Síguenos en:

Cuáles son los cambios trimestrales del bebé y la madre durante la gestación

Cuáles son los cambios trimestrales del bebé y la madre durante la gestación

Tener un nuevo ser dentro del organismo para cuidarlo y protegerlo no es una tarea fácil para las madres. Pero cuando ellas entienden cuáles serán sus cambi

Cuáles son los cambios trimestrales del bebé y la madre durante la gestación
Por: Karen Johana Sánchez
20 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

Tener un nuevo ser dentro del organismo para cuidarlo y protegerlo no es una tarea fácil para las madres. Pero cuando ellas entienden cuáles serán sus cambios y los del bebé, el embarazo es más llevadero y divertido.


Las transformaciones físicas y emocionales son muy notorias en las mujeres que se encuentran en periodo de gestación; asimismo, el desarrollo del bebé dentro del útero les ocasiona algunas modificaciones que son normales y que deben conocerse para que la madre se encuentre tranquila y sepa responder a cada uno de los cambios.


 “Es importante que la paciente tenga en cuenta que el embarazo es una condición que implica que su organismo debe adaptarse para recibir a otro organismo, totalmente dependiente, dentro de sí mismo. Cada uno de estos cambios tiene una justificación y aunque cumple un fin benéfico para el embarazo, muchas veces puede tener efectos incómodos en el organismo”, explica el ginecoobstetra Álvaro Cano Quiñones.


Primer trimestre


Mamá
El primer signo que se detecta en la mujer es la amenorrea, es decir, la ausencia de la menstruación. También cambia la coloración del  cuello uterino, aumenta el tamaño del útero y cambia su contextura, pues se pone más blando. Este crecimiento (sobre todo en las mujeres primíparas) puede ocasionar molestias dolorosas en la parte inferior de la pelvis.


Los senos se vuelven más pesados y aumentan de tamaño, a causa de la acción de las hormonas; además, son más sensibles, ya que se preparan para la lactancia. La areola tiene un aspecto más oscuro. Incluso, puede producir secreción aun sin estimulación.


Los estrógenos actúan sobre los melanocitos (células de la piel que le dan su color) haciéndolos mas sensibles, lo que ocasiona el oscurecimiento de los pezones y de la piel de las axilas y la entrepierna, la línea negra del abdomen, al igual que la pigmentación de la cara. Por esta razón, en el embarazo se sugiere emplear lociones faciales con protección solar fuerte (mayor de 40) y utilizar sombreros o viseras al salir, y así evitar las manchas en el rostro.

En cuanto a los síntomas, algunas mujeres presentan vómito y náuseas. Otras molestias son los mareos, sialorrea (aumento de la salivación), sensación de cólicos menstruales, aumento de la frecuencia urinaria, a causa de la presión que ejerce el útero sobre la vejiga; sensación de hambre, aumento del flujo, estreñimiento y aparición de candida, es decir hongos.


Aumenta el cansancio y el sueño. La mujer sube entre 1 y 3 kilogramos, dependiendo de los síntomas  y de los hábitos de alimentación. También aumenta la producción de sangre.


Se presentan sentimientos encontrados sobre la maternidad, la vida conyugal y laboral. El estado de ánimo varía entre la ansiedad, la euforia y la tristeza


Bebé
El embrión se encuentra en un estado preembrionario que comprende desde el momento de fertilización hasta la tercera semana. Posteriormente, entrará al periodo embrionario que corresponde de la cuarta a la octava semana. En este momento, se forman la mayor parte de los órganos y es el periodo de crecimiento y diferenciación.


En la cuarta semana, el embrión tiene forma tubular, mide 5mm y, de sus partes laterales, empiezan a insinuarse cuatro yemas que van a dar origen a las extremidades. Se inicia la formación del aparato digestivo, del sistema circulatorio y del sistema nervioso central.


El cerebro empieza a crecer rápidamente, en la quinta semana; se configuran las fosas nasales y los miembros inferiores comienzan a diferenciarse. En la sexta, los ojos son más notorios, se forma la retina, el labio superior, el pabellón auricular y la cara adquiere mayor diferenciación. En la séptima semana, se desarrollan las extremidades y se forman los párpados. Ya en la octava, se completa el desarrollo de los miembros y la cabeza es más redonda y representa la mitad del cuerpo. Las extremidades ya se han formado, y las manos y pies tienen dedos, pero no uñas.


Al tercer mes, el feto mide 9 centímetros y pesa 14 gramos. En cuanto a su cabeza, representa un tercio de la longitud total.


Segundo semestre


Mamá
Es más notorio el aumento de peso, ocasionando depresión,  ya que la figura de la cintura se va perdiendo. Además, hay acumulación de grasa en las caderas y glúteos y se aumenta la curvatura de la columna dorsal.


La mujer tiene cambios de postura y algunos efectos como el ‘caminado de pato’. “Este se debe a que el peso del abdomen se aleja del eje de la columna, afectando el centro de gravedad y se debe cambiar la posición de la espalda y abrir mas los pies al caminar con el fin de manejar mejor el peso y mantener el equilibrio”, explica Cano.


Se pueden aumentar más o menos 4 o 5 kilos; de estos, solo 1 corresponde al bebé y lo demás es el conjunto de placenta, líquido amniótico, senos, el aumento de la sangre y la grasa materna.


La comida circula lentamente por el tracto digestivo y se alberga más tiempo en el estómago, a causa de los cambios hormonales. Se puede presentar reflujo, estreñimiento y ardor en la boca del estómago. En este momento las náuseas y el cansancio han desaparecido y, a partir de la semana veinte, se puede empezar a sentir el bebé.


La mujer se encuentra más tranquila y positiva porque el estado de ánimo ha mejorado. El deseo sexual se puede presentar a raíz de las transformaciones de las hormonas; sin embargo, algunas prefieren evitarlo  por temor de lesionar el bebé.


Bebé
Se forman completamente los ojos, la nariz, la boca y las orejas. En este momento las piernas son más largas que los brazos.
Empiezan sus primeros gestos como el bostezo y el movimiento de la frente. Se identifica el sexo. Inicia la producción definitiva de la sangre en la médula ósea.


Al quinto mes, empieza a mover las extremidades. Además, desarrolla la coordinación, el tacto y el movimiento. Se forman las uñas y ya tiene pestañas y cejas. También empieza la formación de los dientes.


En el siguiente mes, tiene habilidad de reaccionar a los estímulos, escucha los sonidos del ambiente y los que provienen de la madre. Aparecen las cejas y pestañas. Tiene ya reflejos y, si nace, puede llorar, gritar y moverse. Tiene aspecto de ‘viejo arrugado’ y cabezón.


Tercer trimestre

Mamá

De nuevo aparece el cansancio, y el dolor de espalda se hace frecuente, ya que el crecimiento del bebé aumenta rápidamente el peso. Además, aparecen algunas estrías. Estas surgen de acuerdo con el tipo de piel de cada paciente; la distensión  va a ser más llevadera para aquellas que tengan mayor cantidad de colágeno, pues su piel es más elástica.


El ritmo de respiración cambia y causa fatiga y ahogo, pues el tamaño del abdomen obstruye un poco la entrada de aire y las hormonas hacen que esta actividad sea más rápida y superficial. A la hora de dormir, se recomienda que la persona se acueste del lado izquierdo y con varias almohadas entre las piernas.


Según Cano, “desde la semana 24 se pueden percibir dolores o contracciones en la parte baja del abdomen que se denominan ‘contracciones falsas o de Braxton-Hicks’, que ayudan a preparar el útero para que sea más eficiente en el trabajo de parto, pero inicialmente no producen cambios en su cuello”.


Por otra parte, se percibe una sensación de calores y sudoración más abundante de lo normal. Se presentan taquicardias, aumento del estreñimiento, dolor de piernas y estrías en mayor cantidad. El útero ejerce una enérgica presión sobre la vejiga.


La madre se encuentra más ansiosa por la proximidad del parto y por el estado que pueda tener su bebé en el nacimiento. “Es importante que le brindemos toda la información necesaria para tranquilizarla, que entienda a qué se enfrenta y de esta manera va a ser más fácil la atención del parto”, aconseja Cano.


En esta etapa, la mujer puede aumentar de peso entre 3 y 5 kilos


Bebé
En el séptimo mes el bebé controla sus funciones respiratorias,  pudiendo respirar por sí solo, gracias a la maduración de su sistema nervioso. La piel se va tornando más opaca; su cerebro es más grande y tiene sensibilidad en su cuerpo. Sigue con el aspecto de ‘viejo arrugado’ pero empieza a almacenar grasa subcutánea.


Al octavo, sus movimientos son más complejos y adopta una posición encogida, pues no tiene casi espacio para moverse. Tiene signos de comportamiento y personalidad. Comienza a adquirir redondez por la acumulación de grasa, y el pelo del cuero cabelludo se hace largo.


En el último mes, el pequeño reacciona a los cambios de luz. Tiene memoria y adopta algunas ideas. Su cabeza tiene más plasticidad, preparándose para el parto; además, presiona el cervix y está bastante flexionado.


Asesoría: Álvaro Cano Quiñones,  Ginecoobstera – Alto Riesgo Obstétrico De La Clínica De La Mujer. Luz Ángela Uribe, Ginecoobstetra


Karen Johana Sánchez
Redactora ABC del bebé


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
katerinsopia
Hace 5 años
quisiera saber porque no me volvio a llegar al correo cada semana los cambios mios y de mi bebe que siempre me han enviado.
1
katerinsopia
Hace 5 años
quisiera saber porque no me volvio a llegar al correo cada semana los cambios mios y de mi bebe que siempre me han enviado.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet