Síguenos en:

Las células madre y sus propiedades regenerativas

Las células madre y sus propiedades regenerativas

Las células madre se almacenan en la médula ósea, en el tejido graso y en la sangre periférica (aquí su cantidad es escasa). También se encuentran en el l

Las células madre y sus propiedades regenerativas
Por: ABCdelbebe.com
31 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

Las células madre se almacenan en la médula ósea, en el tejido graso y en la sangre periférica (aquí su cantidad es escasa). También se encuentran en el líquido amniótico y en la placenta. Actualmente, se obtienen también de la sangre del cordón umbilical.

En todas partes del mundo existen bancos dedicados a congelar estas últimas y, de unos años para acá, algunos grupos de investigación se han dado a la tarea de multiplicarlas en laboratorio para aumentar su número y lograr así mayor éxito en el tratamiento de distintos tipos de enfermedades.

La inmunóloga Luz Mabel Ávila, directora científica del Banco de Células Stem de Colombia, afirma que para hacer terapia de regeneración celular (reconstruir, por ejemplo, hueso y cartílago, que se encuentra en ensayo clínico) se requiere obtener un número determinado de células y multiplicarlas a través de un proceso denominado ‘expansión’, con el fin de lograr la cantidad requerida para un tratamiento, utilizando manual de buenas prácticas.

“Contamos con varios proyectos de investigación en los que estamos haciendo cultivos de expansión de células madre hematopoyéticas (están presentes en la sangre de cordón y dan origen a células de la sangre, por ejemplo, glóbulos rojos), pues uno de los problemas de la sangre del cordón umbilical es que cuenta con poca cantidad de estas y se hace necesario expandirlas”, explica Ávila.

Número para multiplicar

A mayor volumen de sangre, más células. En el proceso de recolección es ideal que la muestra de sangre obtenida llegue a los 60 mililitros. Sin embargo, el número de células madre puede variar: a veces se encuentran 800 millones de células nucleadas que contienen 2 o 3 millones de células madre.

Estas alcanzan para una persona que pese entre 25 y 40 kilos y para trasplante se requiere un mínimo de 150.000 células por kilo de peso. “En nuestro banco, una unidad de cordón umbilical tiene en promedio 3 millones, lo cual no cubre más allá de los 20 kilos y no es recomendable el uso de una sola unidad en adultos. Para el caso, existe la posibilidad de utilizar dos unidades de cordón o multiplicar para aumentar el pull de células y asegurar el trasplante”, explica Luciano Rodríguez, doctor en bioquímica, jefe del laboratorio de producción celular del Banco de sangre y tejidos del sistema catalán de salud, en Barcelona (España).

Según Rodríguez, el seguimiento clínico efectuado a pacientes trasplantados con dos unidades de cordón tiene menos de 6 meses y hasta el momento ha tenido éxito, convirtiéndose en una esperanza para el tratamiento de pacientes adultos. El banco al cual pertenece este experto soporta el 3 por ciento de los trasplantes de células madre de cordón que se realizan en el mundo (actualmente tiene 7.000 unidades congeladas). Hasta el momento, se han efectuado cerca de 8.000 tanto en niños como en adultos.

En cuanto a la sangre de cordón umbilical, agrega el experto, los resultados clínicos dependen directamente de la dosis celular y estas muestras contienen un número escaso para tratar un adulto, por lo cual se plantea como solución expandir.

Proceso de recolección

Se pinza el cordón umbilical muy cerca del cuerpo del bebé, en el momento del nacimiento. Se limpia la zona donde se realiza la punción con solución antiséptica. Se punciona la vena umbilical permitiendo que la sangre drene espontáneamente. La sangre llega a una bolsa de recolección. Una vez terminado el proceso, se etiqueta e identifica la bolsa con los datos de la mamá. Se entrega al médico responsable del proceso para que lo haga llegar cuanto antes al banco de células madre. En un plazo máximo de 72 horas, la muestra debe estar procesada y congelada, ya sea en bolsas especiales o en viales. Así permanece hasta el día en que se necesite.

¿Cómo se expande?

El procedimiento es el siguiente: se obtienen células madre hematopoyéticas y se les agrega sustancias llamadas citoquinas (factores de crecimiento) que permiten su multiplicación sin que intenten madurar (una célula madura es, por ejemplo, un glóbulo rojo, una epitelial).Para ello, se descongelan y se pasan a medio de cultivo (a 37 grados centígrados), en el cual se efectúa el proceso de expansión.

“La idea es expandir cuando se necesite y son los padres quienes toman la decisión. Podemos multiplicar una célula hematopoyética (capaz de repoblar médula ósea) de cinco a seis veces… este proceso tarda 15 días para que la célula sea segura”, explica la directora científica Luz Mabel.

“Esto es un trabajo de muchos años y grupos. Para expandir las células hematopoyéticas hay que inducirlas; estas esperan señales para cumplir su función, la cual es volver a poblar médula y formar sangre. Para multiplicarlas se utilizan proteínas, citoquinas”, explica el doctor Luciano Rodríguez.

Aunque actualmente, a través de estudios preclínicos, se logra multiplicar la cantidad obtenida en la muestra de sangre de cordón, esto no se refleja en los resultados y estas células parecen perder capacidad de injerto en la médula ósea, indica Rodríguez. Según él, las tasas actuales de expansión son pequeñas y aún no se han logrado reproducir estas células a escala clínica, es decir, obtener una cantidad suficiente para utilizarlas en adultos. A la hora de hacerlo, aún debe saberse cuántas se requieren y cómo aplicarlas. La idea es proporcionarles un ambiente adecuado para que cumplan su función y regeneren tejidos.

Por Andrea Linares G.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet