Síguenos en:

El milagro de la vida, paso a paso

El milagro de la vida, paso a paso

Aunque el proceso de formación comienza con la fecundación, tardacasi ocho días en crearse el embrión que dará paso al nuevo ser humano. El cuerpo de las m

El milagro de la vida, paso a paso
Por:
13 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

Aunque el proceso de formación comienza con la fecundación, tardacasi ocho días en crearse el embrión que dará paso al nuevo ser humano.

El cuerpo de las mujeres sufre cambios, a medida que se da el proceso de ovulación y posteriormente el de fecundación. Muchas veces se sienten molestias, sin saber el significado de las mismas o, incluso para algunas, este proceso es imperceptible hasta que se practican una prueba de embarazo.

El ciclo menstrual es el que garantiza que haya la posibilidad de que la mujer quede embarazada. Mes a mes, madura un óvulo, que se encuentra dentro del ovario, con el propósito de ser susceptible de ser fecundado. Simultáneamente, el folículo, la estructura donde están guardados los óvulos, va creciendo.

Comienzan a producirse ciertas hormonas que adecuan el útero para convertirse en ‘la casa del bebé’. Además, el moco del cuello uterino cambiará para ser más receptivo a los espermatozoidesque llegan a fecundar.

Ovulación e implantación

El punto inicial del proceso reproductivo comienza con la ovulación. “Este es el evento mecánico que permite que un folículo, que ya se ha desarrollado, se reviente para que el óvulo, que está en su interior, sea recibido por la trompa, la cual tiene vellosidades y un músculo que permiten que este progrese y avance hacia la cavidad”, explica Cecilia Hernández, ginecoobstetra de la Unidad de Fertilidad de la Clínica de la Mujer, especialista en reproducción.

Después de que se da la ovulación, la bolsa de la cual provino el ‘huevito’ cambia y comienza a producir una hormona que se llama progesterona, la cual nutre el endometrio para que sea capaz de recibir y mantener el embrión.

Ese óvulo maduro permanece disponible casi 24 horas para ser fecundado. Cuando se tiene una relación sexual en este tiempo, millones de espermatozoides ingresan a través de la vagina, ascienden por el cuello del útero, entran a este, y posteriormente se dirigen hacia las trompas en busca del óvulo para fecundarlo. Los espermatozoides permanecen más o menos tres días disponibles para fecundar.

Después de la unión de un óvulo con un espermatozoide, se ‘cierran las puertas’ del huevito, ejerciendo un cambio en la membrana para impedir que ingrese otro espermatozoide.

Posteriormente, en la trompa, el óvulo fecundado comienza a sufrir cambios. La información genética femenina y masculina se mezcla y esa célula única, que es un óvulo, pasa a ser un ‘aparato’ que tiene toda la información necesaria para conformar un embrión. Día 1. Al día siguiente de la fecundación, ese óvulo tiene un par de estructuras en su interior (pronúcleos masculino y femenino). Son como ‘la manifestación y expresión’ de que se logró la fecundación.

Día 2. Después de 48 horas, el embrión tiene entre dos y cuatro células.

Día 3. A las 72 horas, el embrión ya tiene entre seis y ocho células.

Día 3-5. Se divide en muchas células y pasa al estado de mórula.

Día 5-6. Adquiere el estado embrionario llamado blastocisto, el cual indica que el embrión está en condiciones de implantarse en el útero.Cuando esto sucede, empieza a producirse la hormona del embarazo (Gonadotrofina Coriónica Humana), la cual es detectable con las pruebas de sangre de alta sensibilidad.

Karen Sánchez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet