Síguenos en:

Cómo controlar los síntomas en cada trimestre del embarazo

Cómo controlar los síntomas en cada trimestre del embarazo

Es necesario consultar a los especialistas, ante cualquier problema o eventualidad en la gestante. Primer trimestreDe la primera a la duodécima semana, las pa

Cómo controlar los síntomas en cada trimestre del embarazo
Por:
07 de Septiembre de 2010
Comparte este artículo

Es necesario consultar a los especialistas, ante cualquier problema o eventualidad en la gestante. Primer trimestreDe la primera a la duodécima semana, las pacientes advierten una serie de cambios hormonales. “Es lo que yo llamo un postsunami hormonal, en el cual se experimentan muchos síntomas. El más taquillero y notorio son las náuseas”, comenta el doctor Nicola Ambrosi.Según el especialista, es normal tener náuseas y vomitar hasta cierto punto, debido a que la hormona gonadotropina coriónica humana se eleva de forma muy rápida durante las primeras semanas de gestación. “Esta tiene dos cadenas: la alfa y la beta. La primera es idéntica a la hormona que regula el reflejo de náusea y ésta literalmente le toma el pelo al sistema nervioso central”, añade Ambrosi. Es más común que la mujer sienta este tipo de molestias durante la mañana, lo cual se considera normal durante el primer trimestre. Sin embargo, si el vómito logra descompensar y deshidratar el organismo, hay que consultar al médico.Para Ricardo Rincón, médico ginecobstetra epidemiólogo de Colsánitas, lo importante es que las náuseas no lleven a la persona a comer muy poco. “Hay una condición asociada al embarazo en la cual ocurre vómito e intolerancia a la vía oral, la cual se denomina hiperemesis gravídica”, comenta el experto.Otros síntomas asociados a esta primera etapa son: dolores pélvicos laterales y las molestias de los flancos bajos del abdomen. “Son muy comunes y no tienen importancia, excepto si se exteriorizan como un cólico central agudo”, advierte Ambrosi.En cuanto al cansancio, el doctor Rincón opina que podría ser normal siempre y cuando no interfiera en la vida cotidiana. “Si esto llega a pasar, podría estar asociado a otras alteraciones como hipotiroidismo gestacional o síndrome anémico”, dice. También se manifiestan somnolencia, síntomas del tubo digestivo como agrieras, reflujo gastroesofágico o estreñimiento; disminución de la tensión arterial y aumento de la temperatura corporal, entre otros. Como signos de alerta se distinguen dos: cólicos agudos, fuertes y de inicio rápido en el abdomen y sangrado genital. Segundo trimestreEn este periodo, uno de los síntomas más frecuentes es el dolor hipogástrico, que se caracteriza por una sensación de peso en la parte inferior de la pelvis debido a la distensión de los ligamentos uterinos. También se puede incrementar la frecuencia de las infecciones urinarias y presentarse distensión en el abdomen o dolor de espalda. “Se recomienda utilizar zapatos cómodos sin tacón; ponerse medias de soporte elástico y adoptar una postura adecuada, ya que a medida que avanza la gestación el punto de equilibrio se desplaza hacia adelante y los músculos lumbares generan más contracción, lo cual causa dolor”, explica el doctor Ricardo Rincón.El cansancio puede aparecer de manera leve. Frente a este síntoma, el doctor Rincón aconseja primero descartar alguna anomalía orgánica con el especialista. Si todo está en orden, se puede incrementar la actividad física. “Una caminata diaria de 30 minutos o hacer gimnasia prenatal puede marcar la diferencia”, añade el experto.Se consideran signos de alarma el sangrado vaginal o la no percepción del inicio de los movimientos fetales, que se sienten después de la semana 18. Adicionalmente, cerca del 7 al 10 por ciento de las mujeres presentan diabetes gestacional. “Para descartar esta enfermedad, hacerse el test de O’ Sullivan entre la semana 25 y 27”, aconseja Rincón. Tercer trimestreEn la última fase del embarazo hay que consultar si hay dolor de cabeza, dolor lumbar, visión borrosa, salida de líquido amniótico (de olor alcalino), sangrado o contracciones antes de término. “Si el abdomen no aumenta progresivamente y ella no sube de peso o lo hace de manera excesiva es necesario acudir al médico”, explica Ricardo Rincón.Según Nicola Ambrosi, cualquiera de los dos extremos es peligroso. Sin embargo, esto no tendría que pasar si la paciente asiste a los controles prenatales, pues los médicos manejan unas tablas especiales para vigilar el progreso del peso de cada mujer. Otro aspecto importante es el monitoreo domiciliario de los movimientos fetales, el cual hay que hacerlo una hora después de la comida principal. “El bebé se debe mover entre 3 y 5 veces después de que haya comido”, comenta Rincón. Se identifican como síntomas normales el tener un poco de dificultad para realizar diversas tareas, padecer de estreñimiento, los dolores pélvicos moderados y retener líquidos en las piernas. Esta molestia podría aminorarse si se ubican las piernas contra la pared 20 minutos en la noche. Consejos1. Hacer lista de síntomas y llevarla al control prenatal para que el médico resuelva todas las inquietudes. 2. Consultar de inmediato ante cualquier síntoma que a la madre le genere angustia.3. Tener buena comunicación y relación con el médico tratante.4. Apoyarse en los cursos de preparación para la maternidad, en los cuales se explica la  mayoría de síntomas.5. Identificar tempranamente, con el especialista, algunos síntomas.

 

Por: Diana Bello Aristizábal 

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet