en el parto, “los opositores creen que no es igual que la anestesia, que funciona en el 100 por ciento de los casos. Para que funcione se necesita que la persona esté altamente motivada”, asegura el ginecoobstetra Jaime Ignacio Pedraza.

Por Margarita Barrero F.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet