Síguenos en:

Creencias sobre qué está prohibido y qué no durante la gestación

Creencias sobre qué está prohibido y qué no durante la gestación

Dos especialistas responden sobre los mitos y las verdades de esta etapa.

Comida embarazo
Por: Karen Johana Sánchez
14 de Septiembre de 2010
Comparte este artículo

¿Debo alimentarme más? ¿Las relaciones sexuales pueden afectar a mi bebé? ¿Puedo comer pescado? Quizás algunas de estas preguntas le resulten familiares. Y no está mal. El embarazo genera todo tipo de dudas, ya sea por la comida que debe ingerir, las actividades que puede realizar o los productos que quiera usar.


Aunque algunas creencias son ciertas, otras se convierten en mitos que quizás le quiten la oportunidad de disfrutar ciertas actividades durante estos nueve meses. Por eso, los médicos ginecoobstetras Hernán Araméndiz Ghisays y Luz Ángela Uribe responden algunos de los interrogantes más comunes que se hacen las mujeres en este periodo.

 

¿Debo comer por dos?
No. La mujer embarazada debe comer en forma fraccionada y en porciones pequeñas, ya que alimentarse de más conduce a un sobrepeso que generar un embarazo de alto riesgo. Es indispensable diseñar una dieta balanceada y, en el sentido práctico, tener un incremento de 300 calorías por día. Es determinante el sentido común para la escogencia de los alimentos, dado que la madre tiene que ser consciente de que los alimentos ingeridos son la fuente nutricional del feto en proceso de formación.

 

¿Es malo comer pescado? 
No. Es un alimento muy completo por ser una excelente fuente de proteínas. Es rico en omega 3 y proteínas. Sin embargo, se ha reportado que el consumo de algunos peces grandes como el tiburón, caballa y pez espada contienen altos niveles de metilmercurio, elemento encontrado en alimentos frescos, producto de la contaminación industrial. En altos niveles, el mercurio puede causar daño al sistema nervioso, ya que se acumula en el cuerpo. En este sentido, se recomienda  evitar el consumo de peces grandes y comerlo sin piel; los más aconsejables son el salmón y la trucha.

 

¿Puedo tomar o fumar?
No. Es de amplio conocimiento las graves consecuencias derivadas del consumo de estos tóxicos en el desarrollo del feto. El consumo de bebidas alcohólicas es responsable de diferentes defectos congénitos físicos y mentales. El “trastorno del espectro alcohólico fetal” incluye retraso mental, problemas de aprendizaje, emocionales o de conducta, así como defectos en el corazón, la cara y otros órganos. También se han documentado incrementos en el riesgo de aborto espontáneo y parto pretérmino. Por otro lado, el consumo de cigarrillo se relaciona con el aumento de la mortalidad perinatal, bajo peso fetal y predisposición al desarrollo de enfermedades del tracto respiratorio en producto de la gestación.


¿Es riesgoso hacer ejercicio?
No. Es muy importante durante el embarazo, aunque es necesario tener un adecuado estado físico y una rutina de ejercicios establecida, previa a la gestación.
La nueva madre debe tomar conciencia de que el desarrollo de actividades moderadas ayuda a mantener el incremento gradual del peso. Tenga en cuenta que no se debe hacer un esfuerzo extremo y las actividades deben tener programada una reducción paulatina de la rutina física, a medida que el embarazo avanza.
Las actividades más aconsejables son la natación, montar bicicleta, caminar y practicar yoga. .

 

¿Las relaciones sexuales están contraindicadas?
No. Es un mito. El embarazo es una condición fisiológica y la mujer puede tener relaciones sexuales. Estas no afectan al feto; físicamente se encuentra protegido por el útero, el líquido amniótico y la pared abdominal. Sin embargo, hay algunas situaciones patológicas como la amenaza de aborto, placentas de inserción baja o amenaza de parto pretérmito que contraindican esta práctica. Las relaciones, al final del embarazo, pueden ocasionar contracciones uterinas y desencadenar el trabajo de parto.

 

¿Los rayos X, el celular o el horno microondas me hacen daño?
En cuanto a la exposición a rayos X, se considera que existe riesgo para el embrión, una vez superada la exposición a 10 rad (radián). Una radiografía de tórax supone una radiación de 0.06 rad; es decir, se requieren aproximadamente 166 radiografías para establecer un riesgo para el feto. O, por ejemplo, el peligro es muy bajo en la exposición inadvertida de una materna a placas radiográficas dentales, ya que este tipo de examen se encuentra en el orden de 0,00001 rad. Por otra parte, algunas personas advierten riesgo fetal en el uso del horno microondas y el celular. En la actualidad no se cuenta con estudios concluyentes que evidencien relación directa entre la utilización de estos aparatos y la demostración de consecuencias o efectos negativos en el desarrollo del bebé. Su uso en el embarazo no se contraindica,  pero su empleo debe ser ajustado a las indicaciones consignadas en el manual del fabricante.

 

¿Me puedo tinturar el cabello?
El tinturado del pelo en el embarazo es un aspecto importante. Pero la nueva madre debe ser consciente de que la aplicación de tintes se limita a aquellos productos a base de vegetales, dado que los tintes con amoniaco están contraindicados.


¿Puedo predecir el sexo del bebé por la forma del vientre?
El sexo del nuevo integrante de la familia es un tema que siempre genera interés y alrededor del cual se derivan un sinnúmero de preparativos. La forma de la barriga, la aguja, entre otros, son métodos que carecen de fundamento científico y cuya efectividad no se puede comparar con la visualización de los genitales, a través de la ecografía.

 

¿El agua de panela o las bebidas con malta incentivan la producción de leche materna?
La lactancia requiere un estado de hidratación óptimo; el consumo excesivo de bebidas, como agua de panela o malta, puede generar un aumento de calorías en la ingesta que dificulte el restablecimiento del peso ideal de la madre. La producción de leche depende de la succión del recién nacido y el consumo de agua  por parte de la madre.

 

¿Puedo tener animales en casa?
El contacto con animales durante el embarazo puede ocasionar una zoonosis, por manejo inadecuado de los animales domésticos. Incluso en pacientes no embarazadas se debe ser muy cuidadoso con la manipulación del alimento y las heces de las mascotas.
La toxoplasmosis, causada por el Toxoplasma gondii, que se encuentra en las carnes crudas y excrementos de gato, puede afectar al feto y causar malformaciones o abortos en el primer trimestre.
 Durante la primera consulta usualmente se evalúa la inmunización de la madre por infecciones inadvertidas, previas al embarazo. Si no ha tenido contacto, se debe hacer énfasis en el manejo adecuado de los alimentos para impedir la infección y, si la padece durante la gestación, se inicia tratamiento y seguimiento clínico y ecográfico.
La salmonelosis (causada por la bacteria salmonela) es una causa frecuente de infección alimentaría, asociada a carnes y  huevos crudos. No compromete al bebé, pero la situación clínica generada afecta la salud de la gestante.

 

Consulte con el especialista
Antes de la gestación o durante los nueve meses, la madre debe consultar todas las dudas con su médico. La doctora Luz Ángela Uribe dice que “cuando la madre no se asesora con el especialista calificado, puede complicar el embarazo; por ejemplo, si come por dos, puede sufrir de sobrepreso; o si consume muchos  carbohidratos, puede sufrir de una diabetes gestacional”.
 “De la adecuada comunicación con su ginecólogo depende que la nueva madre, con bases científicas, pueda tener una gestación más tranquila y resolver sus dudas”, señala el ginecoobstetra Hernán Araméndiz.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet