Síguenos en:

La necesidad de fórceps en el parto

La necesidad de fórceps en el parto

Pensar en el uso de fórceps durante el parto puede ocasionar temor en las madres que seguramente han escuchado historias terribles acerca de este instrumento.

La necesidad de fórceps en el parto
Por:
19 de Septiembre de 2006
Comparte este artículo

Pensar en el uso de fórceps durante el parto puede ocasionar temor en las madres que seguramente han escuchado historias terribles acerca de este instrumento.

Sin embargo, daños graves en el bebé no necesariamente son el resultado de la utilización de fórceps, sino de complicaciones durante el parto causados por ciertos factores que impiden la salida normal del bebé del vientre materno.

Para que la madre esté tranquila, si el médico se ve obligado a utilizar fórceps durante el parto, debe saber que esos daños terribles no son frecuentes y la confianza la ofrece la atención del parto por médicos profesionales con los elementos adecuados para tener un parto seguro.

Como señala Sherla Kitzinger en Embarazo y parto, "generalmente se utilizan fórceps cuando es necesario acelerar el parto debido a que ha subido la presión arterial, a que existen signos de sufrimiento fetal, o cuando el niño se encuentra en una posición inusual que dificulta su salida". No es conveniente que el niño permanezca mucho tiempo en el canal de parto porque puede causar lesiones en la cabeza del bebé y es cuando los fórceps se convierten en una buena ayuda antes de recurrir a la cesárea.

Otros casos en los que se debe utilizar fórceps:

Si la mamá tiene edema pulmonar o enfermedades del corazón. Si se presenta infección intraparto. Desprendimiento de la placenta. Alteraciones de la frecuencia cardiaca del bebé.

El uso de estos instrumentos también sirven de ayuda después de la anestesia epidural, porque muchas mamás pueden sentirse adormecidas o entumecidas para colaborar con las contracciones. Puede ocurrir que la mamá se sienta muy cansada para seguir con el trabajo de parto o que tenga problemas al pujar.

Los fórceps o espátulas tienen el aspecto de dos cucharas que se ensamblan entre sí, de manera que no puedan hacer mucha presión sobre la cabeza del bebé. Antes de utilizar este instrumento, se debe anestesiar la zona para evitar dolor en la madre. En caso de que se le haya aplicado anestesia epidural a la mamá, no es necesario aplicar más. Luego, se introducen las pinzas en el vientre sobre las sienes del bebé hasta que el bebé salga completamente.

Existen diferentes tamaños y formas en los fórceps, adecuadas a las diferentes posiciones que el bebé pueda adoptar.

A veces se usa un extractor al vacío o ventosa en lugar de los fórceps. Este instrumento en forma de copa se pone en la cabeza del bebé y lo succiona hacia afuera suavemente.

Efectos en el bebé

Es posible que la mamá observe pequeños hematomas o marcas en la cabeza del bebé, que pueden alarmarla. Pero no deben causar preocupación ya que no representan daños severos en el bebé y estos desaparecerán en pocos días.

Sólo en caso de que el parto se complique demasiado, el bebé puede presentar parálisis facial, hemorragias cerebrales o ampollas en el cuero cabelludo. Pero estas consecuencias no se deben exclusivamente al uso de instrumentos; el bebé que permanece demasiado tiempo en el canal de parto se encuentra en una situación de riesgo y es posible que ocasione algún tipo de lesión cerebral.

Seguramente el conocimiento de estas lesiones genera en los padres un gran temor acerca del desarrollo normal de su hijo. Pero no es cierto que esta sea la causa de un retraso cognitivo en el niño. Se considera que la mayoría de daños causados por complicaciones son temporales.

Efectos en la mamá

El uso de fórceps o ventosas puede ocasionar estreñimiento o dificultad para orinar, malestares que desaparecen en dos o tres días después del parto.

Existen otras consecuencias como perforación del útero, desgarros vaginales y, en ocasiones, daños en el intestino o en el ano. Al igual que para el bebé, se debe tener en cuenta que no es frecuente que ocurran y dependen del grado de complicación que surja durante el parto.

Antes de rechazar el uso de instrumentos en caso de complicaciones durante el parto, la pareja debe considerar que serán manipulados por un médico entrenado para hacerlo. Es preciso recordar que su empleo es signo de que tanto la mujer como el bebé están en una situación de riesgo y es el médico quien debe decidir cuáles son los métodos adecuados para sobrellevar los momentos difíciles.

Informarse con tiempo y tener confianza en la persona y lugar que la pareja ha escogido para que asista el parto, pueden ayudar a mantener la calma y no entrar en pánico por causa de mitos y especulaciones sobre estos instrumentos.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet