Síguenos en:

Células Madres: ¿para qué sirven?

Células Madres: ¿para qué sirven?

Se utilizan para procedimientos en medicina regenerativa, y es posible obtenerlas en el parto.

Células Madres: ¿para qué  sirven?
Por: Catalina Gallo Rojas
03 de Noviembre de 2015
Comparte este artículo

Generar un hueso o curar una leucemia a partir de células madre no es un cuento de ciencia ficción ni de medicina futurista. Ambos son hechos que ha logrado la medicina actual, y por eso es importante que las madres tengan claro qué son estas células, para qué sirven y cómo pueden obtenerlas.

Explica Ignacio Munitiz San Martín, director general de America Cell Bank, banco que conserva células madre del cordón umbilical, “son únicas por su plasticidad e inmadurez biológica, y al congelarse su reloj biológico se detiene”.

Los dos momentos importantes de la vida del bebé en los cuales se pueden obtener las células madre, para ser conservadas y utilizadas en el futuro, son: el instante del parto, ocasión en la que se sacan de la sangre del cordón umbilical, y cuando un diente de leche está a punto de caerse. Eso sí, las células madre que se obtienen en cada una de estas etapas son distintas y sirven como seguro médico para circunstancias muy diferentes.

Munitiz asegura que estas son proveedoras de nuevas células y que cuando se dividen pueden hacer más de sí mismas o de otro tipo de células. El experto precisa que pueden ser hematopoyéticas o mesenquimales. Las primeras se obtienen del cordón umbilical, o de la médula ósea cuando se carece de las células del cordón, mientras que las segundas se consiguen del tejido adiposo, en este caso de los dientes de leche.

De acuerdo con la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), “la sangre del cordón umbilical contiene células madres productoras de glóbulos sanguíneos que pueden utilizarse para tratar a pacientes con cánceres que afectan la sangre, tales como leucemias y linfomas, así como ciertos trastornos sanguíneos y del sistema inmune, como anemia de las células falciformes y el síndrome de Wiskott-Aldrich”.

El procedimiento para obtenerlas es sencillo y no pone en riesgo la vida de la madre ni del bebé, pues lo que se hace es, una vez separado el recién nacido del cordón umbilical, pinchar este último para extraerle sangre. Munitiz dice que “es el médico quien determina la idoneidad de la recolección y quien puede decidir no realizarla por circunstancias del parto o de la cesárea”.

Algunos bancos de células madre les entregan a las gestantes el kit para que ellas lo lleven el día del parto y el médico obtenga y deposite allí las células, mientras que otros tienen acuerdos con centros médicos y especialistas para hacerlo. En el país existen varios bancos, con precios y modalidades diferentes de pago y contratación del servicio. Es importante que las madres interesadas consulten todas las opciones y analicen con expertos los pro y contra de su utilización.

Los padres interesados deben buscar la información desde el momento en que esperan el bebé y ser muy exhaustivos en las preguntas, para que entiendan realmente cuál sería el uso probable de estas células. Los bancos suelen cobrar de acuerdo con el tiempo que los padres deseen mantener congeladas las células.

El objetivo es que en el futuro, si el niño llega a presentar alguna de las enfermedades mencionadas, en él se puedan utilizar las células madre conservadas desde el nacimiento para sanar la patoligía que presente.

El doctor Keith Wonnacott, PhD y jefe de la Subdivisión de Terapias Celulares de la Oficina de Terapias Celulares, de Tejidos y Genéticas de la FDA, explica en la página de la agencia que “los consumidores piensan que las células madres pueden curar todas las enfermedades, pero la ciencia no ha demostrado que esto sea cierto. Los pacientes deben mantener el escepticismo si la sangre de cordón umbilical se ofrece para otros usos que la regeneración sanguínea mediante células madre”.

Las células madre dentales, por su parte, sirven para regenerar tejidos y huesos. Sus usos más comunes hasta el momento son, de acuerdo con Arturo Arbeláez, máster en ortodoncia y ortopedia maxilofacial, y director científico de BioEden -banco de células madre obtenidas a partir de los dientes de leche-, en la regeneración ósea y de cartílago, en el tratamiento de la diabetes, y en el corazón cuando hay infarto -para mejorar la cicatriz-. Lo que se hace en la medicina regenerativa es arreglar las células malas o poner nuevas donde no hay.

Existen otros usos y se prevé que sirvan para sanar el Alzheimer o el Párkinson. Los estudios apuntan hacia allá, según Arbeláez. También pueden usarse para fines estéticos y cuando se tenga un desgaste.

Para obtener dichas células del diente de leche, los padres deben ir donde el odontólogo para que sea este quien, al retirar el diente, realice el procedimiento para conservar las células. Es importante que los padres averigüen con el experto si conoce el procedimiento, si lo realiza, si tiene el kit, etc., pues se trata de un servicio que no todos conocen ni utilizan. Este es un procedimiento que no pueden hacer los padres y que no sirve cuando el diente ya se ha caído.

Se puede hacer con cualquier diente de leche desde los 6 meses hasta los 26 años de edad. Según el doctor Arbeláez, estas células también se pueden obtener de las cordales. En su banco, los padres pagan un dinero inicial y luego una tarifa por cada año que conservan las células madre. Se pueden guardar indefinidamente.

En el mundo ya sea han utilizado estas células en medicina regenerativa; sus adelantos en la diabetes son muy serios. En Colombia ya hay casos de éxito, según Arbeláez. La responsabilidad de los padres es conseguir un banco con las mejores características, para que cuide como debe ser las células de su hijo con miras a ser usadas médicamente en un futuro.

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet